“Le damos una oportunidad a Jaén con el acroyoga”

La Escuela de Acroyoga Baobasana apuesta por la práctica en Jaén

Guillermo Ávalos y Dorothea Bauer son Baobasana, la primera Escuela de Acroyoga en Jaén. Ambos hicieron recientemente una exhibición en la Universidad para atraer el interés de los jóvenes. La práctica, de naturaleza híbrida, propicia efectos positivos tanto en el físico como en la mente. Además, la estética y la plasticidad están aseguradas. Ávalos, jiennense, confía en consolidar la afición en su tierra.

—¿Cómo llegó al mundo del acroyoga?

—A través de unos colegas que hacían circo. Así pude iniciarme en Granada. Poco a poco, incorporé gente a mi grupo e hice talleres. Después pude moverme por Bélgica y otros países de Europa con otros profesionales. Y ahora he vuelto a Andalucía, a Jaén, para hacer un pequeño grupo. Es el objetivo de la escuela.

—¿Qué es lo que más le atrae de la disciplina?

—Personalmente, me compensa mucho, porque he estudiado deporte y he hecho prácticas como montaña y escalada. Me ayuda a compensar el trabajo físico y a alienar el cuerpo. Aparte obtengo los beneficios del yoga, como el bienestar físico y mental.

—La confianza en el compañero es vital, ¿no?

—Sí, es la base, si no hay confianza, no funciona nada. Si el compañero no está para ti, tampoco sirve.

El acroyoga propicia efectos positivos en el cuerpo y en la mente.
El acroyoga propicia efectos positivos en el cuerpo y en la mente. Vídeo: LaEterna. Fotos: Ana Pancorbo.
—Parece una cuestión de filosofía.

–Claro, el acroyoga tiene beneficios físicos como un deporte, pero no se queda ahí, se trabaja con terapias como el masaje tailandés, por ejemplo.

–¿Qué tal fue la exhibición en la Universidad?

—Muy bien. Estamos muy contentos, porque se acercó gente interesada. Sabemos que en la UJA hay gente joven que apuesta por este tipo de prácticas. Funcionó bastante bien. Incluso nos hicieron consultas sobre el acroyoga.

—¿Qué comentaron los universitarios?

—Nos preguntaban, sobre todo, si podía hacerlo todo el mundo, si hace falta estar a tope físicamente, porque da miedo el asunto de las acrobacias. También nos preguntaron si íbamos a impartir clases en la Universidad.

La escuela hizo una espectacular exhibición en la Universidad. Fotos: Ana Pancorbo.
La escuela hizo una espectacular exhibición en la Universidad. Fotos: Ana Pancorbo.
—Es la primera escuela de Acroyoga en Jaén. ¿Dónde pueden contactarles?

—Estamos dando clase en la sala de escalada Iclimb. Lo hacemos dos veces en semana, lunes y miércoles de 20:00 a 22:00 horas. Para contactarnos tenemos página de Facebook y nuestro correo, baobasana@gmail.com. Este verano tenemos previsto estar en Etnosur, en Alcalá, y en Iboga (Valencia). Estamos definiendo proyectos, como un retiro en Dinamarca y talleres en Alemania.

—Usted trabaja con su novia. ¿Es más sencillo así?

—Lo llevamos muy bien. Nos complementamos muchísimo. De momento, es genial. No me imagino trabajando con otra persona. Ella también está muy contenta. El año pasado empecé a trabajar en Jaén y ya llevamos un año juntos. Además, compaginamos el acroyoga con inquietudes individuales. Y le estamos dando una oportunidad a Jaén.

Guillermo Ávalos y Dorothea Bauer son pareja artística y sentimental.
Guillermo Ávalos y Dorothea Bauer son pareja artística y sentimental.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here