El Ayuntamiento bonificará todas las construcciones, instalaciones y obras del casco histórico.
El Ayuntamiento bonificará todas las construcciones, instalaciones y obras del casco histórico.

El Ayuntamiento bonificará el ICIO un 95% para obras en el casco histórico con el fin de anclar la población y dinamizar el sector de la construcción

El Ayuntamiento de Baeza acuerda reducir la fiscalidad del ICIO, el impuesto sobre construcciones o instalaciones que exigen disponer licencia, para aquellas actividades que frenen la despoblación del casco histórico y dinamicen el sector de la construcción. La bonificación se aplicará a todas las obras y será hasta un 95%, el máximo que permite la ley. La medida es “muy importante” puesto que afecta a la tasa de licencia de obras, lo que beneficiará tanto a las familias como a las empresas que realicen proyectos en la zona comprendida en el Plan Especial del Centro Histórico (Prepi), que abarca sobre el 80% del casco urbano de la ciudad, y supondrá reducir a la mitad el coste económico de las licencias.

El objetivo de esta medida, anunciada por la alcaldesa, Dolores Marín, es, por una parte, afrontar uno de los problemas de despoblación que sufren los cascos históricos y, por el otro, dinamizar el sector de la construcción. Para lograr estos objetivos, el equipo de Gobierno trabaja de manera intensa. Fruto de esta labor y la colaboración de otras administraciones, según la regidora, se ha logrado, entre otras coas, que la Junta de Andalucía devuelva las competencias en materia de Cultura al Ayuntamiento de Baeza -siendo la primera Administración local de la provincia que lo consigue-. Esto ha permitido aligerar la tramitación de los informes preceptivos para la concesión de licencias, que hasta ahora tenían retrasos de hasta casi dos años en algunos casos, y, hoy por hoy, “no hay ni un solo expediente que este pendiente de este informe preceptivo”, destaca la alcaldesa.

Francisco José Talavera y Dolores Marín, en una rueda de prensa.
Francisco José Talavera y Dolores Marín, en una rueda de prensa.

El segundo paso es bonificar, dentro de las competencias del Ayuntamiento, las obras que se realicen y, de esta manera, aliviar el mayor coste que las mismas suele tener en el casco histórico y las zonas delimitadas por el Pepri, bonificando en un 95% el impuesto sobre construcciones, lo que, en la practica, reduce a la mitad, el desembolso que los vecinos deben realizar por sus licencias. Una iniciativa, con la que  el equipo de Gobierno “cumple con el compromiso adquirido con la ciudadanía en su programa electoral, que servirá, además, para dinamizar un sector tan importante como la construcción”, destaca Dolores Marín.

El coste de las licencias de obras se desglosa en dos conceptos: El primero la tasa por la tramitación del expediente, que supone un 3% del presupuesto de la obra y que al tratarse de una tasa, la ley no permite que pueda ser modificado. El otro concepto es el ICIO que este sí la ley autoriza que pueda ser bonificado hasta en un 95%. Así, el Ayuntamiento ha decidido aplicar el porcentaje máximo que permite la ley, por lo que los ciudadanos tendrán un ahorro efectivo de casi el 50% del coste de la licencia de obras.

Por su parte, el concejal de obras, Francisco José Talavera, subraya que la bonificación afectará a todo tipo de obras que puedan realizarse, desde rehabilitación a mejoras de fachadas, tejados u obras de accesibilidad, entre otras, y estén comprendidas dentro del Pepri. Asimismo, recuerda que en la época de recogida de la aceituna la actividad de la construcción se reduce “muy notablemente”, por lo que se ha establecido que el plazo de presentación de la documentación para acogerse a la bonificación sea desde noviembre y hasta febrero de 2018, para una vez terminada la campaña puedan estar listas las licencias y reactivarse el sector de la construcción.

 

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here