El árbitro expulsa a un jugador del Mancha Real ante el Linares Deportivo. Foto: Serendipia Fotógrafos
El árbitro expulsa a un jugador del Mancha Real ante el Linares Deportivo. Foto: Serendipia Fotógrafos

El equipo de Rodolfo Bodipo ha recibido 14 tarjetas rojas en la liga, siete de ellas en sus tres últimos partidos, y se coloca como el conjunto con más expulsados de su grupo

El Mancha Real se hunde en la tabla sin remedio. Ni el cambio de entrenador ha dado un respiro en forma de victoria a un equipo cuyo problema, en muchas ocasiones, es no saber canalizar la fuerza y el ímpetu para convertirlos en goles y terminan transformando sus ganas en tarjetas rojas. Así ha ocurrido en hasta 14 ocasiones, las mismas expulsiones que ha sufrido el conjunto mancharrealeño que tiene el honroso privilegio de ser líder de su grupo, pero no en puntos, sino en tarjetas rojas.

El equipo que ahora dirige Rodolfo Bodipo no sabe lo que es ganar los tres puntos desde enero, cuando derrotó al Granada B en casa con un gol de Airam Benito. Pero no solo eso, ya que en las cuatro últimas jornadas, además de solo conseguir un punto de 12 posibles, ha visto cómo terminaba el encuentro con menos jugadores sobre el césped de los que tenía al principio. Cosa de las expulsiones.

Bodipo dirige un entrenamiento del Atlético Mancha Real.
Bodipo dirige un entrenamiento del Atlético Mancha Real. Foto: Twitter/Atlético Mancha Real

CON OCHO EN EL CAMPO

El primer partido de esta mala racha llegó ante el Linares Deportivo, en cuyo campo el Mancha Real arañó un punto y comenzó su camino ascendente hasta situarse líder del Grupo IV de Segunda División B en cuanto a expulsados se refiere. En Linarejos, Jonathan Rivera abrió la lata de las rojas tras recibir dos amarillas en el partido que finalizó con empate a uno. A partir de ahí, la debacle: siete expulsiones, tres derrotas consecutivas y la permanencia cada vez más lejos. Ante el Córdoba B, el equipo de Bodipo terminó el encuentro con dos jugadores menos sobre el campo, Manolillo, con roja directa, y Cervera tras doble amarilla.

Después llegó el turno del Real Murcia y el Mancha Real vio cómo los noventa minutos llegaban a su fin y eran solo siete jugadores de campo y el portero los que se encontraban en el terreno de juego, ya que Paredes, Ramón y Cifuentes tuvieron que enfilar el pasillo de los vestuarios antes de tiempo por expulsión.Un despropósito que el conjunto mancharrealeño revivió ayer en su partido ante El Ejido 2012, en el Municipal de Santo Domingo, donde los de Bodipo acabaron de nuevo en inferioridad numérica tras las expulsiones de Jonathan Rivera y Josema, ambos por doble amonestación.

Cuatro partidos con expulsados que han situado al Mancha Real como el equipo con más expulsados, con 14. Una cifra a la que solo se acercan el Murcia y el Marbella, con 10 rojas en los 34 partidos que van de campeonato liguero, y el Real Jaén, con ocho. Por su parte, el Linares Deportivo tan solo ha sufrido una expulsión, la de Rodri ante el Jumilla, un encuentro que el equipo azulillo ganó por 2-0.

Álvaro Fernández salta por el balón con un jugador del Jumilla.
Álvaro Fernández salta por el balón con un jugador del Jumilla.

LA PERMANENCIA SE ALEJA

El Mancha Real ve como, sin remedio, expulsados y pérdida de puntos van de la mano en sus partidos. Así, en los ocho encuentros que los de Bodipo han terminado en inferioridad numérica, nunca han conseguido la victoria, tan solo ha arrancado tres empates, ante el Real Jaén, el Linares Deportivo y el Melilla, y cinco derrotas, tres de ellas consecutivas en las tres últimas jornadas. Unos números que han hundido en la clasificación a los verdes, quien actualmente se encuentran en la penúltima posición con 32 puntos, cuatro más que La Roda, último clasificado, y a ocho de la salvación directa, el puesto decimoquinto, que ahora ocupa el Extremadura.

A falta de solo cuatro jornadas para que concluya la liga, o, lo que es lo mismo, a 12 puntos del final, el Mancha Real no puede permitirse ningún tropiezo más si quiere que su estancia en Segunda División B no sea un sueño pasajero. Y no solo eso; también tendrá que estar muy atento a lo que hacen los equipos que van delante. Así, de los cuatro encuentros que restan a los de Bodipo, tres de ellos serán ante el Mérida, Melilla y Lorca, es decir, ante tres conjuntos que luchan por entrar en los playoffs de ascenso a Segunda División.

Tres rivales duros a los que se suma La Roda, el colista, ya sin opciones de salvación, que puede servir, en caso de conseguir la victoria, el próximo domingo 23 de abril, como motivación para encarar los tres encuentros ante los ‘grandes’. Eso sí, mejor si es 11 contra 11.

 

Comments

comments