Dave Grohl y su banda, Foo Fighters, cabezas de cartel en el festival madrileño Mad Cool.
Dave Grohl y su banda, Foo Fighters, cabezas de cartel en el festival madrileño Mad Cool.

Hace apenas una semana que una de las grandes citas con la música a nivel nacional, el Primavera Sound, dio el pistoletazo de salida de una temporada estival que cada año cuenta con un carácter festivalero más marcado que el anterior. Hace tiempo que el ocio veraniego dejó de quedar relegado a las costas más masificadas del país, a precios desvirtuados en unas horas de discoteca o a la huida hacia esos oasis de paz y tranquilidad -fresquito incluido- que quedan casi vacíos en el interior de la península. Y no solo para amenizar las vacaciones de universitarios y jóvenes en sus descansos laborales, la oferta musical no para de proliferar exponencialmente curso tras curso para regalar al público adulto un sinfín de variables con las que empalmar las primeras mangas cortas de primavera con los últimos resquicios de un verano que ojalá nunca acabara.

Hay de todo y para todos. La revista Dod Magazine incluye en su versión digital una agenda tan completa que resulta difícil de creer: 221 eventos de tipo festivalero repartidos entre enero y diciembre solo en España. ¿El éxito de este tipo de citas? Como todo lo que triunfa desde la dichosa crisis, no hay secreto mejor guardado que la llamada economía colaborativa. Los grupos comparten escenarios, backstages, iluminación, sonido y público, mientras el público consigue ver a cuatro o cinco de sus artistas favoritos a precios de saldo. Las generaciones actuales han tenido que acostumbrarse a gastar menos en posesiones y a reutilizar su dinero en “alquileres”, un símil que, extrapolado a la música, vendría a aclarar el por qué ya no se venden discos pero sí que se agotan las entradas a conciertos. La nueva forma de entender la música entre el público más joven atrae cada año a decenas de miles de personas a las principales ciudades del país, pero también a pequeños enclaves como Almanzora, Burriana o Villarrobledo que, durante un mes al año, sustentan su economía en el festival de turno y el turismo que arrastra consigo.

Y lo que más vende, cómo no, son los deseados “cabezas de cartel”, esos que se convierten en la delgada línea que separa un recinto hasta los topes de un estrepitoso fracaso en la cantidad de abonos demandados. Y hay que imaginarse que, aunque no hay artista pequeño, de las más de dos mil bandas y solistas que pisarán las tablas de un festival español de aquí a finales de año, ¿cuántos son capaces de vender entradas como churros? Aquí, una lista de cinco grupos que pasarán por España y que no deberías perderte:

1. System of a Down

Revolucionaron la escena del metal a comienzos del siglo XXI y ahora pretenden repetir proeza con un reencuentro que trae disco bajo el brazo. Y es que, después de llevar vidas y proyectos separados durante casi cinco años y de realizar reapariciones esporádicas en otros grandes festivales durante otros cuatro, los norteamericanos de raíces armenias que dan vida a SOAD ya han confirmado sexto trabajo de estudio -del que aún poco se sabe- y su correspondiente gira de presentación. Hasta nuevo aviso, la primera parada de Serj Tankian y compañía en España será el 23 de junio en la Caja Mágica de Madrid como cabezas de cartel en el Download, festival en el que compartirán escenario con nombres del rock y el metal a tener en cuenta, como Linkin Park, In Flames, Apocalyptica y Opeth. Fundamental si de adolescente te quedaste sin voz gritando la letra de “B.Y.O.B.” o bailando como un loco “Chop Suey!”.

2. Depeche Mode

A estas alturas, Depeche Mode no necesitan presentación. Los artífices de himnos de la talla de “Enjoy the Silence” o “Personal Jesus” firman este año “Spirit”, su decimocuarto álbum de estudio y toda una declaración de intenciones de tintes políticos y reivindicativos. Auspiciados por su nuevo single, “Where’s the Revolution”, Depeche Mode recorrerán 21 países europeos para aunar lo nuevo y lo viejo en su mejor versión en directo. Una de esas citas quedó reservada desde finales de 2016 para el Bilbao BBK Live. Pero los británicos no son el único plato fuerte de un BBK que este año ha aflojado un poco el nivel de ediciones atrás. La única fecha para ver a The Killers en España se enmarca en el entorno de Kobetamendi, engalanado durante tres jornada con el mejor indie internacional gracias a Cage The Elephant, Fleet Foxes, Two Door Cinema Club y Justice. Por ponerle una de tantas pegas al cartel de este año, solo un español -Xoel López- entre las más importantes confirmaciones en Bilbao.

3. Foo Fighters 

Dave Grohl ha alcanzado numerosos éxitos con su banda actual, pero cualquier amante de la música siempre le estará agradecido por haber sido uno de los tres pilares de algo tan mítico como Nirvana. Aunque el grunge es algo secundario en Foo Fighters, más cercana al rock alternativo, lo cierto es que la magia de Grohl no desapareció un ápice al cambiar las baquetas por el micrófono. Veinte años después de su debut, los Foo publican el single “Run”, un canto a la eterna juventud de la música rock con el que, seguro, harán las delicias de sus fieles. Puedes verlos en el escenario principal del Mad Cool el próximo 6 de julio, festival que comparten con Foals, Green Day, alt-J y Kings of Leon.

4. Red Hot Chili Peppers 

Podría decirse que, a día de hoy, el título de buque insignia de los festivales nacionales lo ostenta el Festival Internacional de Benicàssim, FIB para los amigos. Haciendo gala de su fama, el FIB 2017 sorprendió ya desde sus primeras confirmaciones con la llegada a su cartel de Kiedis y los suyos, que se encuentran de gira mundial presentando “The Getaway”. Pero lo que empezó como un cartel más que prometedor ha acabado como un “quiero y no puedo”. El FIB apoya casi todo su peso de este año en el saber hacer y el sonido tan característico de los Red Hot -artífices de “By the Way”, “Other Side” y “Californication”-, que estarán flanqueados por Kasabian, Deadmau5, Liam Gallagher y Los Planetas. Pese a la caída de la calidad de un cartel que hace aguas si lo comparamos con los de ediciones anteriores, la experiencia de Red Hot Chili Peppers sobre un escenario bien merece una visita a la Costa Azahar entre el 13 y el 16 de julio.

5. Lori Meyers

Referentes de la música española más psicodélica, Lori Meyers han vuelto a los escenarios por la puerta grande tras un par de añitos de descanso y trabajo en el estudio. Si con “Impronta” la gira de los granaínos fue larga y ardua, la que vendrá de la mano de su nuevo álbum, “En la espiral”, no será menos. Por lo pronto, los Lori ya han confirmado su presencia en varios de los festivales de verano más poperos del país. Se cuela entre ellos un total abanderado de la música en castellano, el Sonorama Ribera, que este año cumple su 20 aniversario con una salud de hierro y un cartel en el que se echa de menos a muy pocos. Junto a Lori Meyers, llenarán Aranda del Duero de canciones made in Spain otros tantos como Amaral, Dorian, Iván Ferreiro, Loquillo y Leiva. En este caso, de lo que puedes estar seguro es de que no nos faltará pista de baile para bailar tu canción 🙂

Comments

comments