Custodio Cano ha vuelto a repartir miles de euros en la Sierra Sur por segunda semana consecutiva.
Custodio Cano ha sido el vendedor del cupón afortunado.

El vendedor que repartió 350.000 euros la semana pasada en Alcalá, vende dos cupones premiados con 40.000 euros en Frailes

Custodio Cano Gallardo no se lo cree. El vendedor de la ONCE lleva una racha de época, inédita desde que se estrenó en su trabajo hace 18 años. Si la semana pasada dejó 350.000 euros en Alcalá y alrededores merced a siete décimos de 35.000 euros cada uno, ahora ha vendido dos boletos premiados cada cual con 40.000 euros en Frailes, correspondientes al sorteo de ayer, sábado. El número premiado es el 42.790. La serie, 015, ha evitado que la cuantía sea mayor en los boletos afortunados del municipio del sur de Jaén.

“SON FRAILEROS MUY CONOCIDOS”

“Nunca me había pasado esto”, afirma, incrédulo, Custodio Cano a Lacontradejaén. Hace una semana explicaba con bastante precisión dónde había vendido los boletos agraciados y quiénes eran los afortunados. Ahora la suerte ha viajado a Frailes. Lo ha constatado recientemente; a primera hora de la mañana no tenía claro dónde los había vendido.

Comercializó ambos boletos a través de la máquina TPV, característica de los vendedores. “Los afortundados son fraileros muy conocidos”, afirma y, como es lógico, no quiere revelar en público la identidad de los vecinos que cobrarán una lluvia de miles de euros.

Cano recordará noviembre de 2017 como el mes donde repartió más felicidad. El vendedor es muy conocido en la comarca de la Sierra Sur. Es habitual verlo departir con clientes de bares de Frailes, Santa Ana (Alcalá) y de la ciudad de La Mota. Su último premio da aún más músculo económico a la racha que vive la provincia: son cerca de 30 millones de euros los que han dejado la ONCE, Bonoloto, Euromillón, Lotería Nacional e, incluso, La Quiniela en los últimos meses.

Otro de los grandes premios que ha repartido Custodio Cano se remonta a comienzos del segundo milenio, en ese tránsito donde las pesetas dejaron paso a los euros. Entonces vendió diez cupones al mismo comprador, que se llevó una auténtica millonada a casa. El vendedor está de dulce, y quienes lo conocen saben lo que tienen que hacer cuando lo vean: acercarse y comprar un boleto. La suerte, con él, parece estar echada.

Comments

comments

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here