La nadadora linarense Gloria Posadas ha logrado una plata en el Campeonato de España de Natación Open de Primavera, en la modalidad de 200 metros braza

Cuando entra en remojo, Gloria Posadas no piensa en todo lo que le ha costado llegar hasta donde está. Solo piensa en nadar, en dar brazadas hasta que llegue el final, en que la técnica no falle. Que si algo sale mal, que por ella no quede nunca. Porque la natación es su realidad, un sueño por el que dejó toda su vida linarense atrás. Quería sumergirse de lleno en la natación, que fuese su día a día, sus sonrisas y sus lágrimas. Y lo ha conseguido. Gloria solo quiere nadar.

Y así llegó hace una semana a lograr la plata en el Campeonato de España Open de Primavera, en la modalidad de 200 metros braza. En este, su estilo predilecto, es pura técnica. Lo más importante, dice, porque el cuerpo “sufre”. Por eso, mientras nadaba en las piscina de Pontevedra no se impregnó de las dudas gallegas y fue firme hasta su objetivo. Fue medalla de plata, segundo puesto, en 200 metros braza. Un logro que solo le hace querer el oro en la próxima cita. Un logro que consiguió y que no supo de él hasta que salió de la piscina, subió a la grada y su entrenador le dijo: “plata”.

Ese es el momento en el que todos los buenos recuerdos salen a flote. Se acuerda de sus padres, pero no de las dudas que sintió cuando se despidió de ellos en 2014, camino de Churriana de la Vega, un municipio del área metropolitana granadina que ahora es su casa.

Gloria Posadas posa con una de las medallas conseguidas por esta linarense en el CN Churriana de la Vega.
Gloria Posadas posa con una de las medallas conseguidas por esta linarense en el CN Churriana de la Vega.

SIN MIEDO

Con 15 años, Posadas dejó Linares para irse a Granada. Fue a vivir a un piso con una familia de acogida junto con compañeros del club de natación y no se arrepiente de ello. “El día que me despedí de mis padres fue muy triste, pero lo peor fue a los dos o tres días de estar allí, cuando asimilé realmente lo que había hecho; dejar todo por la natación. Entonces me entraron algunas dudas. Pero mis padres me dijeron desde el principio que si creía en lo que hacía ellos me iban a apoyar“, explica la joven al tiempo que subraya que las dudas las supera “con la motivación de ser cada día mejor”.

Por eso entrena de lunes a sábado, dos de esos día en doble sesión, estudia el Grado de Enfermería en la Universidad de Granada y no tiene ningún reparo en despertarse a las 6:00 horas de la mañana para a las 6:15 estar nadando. Na-dar. Es lo único que suena en su cabeza. También cuando se pierde fiestas y fines de semana y navidades y vacaciones en familia por nadar. Mientras sus amigos salen salados del agua ella piensa en no salir nunca de la piscina. Es su hábitat. Donde se siente, adivinen, como pez en el agua. Pero sin escamas, con bañador.

“SI TÚ SIGUES, YO SIGO”

Pero tiene que hacerlo en el CN Churriana y no en Linares, ni en ninguna otra piscina de la provincia. “En Jaén hay buenas infraestructuras, pero falta el compromiso de tomarse esto en serio y querer que la natación sea tu futuro y no un simple hobby. Hay que hacerles ver a los menores que se puede, que son capaces de llegar hasta donde ellos quieran con esfuerzo, dedicación y compromiso”, explica esta muchacha de solo 18 años y que habla con el poso de sabiduría que tiene el que relata lo que vive.

La linarense se prepara antes de saltar a la piscina.
La linarense se prepara antes de saltar a la piscina.

Es un compromiso diario, una dedicación absoluta la que ella tiene a la natación. “Algunas veces piensas en bajar los brazos y al final de temporada siempre te replanteas si merece la pena seguir o no. Pero las dudas se van. Ves a tus amigos, que los he hecho casi todos en la natación, y sacas siempre fuerzas para querer ser mejor y avanzar, tirar siempre para adelante y dices: si tú sigues, yo sigo“, relata la nadadora linarense.

UNA VIDA ENTERA

Siempre hacia adelante. Sin miedos, sin dudas. Con rumbo fijo hacia el éxito. Sin parar de entrenar ni en Navidad ni durante la época de exámenes. Esa es la concepción que Gloria Posadas tiene de la natación y, lejos de lo que pueda parecer, aún le divierte como el primer día: “Soy profesional y llevo desde los ocho años tomándome muy en serio la natación, pero hoy en día sigue divirtiéndome igual. Sé que he tenido que dejar muchas cosas de lado pero nunca me arrepiento. Disfruto nadando“. Y ojalá sea por mucho tiempo el que Gloria y su pelo rubio escondido bajo el gorro de látex sigan dando alegrías al CN Churriana, que serán, a su vez, alegría para toda la provincia.

Comments

comments