Juan Diego Requena, candidato a la Presidencia del PP de Jaén, en la Plaza del Pósito de la capital.
Juan Diego Requena, candidato a la Presidencia del PP de Jaén, en la Plaza del Pósito de la capital. Foto: Foto: Miguel Á. Rodríguez Cárdenas

Juan Diego Requena (Santisteban del Puerto, 1980) es un chico fortachón y coqueto. Un buen mozo, como dirían en el pueblo. Se le ve elegante y bien conjuntado. Viste americana gris, camisa celeste y pantalones marrones, pero no lleva mocasines, sino unos zapatos cómodos. Es alcalde de Santisteban del Puerto, diputado provincial y candidato a la Presidencia del Partido Popular de Jaén. Detiene la entrevista para saludar a un viejo conocido, al que se abraza y con el que charla durante unos minutos. Nada más sentarse, remarca, una y otra vez, que él no es de ninguna corriente, ni el candidato del ‘aparato’ y que su elección no fue producto de una intriga palaciega, ni de una designación a dedo. “A mí me eligieron los compañeros de la Junta Directiva”, insiste. Ingeniero Químico -tercero de su promoción- asegura que el adversario no está casa, sino fuera, y ese no es otro que el Partido Socialista.

—¿Cómo se ha levantado esta mañana?

—Con una resaca emocional importantísima, después de presentar los avales y de reafirmar mi compromiso de presidir el Partido Popular de la provincia de Jaén. Pero, sobre todo, satisfecho por recibir el apoyo y el cariño de tantísima gente. Me acosté tarde, porque no dejé de trabajar ni un segundo, después de visitar varios municipios de un punto a otro de la provincia. A pesar de todo, me quedo con la ilusión que despierta nuestro proyecto y el respaldo tan importante que está recibiendo.

—En la carrera hacia la Presidencia ha tomado cierta ventaja, al menos por el número de avales. ¿Qué sensación tiene?

—Nosotros hemos empezado con un año y medio de desventaja en relación con la otra candidatura, todo hay que decirlo. Parto, por lo tanto, con una desventaja en tiempo, pero estamos intentando llegar a todos los sitios y, cada día, el respaldo es mayor. Por supuesto que es un golpe de efecto, que emocionalmente sienta bien. Los avales, sin embargo, solo sirven para esa demostración de fuerza. Lo importante llegará el 27 de abril. Lo que les pido a las agrupaciones locales y a los militantes es que vayan a votar porque nunca antes ha habido una democracia tan amplia. Mi objetivo, hasta que llegue ese día, es que la gente conozca el decálogo o las líneas maestras de nuestro programa. Y esto se resume en el qué queremos hacer y el manual de instrucciones de cómo lo vamos hacer. Está impreso solo por una página, la otra está en blanco, que rellenamos con lo que nos dicen los militantes y los simpatizantes después de escucharlos.

Les pido a las agrupaciones locales y a los militantes que vayan a votar porque nunca antes ha habido una democracia tan amplia

—¿Es cierto que fue usted quien animó a Miguel Moreno a retar a José Enrique Fernández de Moya, tal y como su adversario ha comentado en más de una ocasión?

—Es una estrategia de Miguel Moreno para desacreditarme, ya que me ve como un rival fuerte. La realidad fue que, después de soltarme una letanía sobre la situación del partido durante un acto en Jamilena, le dije que si uno tiene una queja debe exponerla, como yo haría, pero que era libre de hacerlo. Él ha tomado aquella conversación como algo literal.

Juan Diego Requena, alcalde de Santisteban del Puerto.
Juan Diego Requena, alcalde de Santisteban del Puerto. Foto: Miguel Á. Rodríguez Cárdenas
—Entonces, ¿en ningún momento participó en una conspiración para derribar a José Enrique Fernández de Moya?

—En absoluto. No es no. Desde hace un año y medio se llevaban reuniendo de manera periódica y sistemática en diferentes lugares de la provincia, donde solo iban unos poquitos, un núcleo muy cerrado, en el que hablaban de presentar una candidatura, no alternativa, sino en contra de (en referencia a Fernández de Moya). Yo me he enterado de esto a posteriori. Lo que pasó en Jamilena hace dos años no tiene nada que ver con una intriga palaciega. Es lo mismo que, cuando en el bar del pueblo, veo a alguien criticar a un político que sale en la tele y le digo: preséntate tú a ver si lo haces mejor. De ahí a que yo haya participado en un contubernio va mucha distancia. Siempre he sido leal y he intentado decir las cosas en los foros correspondientes. Es más, cuando he tenido que serlo, he sido crítico con la dirección provincial, regional y nacional, aportando mis ideas y mi opinión, tanto como militante o como miembro de otros órganos del partido.

Mi elección sale de un debate sano y de una solución consensuada entre muchos compañeros

—¿Es usted el candidato del ‘aparato’?

—Yo soy el candidato del Partido Popular, para lo bueno y para lo malo. Es el partido al que pertenezco, al que me debo, en el que estoy de manera voluntaria y del que soy un activista.

—¿Y ha sido puesto ‘a dedo’ por el todavía presidente?

—No entiendo qué quiere decir a dedo. Mi elección sale de un debate sano y de una solución consensuada entre muchos compañeros. Lo único que hice, en vista de lo que estaba pasando, fue decir que estaba allí para lo que hiciera falta, para salir a ganar el Congreso, para unir el partido y para salir mucho más reforzados. Los militantes que estaban allí, del Comité de Dirección y la Junta Directiva, votan (y hay un acta) y consideran que yo debo ser encabezar ese proyecto. Si eso es ser elegido a dedo, que venga Dios y lo vea. Mi candidatura ha surgido de una votación de un grupo muy importante de militantes. Y ahora me voy a someter a otra votación y serán los afiliados de este partido los que decidan. No he salido de la mesa de un restaurante de un pueblo de la provincia, en el que se decide ir en contra de José Enrique.

—¿La candidatura de Miguel Moreno se gesta en la mesa de un restaurante?

—Así es, y la mayoría de la gente se enteró a través de un whatsapp.

—Miguel Moreno es el candidato de los patucos. ¿Es usted es el de los Castellanos (tipo de zapato)?

—He visitado muchos pueblos de la provincia en estos días y me he reunido con afiliados que son agricultores, maestros, albañiles, funcionarios, parados… Lo único que le puedo decir es que hay gente muy ofendida por esa catalogación excluyente. Este partido no se clasifica por lo que llevamos puesto, sino por las ideas que aportamos. Yo soy hijo de un carpintero, vivo en un pueblo y compartí piso de alquiler durante la carrera. He trabajado siempre en lo que me ha gustado y he podido. Esa comparación ha ofendido a mucha gente que se siente trabajadora. No me parece bien lo que ha hecho. Yo cuento con todos, con el desempleado, el jornalero, el ingeniero, el funcionario y el que corresponda, porque todos son afiliados de mi partido y se merecen el mayor de los respetos. Cambio esos memes en las redes sociales por el debate y por la confrontación de ideas.

Este partido no se clasifica por lo que llevamos puesto, sino por las ideas que aportamos

—¿Le sorprende el giro de Miguel Ángel García Anguita?

—Me sorprende más Miguel Moreno, cuya candidatura se basa solo en ir en contra de José Enrique Fernández de Moya. Esa es su principal razón de ser. Critica que el presidente siempre está fuera y se olvida de que Miguel Ángel García Anguita es su número dos, y, por lo tanto, el que asume las responsabilidades del partido en esta provincia. Lo que tanto criticaba, ahora lo ve con buenos ojos. Incluso, tiene intención de nombrarlo coordinador provincial. García Anguita lleva muchísimos años en este partido y no sé cuántas tutelas ha tenido él, le puedo asegurar que yo no tengo ninguna. Tengo carácter propio y mi tutela son las 97 estructuras locales, los afiliados, los concejales y demás personas que hacen grande este partido. Mi programa tiene una hoja en blanco y haré lo que me digan los afiliados. Esa es mi única tutela.

El alcalde de Santisteban y candidato a la Presidencia del PP de Jaén.
El alcalde de Santisteban y candidato a la Presidencia del PP de Jaén. Foto: Miguel Á. Rodríguez Cárdenas
—¿Qué ideas quiere plasmar en el PP de Jaén?

—Lo que haré será predicar con el ejemplo. El PP es un partido con vocación de Gobierno, porque allí donde gobernamos mejoramos la vida de la gente o al menos lo intentamos. Asimismo, quiero sumar, que tengamos más concejales y que seamos Gobierno. Es decir, lograr la mayor representación territorial posible. ¿Cómo lo vamos hacer? Centrándonos en los municipios en los que no gobernamos porque cuesta más. Del mismo modo, vamos a mejorar la comunicación, que ha sido un gran déficit de este partido, a través de una oficina de prensa que vaya a los municipios e informe de por qué la Junta tiene abandonada la carretera de un pueblo.

Vamos a trabajar en la formación de la ley de Bases de Régimen Local y en el Reglamento de Organización y Funcionamiento, que deben dominar los concejales, así como en presupuestos y en liquidaciones, porque son instrumentos para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Vamos a formar en comunicación porque hacemos bien las cosas pero no las sabemos vender. Vamos a mejorar el Gobierno electrónico, que es el futuro de la Administración, y a formar en Recursos Humanos y en Urbanismo.

Seis bloques de formación en los que nos vamos a esforzar, tutelados por los alcaldes y la gente solvente de este partido, porque tenemos un capital humano extraordinario, que está con ganas de trabajar y debemos aprovecharlo. Otro de los temas fundamentales es potenciar la asesoría jurídica para parar los abusos que se producen en algunas zonas en las que no gobernamos. También crearemos la figura del coordinador comarcal, que tendrá la obligación celebrar reuniones, una vez al mes, en los municipios, y visitarlos todos, de tal manera que se potencie la coordinación y la comunicación entre compañeros sea fluida. Asimismo, a los diputados nacionales y los parlamentarios autonómicos se les asignará una representación territorial.

Mi tutela son las 97 estructuras locales, los afiliados, los concejales y las personas que hacen grande este partido

—Este proceso dejará heridas y ciertas fracturas. ¿Cómo cree que saldrá el partido después del 21 de mayo?

—El Partido Popular de la provincia es mucho más que una persona. Mi intención es suturar las heridas que se produzcan, porque las habrá. No nos podemos engañar. Somos personas y hay gente que se siente dolida.

—¿Miguel Moreno está jugando limpio?

—(Largo silencio) Miguel Moreno es un compañero y un buen alcalde, pero se extralimita en algunas cosas. Utiliza tácticas que yo también podría emplear, pero no hacia los compañeros, sino hacia el PSOE que es mi verdadero adversario.

—¿Cree que está dividiendo al partido?

—El partido es mucho más que la división momentánea que se esté produciendo en estos momentos, si bien es cierto que se está obligando a elegir bando. Lo que le pido a los militantes es que el día 27 voten en libertad y en conciencia. Que piensen en la historia del partido, en los que nos han precedido, en los años duros, cuando ponías un cartel y te lo arrancaban. Aquellas en las que, incluso, dañaban tu coche por defender unas ideas. Por eso, le digo a Miguel Moreno y, en especial, a algunos de su candidatura que el rival es otro y espectáculos como el del notario en la sede o la fuerza opositora que están haciendo al propio partido no son buenos. Si hubieran puesto el mismo esfuerzo en sus municipios para derrotar al PSOE como el que ponen en contra de su propio partido y de compañeros, las cosas nos hubieran ido de otra manera y gobernaríamos en más lugares.

Mi intención es suturar las heridas que se produzcan, porque las habrá. No nos podemos engañar

—¿Y su objetivo también es la Diputación?

—Mi objetivo es sumar el cuarto concejal donde solo tenemos tres y allí donde no tenemos representación lograrla. Las próximas elecciones son las autonómicas y no podemos consentir que la Junta se vaya de rositas en muchísimos temas, después de tantos años de socialismo, ya está bien. Nuestro reto más inmediato es conquistar el Gobierno de Andalucía y, después, lograr el máximo número de concejales. Seguir la senda que hemos abierto en comarcas como la de Villacarrillo, donde gobernamos en nueve de los veintiún municipios, cuando hace ocho años no dirigíamos  ninguno.

—¿Ese legado es de Fernández de Moya?

—Del Partido Popular, con él a la cabeza para lo bueno y para lo malo, siempre.

—Dicen que usted es su ‘delfín’.

—Se utilizan muchos términos peyorativos para referirse a mí. Este partido es mucho más serio y no voy a buscar a mis adversarios entre mis compañeros. Mis adversarios están en el PSOE. Y no ofende quien quiere, sino quien puede. Muchos de los críticos si predicaran con el ejemplo en lugar de lanzar titulares de prensa y alborotar, y se dedicaran para lo que realmente están, mejor nos iría a todos. Lo que deben hacer es trabajar más en sus municipios y ayudar al compañero que está en la oposición y se siente solo.

Se utilizan muchos términos peyorativos para referirse a mí. Este partido es mucho más serio y no voy a buscar a mis adversarios entre mis compañeros

—Su contricante habla de democratizar el partido. ¿Tanta dictadura hay en el PP de Jaén?

—Esa es una apreciación personal. Yo predico con el ejemplo. Así, uno de los puntos de mi decálogo es que los diputados provinciales surjan de una votación asamblearia de los concejales de los partidos judiciales. Le preguntaría a dos de las cabezas más visibles de la otra candidatura qué han hecho a este respecto, y son diputados. También les preguntaría quiénes son los diputados más veteranos. También le pediría que predicara con el ejemplo de la renovación. Y le preguntaría, cuando habla de los jóvenes, que me dijera cuántos de Nuevas Generaciones están de concejales en su Ayuntamiento, por ejemplo. Yo sí los tengo y las Nuevas Generaciones tienen plena autonomía.

—No me salen las cuentas en relación con los municipios que apoyan a uno y otro candidato. ¿Me lo puede explicar?

—A mí tampoco me salen. Él dice que tiene veinte alcaldes de veinticinco, bueno eso no es así. También dice que es el regidor del PP más votado de España y tampoco es cierto. A mí, no me habrá escuchado hablar de cifras. Lo veremos el día 27.

—¿Y se ve ganador?

—Por supuesto. Tenemos el respaldo de muchos municipios y los avales pueden ser un reflejo de lo que puede pasar. En cualquier caso, todo nuestro esfuerzo se centra ahora en llevar nuestro proyecto a todos los rincones y a sumar adhesiones. Queremos ilusionar a la gente para que vaya a votar en libertad y en conciencia. Y voten lo que más interese al PP de Jaén, no a Juan Diego Requena o a Miguel Moreno o a Jesús Estrella, que tienen intereses. Tienen que pensar en el partido.

Me veo ganador porque tenemos el respaldo de muchos municipios y los avales pueden ser un reflejo de lo que puede pasar

—¿A qué se refiere cuando dice que Miguel Moreno y Jesús Estrella tienen intereses?

—Ellos son muy críticos con este partido y buscarán unos intereses. No olvidemos que una de sus mayores críticas es sobre el reparto de puestos en las listas. Supongo que será por algo.

—¿Les tenderá la mano si gana?

—Lo que haremos será trabajar desde las estructuras locales todos a una y pensando solo en el bien del Partido Popular. Luego centrarnos en las próximas elecciones.

—¿Habrá muchas caras nuevas en San Clemente?

—Habrá mucha representación territorial, de todas las comarcas, mucha presencia femenina y de Nuevas Generaciones. Haremos un partido bien estructurado, fuerte y con vocación ganadora. Sin olvidarnos, por supuesto, de la experiencia de la gente que ha construido este partido, para lo bueno y para lo malo. Contaremos con todos aquellos que quieren apostar por el futuro de un gran partido.

Comments

comments