Antonio Ramírez fue uno de los 25 seleccionados de la primera edición de la beca Talentium.
Antonio Ramírez fue uno de los 25 seleccionados de la primera edición de la beca Talentium.

El arquitecto técnico Antonio Ramírez recuerda su estancia en Bruselas y asegura que la beca de la Diputación enriquece personalmente al tiempo que da experiencia laboral

Cuando Antonio Ramírez Pérez —33 años, arquitecto técnico, alcalaíno— se enteró de que había una segunda convocatoria de la beca Talentium se informó y preguntó: ¿es posible repetir? No, no pudo ser. Ramírez fue uno de los 25 jiennenes que estrenaron la beca en 2017. Disfrutó de cinco meses de experiencia laboral en Bruselas. Le manda un mensaje a los elegidos de este año: “Es una oportunidad estupenda”.

El jiennense, hoy ya en la empresa de su tierra Smglobal Trading Alcalá, recuerda que supo de la beca de la Diputación gracias a su novia. A esta le llegó un correo y enseguida se lo contó a su pareja. “Está destinada para jóvenes titulados, y me di cuenta de que cumplía todos los requisitos: hice los trámites telemáticos y me inscribí”, cuenta él.

“HICE PLANES URBANÍSTICOS EN UNA GRAN EMPRESA”

Ramírez trabajaba entonces en una empresa que no colmaba sus expectativas. El ‘sí’ de la beca lo llevó a un nuevo escenario: Bruselas, capital europea, con el apoyo económico de 1.250 euros al mes y cobertura médica gracias a la Administración provincial.

“Me asignaron un trabajo acorde a mi titulación. Trabajé para una empresa sobre inmobiliarias a gran escala. Mi ocupación era hacer planes urbanísticos”, indica. Aparte de las competencias profesionales, él y el resto de becados perfeccionaron el idioma. “En mi caso fue el inglés. Ya no se trata solo de trabajar; la experiencia curte y conoces a gente de diferentes países”, apunta.

EL CRECIMIENTO CULTURAL, ACADÉMICO Y CIUDADANO

Por más que Bruselas sea la capital europea, cuenta Ramírez que es zona de paso de ciudadanos de todo el mundo. “Salí de mi zona de confort y supuso un enriquecimiento personal”, reivindica. Él no había probado otras experiencias académicas fuera de Andalucía, como Séneca, Erasmus o la beca Iberoamérica.

El diputado de Empleo, Manuel Hueso, ha manifestado la necesidad de implantar un programa para impulsar El retorno del talento con la idea de que los jóvenes puedan continuar con su formación en prácticas, una vez estén de vuelta en la provincia jiennense. “Nuestro objetivo es que los jóvenes puedan desarrollar proyectos y aportar a la provincia todo lo que han aprendido en un entorno europeo y conectado con el mundo como el que ofrece Bruselas. Queremos poner en contacto a empresas y entidades públicas con los participantes de Talentium Jaén”, concluye. En esta historia, el talento ha retornado. “Ahora sí estoy en una empresa que colma mis pretensiones”, agencia el alcalaíno.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here