La Plaza del Pósito se quedará tal y como está.
La Plaza del Pósito se quedará tal y como está.

El alcalde desiste en el proyecto de remodelación por la “cacicada” de la Junta de Andalucía de frenar la intervención municipal solo “intereses políticos”

La Plaza del Pósito se quedará tal y como está. El Ayuntamiento tira la tolla y, finalemente, no reformará la zona después de que un informe de la Delegación de Cultura -preceptivo y vinculante- califique de “lesiva” y “agresiva” para el patrimonio la intervención planteada por la Administración municipal. Para el alcalde, Javier Márquez, es una “cacicada absoluta” de la Junta de Andalucía que solo busca “intereses políticos”. “No me voy a pelear con la Junta por esta obra para dejar pasar el dinero y perder esta inversión para Jaén. El dinero lo destinaremos a otro lugar”, ha sentenciado el regidor en una rueda de prensa.

Javier Márquez ha vuelto a mostrar su lado más vehemente para criticar con dureza a la Administración autonómica por filtrar el informe a los medios de comunicación y por bloquear un proyecto que, a su juicio, es bueno para la ciudad y se enmarca en el plan de peatonalización. “Cuando se mete la política en el patrimonio, tenemos lo que tenemos”, ha indicado el alcalde, que ha atribuido el pronunciamiento de la Junta de Andalucía a que “algunos ya están en campaña electoral” y lo que se busca es “boicotear” y “torpedear” las iniciativas que impulsa el Gobierno local. Javier Márquez considera que es “una arbitrariedad absoluta” la decisión, ya que el proyecto de remodelación de la Plaza Deán Mazas, a pesar de estar a escasos metros, no ha tenido ningún impedimento por parte de Cultura, como ocurre con el Pósito. En este sentido, ha lamentado que se pida una intervención arqueológica en un espacio en el que lo máximo que se va a encontrar “son dos algarrobas”. “No estoy aquí para perder el tiempo. Estamos trabajando para conseguir una ciudad accesible, peatonal y de futuro”, ha subrayado en su comparecencia en la sala de prensa del Ayuntamiento.

Javier Márquez explica el proyecto de remodalción de la Plaza del Pósito. Foto: Javier Esturillo

Asimismo, ha insistido en que el proyecto de reforma del Pósito se ha hecho de manera “respetuosa” con el entorno para así ganar espacio para los peatones, máxime cuando se trata de un espacio público cuyo uso en la práctica es “privativo”, en alusión a las terrazas de los negocios hosteleros. En este punto, se ha apoyado en el arquitecto municipal encargado de redactar la transformación de la plaza. Manuel López Cordón, quien ha dicho que lo único que se plantea es bajar cota y formalizar un camino perimetral para que se tenga acceso desde cualquier punto de la plaza, respetando los elementos arquitectónicos existentes. Por ello, cree que es un proyecto “muy interesante que soluciona los problemas de accesibilidad existentes”. También ha comentado que estaba previsto sustituir los naranjos -algunos están en mal estado- por los magnolios que estaban plantados en la Santa María, “árboles mucho más adaptados para dar sombra”, ha apuntado.

El técnico ha coincido con el alcalde en que la intervención lo único que pretendía era devolver la Plaza del Pósito a su estado original, lo que suponía acabar con la reforma que se llevó a cabo en la época franquista. Por eso, ha añadido que su objetivo era que la plaza del Pósito, junto con la plaza Deán Mazas y la calle Cronista Cazabán, conformaran un nuevo eje para el peatón y acorde con el proceso de peatonalización emprendido en el centro de la ciudad.

Manuel López, arquitecto municipal, explica la reforma de la Plaza del Pósito. Foto: Javier Esturillo

EL DINERO NO IRÁ AL CASCO ANTIGUO

El Ayuntamiento ya trabaja en otro proyecto en el que emplear los 202.500 euros que iban destinados a la remodelación de la Plaza del Pósito. Aunque el alcalde no ha desvelado la zona, fuentes municipales confirman que no será para la adecuación de espacios o calles del casco antiguo. “Irá a una zona degradada de la ciudad”, señalan las mismas fuentes. Para mi desgracia o para mi suerte, aquí en Jaén hay zonas que necesitan inversión a porrillo”, ha recalcado Javier Márquez antes de añadir: “Lo que no nos vamos a arriesgar es a perderlo y a que no se quede en la ciudad”.

“LA RETIRADA DEL PROYECTO ES UN EJERCICIO DE SENSATEZ”

Por su parte, el PSOE cree que el anuncio del alcalde, Javier Márquez, de retirar el proyecto de remodelación del Pósito es un ejercicio de sensatez. El secretario general del PSOE local, Julio Millán, ha conminado al alcalde a abrir un proceso participativo para ofrecer una alternativa consensuada de cara a mejorar esta emblemática Plaza en un futuro y que el mismo procedimiento se aplique a la de Deán Mazas, con la que el PP parece seguir adelante.

Del mismo modo, pide que cualquier cambio pase por un respeto a la imagen de la plaza que no entre en colisión con la normativa en vigor.
“No es un triunfo de nadie y lo es de todos. Lo que ha ocurrido es un aviso de que la mejor forma de tomar decisiones que afectan en muy gran medida a la ciudad es a través de la participación, afinando mucho cualquier cambio, respetando la normativa de aplicación y no de espaldas a la sociedad”, dice Millán. “Este proyecto planteaba un cambio tan radical de la estética de la plaza que la hacía irreconocible, cuando es una seña de identidad imprescindible para la gente de esta ciudad”, dice. “Además, nacía huérfano del cariño y de las aportaciones de los jiennenses, que no lo han sentido como propio porque no se les ha consultado”, apostilla.

Julio Millán lamenta, igualmente, que al alcalde “le cueste tanto tanto entender que la participación es la base para que la gente haga suyos los cambios en Jaén”. “Ha retirado el proyecto a regañadientes, cuando los informes en contra y la presión social que hay fuera son tan evidentes que lo que debía imponerse a la hora de tomar esta decisión es la humildad de admitir que uno se ha equivocado y que un gatillazo político lo tiene cualquiera”, dice.

ARGUMENTOS “PEREGRINOS” DEL ALCALDE

Millán ha rechazado de plano cualquier excusa de las que el alcalde ha dado para justificar la reforma. “Muy peregrino el argumento de que la plaza es franquista, porque viene de un alcalde que no ha respetado la Ley de Memoria Histórica como tampoco lo hizo su antecesor en el cargo. Como muestra el botón de que hay un acuerdo plenario para que la Plaza Cruz Rueda pase a llevar el nombre del maestro José Román y hasta la presente seguimos igual”, recuerda el secretario general. Asimismo, señala que este escaso interés del PP por buscar el consenso para sacar adelante propuestas “lo aplicamos a todas las decisiones de calado que ha tomado en los últimos meses. La peatonalización, el destino de las partidas para obras en los barrios, los presupuestos… el PP ha conseguido que haya un desapego absoluto de los ciudadanos con la gestión municipal, la poca que hay, a fuerza de no contar con vecinos, empresarios y colectivos sociales y culturales”, estima.

El dirigente político propone al alcalde que los 200.000 euros que el Ayuntamiento iba a destinar a esta actuación se dediquen a cualquiera de las muchas obras pendientes en el casco antiguo, donde hay calles como las de Almenas, Cerón, Maestra o Juanito el Practicante que siguen esperando su rehabilitación, y que se consulte a los colectivos vecinales la idoneidad de su destino.

 

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here