Equipo de directores, actores y técnicos de los cortometrajes jiennenses proyectados en el certamen.
Equipo de directores, actores y técnicos de los cortometrajes jiennenses proyectados en el certamen. Foto: Festival de Cine No Visto de Linares.

La segunda edición del Festival Independiente de Cine No Visto pone de relieve el trabajo de directores y actores de la provincia entre el aplauso general del público

Un certamen modesto pero necesario. Así es el Festival Independiente de Cine No Visto de Linares, que cumple su segunda edición con el único objetivo de hacer visible el trabajo de muchos cineastas y actores que, sin apenas medios, ni presupuestos, sacan adelante auténticas joyas. El certamen, que comenzó el pasado 29 y concluye mañana, está contando con el respaldo del público que, cada día, llena la sala de proyección cedida por Cines Bowling, lo que representa un premio para la organización y la muestra de que este tipo de propuestas son necesarias en ciudades ávidas de cultura. “Para el festival, la prioridad es el contenido por encima de la forma, la historia más que el presupuesto, qué se está contando y cómo se cuenta, partiendo de la base de que los proyectos participantes cuentan con un bajo presupuesto”, explican desde la organización.

El festival continúa hoy (20 horas) con el pase de “Bajo la rosa”, dirigida por Josué Ramos. Película incluida en la sección oficial que narra la historia de la desaparición de Sara, la hija pequeña de Oliver y Julia. Una triller que ha recibido muy buenas críticas y que contará con la presencia del director que presentará la película y responderá a las preguntas del público al final de su proyección.

Ayer, la sesión estuvo dedicada a trabajos producidos en la provincia. Los cortometrajes “Space Trash Bag”, “¿Y si nos hubiéramos conocido?” y “Stanbrook” se convirtieron en los protagonistas de una de las jornadas del festival con mayor afluencia y participación de público. La primera en vionarse fue ‘Marisa en los Bosques’, ópera prima del realizador y dramaturgo Antonio Morales, que explora la insatisfacción personal de dos amigas, Marisa y Mina.

Posteriormente, tuvo lugar el pase de los cortometrajes de la provincia. Tal y como aclaró la organización del festival, no se trataba de una sección especial dentro del concurso, sino que “simplemente, este año los trabajos de nuestra zona nos han sorprendido por su gran nivel y decidimos agruparlos en una misma proyección”.

“Y si nos hubiéramos conocido”, de Kike Fernández Escalona, fue el primer corto expuesto. Rodado íntegramente en Granada, el joven realizador linarense (21 años) explicó que con él “pretendía contar una historia personal y a la vez universal, que le diga algo a todo el mundo”. Después fue el turno de Carlos Aceituno y su obra “Stanbrook”, protagonizada por la actriz Cristina Mediero, allí presente, quien aclaró que el rodaje “había sido uno de los más duros a nivel físico de cuantos se había enfrentado”. La película, rodada en la provincia, combina recursos del cine acción con la crítica social, un rasgo muy presente en el cine del autor jiennense.

Finalmente, se proyectó “Space Trash Bag”, un falso trailer homenaje al cine de ‘Serie Z’, escrito y dirigido por José Casas, alias “Galleta del lejano Oeste” y Javier Lozano; y protagonizado por los célebres hermanos “Bigotes y Dientes”. “Nuestra intención era que la gente se olvidase por un momento de sus problemas y disfrutara de los siete minutos que dura nuestra obra” afirmó Casas, quien tras la proyección bromeó sobre la posibilidad de rodar un largometraje “si alguien nos cede 20 o 30 mil euros”. Tras el pase, el público pudo conversar con los directores y los protagonistas de los cortometrajes expuestos y conocer un poco mejor la trayectoria de cada uno de ellos.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here