El Brexit pasa inadvertido en las exportaciones jiennenses, pero sí genera incertidumbre con respecto a la Política Agraria Común

Cataluña y su desafío independentista copa las portadas de todos los informativos. Los ojos empresariales están puestos en el norte del país, lo mismo que hace meses lo hicieron algo más arriba, al Reino Unido. Y es que ya poco o nada se habla del Brexit, una ruptura que llegó a preocupar a los exportadores. ¿Qué ha sido del proceso? ¿Se ha visto Jaén perjudicada? De momento, el olivar jiennense, que afronta una campaña con una producción que rondará los 360.000 euros, no tiene miedo. Y no es una sensación, sino que los datos lo avalan: las exportaciones no merman. De hecho, tras un año, en agosto Jaén lideró la crecida de exportaciones al Reino Unido, con un 29,4%.

Hay que tener en cuenta que el Reino Unido no es uno de los principales mercados internacionales del zumo de aceituna jiennense. Está por detrás de Italia o Portugal. Sin embargo, tiene una particularidad. El aove “gourmet” sí está más consolidado y, de hecho, cada vez crecen más las exportaciones de este aceite de calidad extra. Consumen unas 60.000 toneladas de aceite de oliva al año. Un 70% aproximadamente es español, unas 17.000 toneladas de aceite de oliva producido en Jaén. Pero no hay que olvidar que la provincia vende su zumo de aceituna a 157 países y el Reino Unido es, en el fondo, un mercado menor.

PAC

Pero la salida del Reino Unido de la UE sí genera más incertidumbre con respecto a los presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC). Aportaba entre 3.600 y 3.900 millones de euros a la PAC, por lo que la pelea por la redistribución está encima de la mesa. La Junta es de la opinión de que se puede compensar con el aporte del resto de países, si se llega a ese acuerdo. Y es que las prioridades que tiene la Unión Europea pasan por defensa e inmigración, no por agricultura o ganadería. Pero no hay que olvidar que la PAC ha sido un eje vertebrador que ha hecho más Europa.

EL SECTOR OPINA

Cristóbal Gallego es el secretario de UPA Jaén. Reconoce que en el momento en que se produjo la salida se abrió un periodo de incertidumbre. Pero no hay que perder de vista que el Reino Unido es importador nato de productos agroalimentarios, por lo que deben seguir comprando fuera lo que ni tienen en casa. La incertidumbre puede estar más vinculada a la moneda, por si se devalúa la libra y circunstancias similares. “A pesar de saber que el Brexit es una realidad, las exportaciones crecen y eso tranquiliza”, confiesa.

Pone sobre la mesa otros asuntos sobre los que no se debe perder la vista. La adaptación, o no, de la normativa del límite máximo de residuos, las normas de etiquetado, los nuevos acuerdos comerciales con terceros países, etcétera. Pero lo que está claro es que el Reino Unido ve el aceite de Jaén como de calidad y a ojos de UPA hay que seguir apostando por la promoción para que siga en crecimiento.

Luis Carlos Valero, gerente de Asaja, lo tiene claro: “Por muchas fronteras que le quieran poner, se resuelven”. No descarta que se produzcan algunas trabas burocráticas pero, al final, los datos demuestran que las exportaciones de este aceite de alta gama no se han visto afectadas.

La Federación de Cooperativas Agro-alimentarias en Jaén ya avisó, esta primavera, de que la salida del Reino Unido de la Unión Europea no tiene un efecto destacado en las exportaciones de aceite de oliva a este país, por lo que ha reiterado su mensaje de “tranquilidad total” a las cooperativas oleícolas de la provincia.

ACEITERAS RELLENABLES

Por su parte, COAG Jaén ya pidió al Ministerio de Agricultura que tomase la iniciativa para que se retome en Bruselas el proyecto de reglamento para prohibir el uso de aceiteras rellenables en los establecimientos de hostelería. Esta organización agraria recuerda que fue precisamente el Reino Unido quien, junto a algunos países del norte de Europa, se opuso a este plan de la Comisión Europea, que contaba incluso con el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio. En cambio, los principales países productores (España, Italia, Grecia y Portugal) respaldaban la medida y de hecho la aplican en su territorio.

Por eso, COAG solicitó al departamento que dirige Isabel García Tejerina que tome la iniciativa y vuelva a plantear en Bruselas que se ponga en marcha esta medida en toda la UE. De ese modo, se dotaría al sector del aceite de oliva de un mecanismo que permite salvaguardar la calidad y seguridad alimentaria, garantizando que el producto que llega al consumidor es el que indica la etiqueta. El responsable de olivar de COAG Andalucía, Juan Luis Ávila, subrayó que con esta normativa “el consumidor tendrá la certeza de que el aceite que les están sirviendo en restaurantes, bares y cafeterías se corresponde con la etiqueta de los envases”.

Comments

comments