Pedro Sánchez Rovira es la antítesis de Gregory House, aquel médico misántropo con actitud prepotente, cínica y sarcástica, que tenía aversión a tratar a los pacientes, e interpretaba el actor británico Hugh Laurie en la serie televisiva. El jefe de la Unidad de Oncología del Complejo Hospitalario de Jaén es un tipo sencillo, simpático, accesible y con el que da gusto conversar. Lleva media vida ya en la provincia. Por sus manos han pasado cientos de pacientes en trances verdaderamente dramáticos. Cultiva la empatía para entender al enfermo. Hablamos con él del cáncer, de modelos de gestión, avances científicos, esperanza de vida y de cómo la crisis afecta a los recursos y a la investigación, porque, en estos momentos, su nombre es de obligado pronunciamiento cuando se habla de progresos en el área de oncología. Pedro Sánchez Rovira, casado y padre de dos hijos, es apasionado y a la vez sereno, y desprende energía e ilusión.

—¿Cuál es el diagnóstico de la sanidad jiennense?

—Es un diagnóstico complicado. Lo que se percibe es una sobrecarga en todas las unidades. Principalmente porque nos enfrentamos a un envejecimiento de la población y a que muchas de las enfermedades que tratamos se están cronificando y esto supone tratar más a los pacientes. Por ejemplo, en mi unidad antes teníamos pocas expectativas con los pacientes con determinados cánceres y ahora, sin embargo, han aumentado. Hemos conseguido que el porcentaje sea cada vez mayor. E, incluso, en pacientes sin curación podemos alargar su esperanza de vida. Esto supone un cambio importante en la sanidad y que nos obliga a reestructurar los medios de tal manera que habrá que dedicar más recursos a servicios concretos, no solo el de oncología, por la evolución propia de la sociedad.

—¿La sanidad andaluza se encuentra entre las mejores de Europa, como presumen tanto los políticos?

—Tanto a nivel autonómico como nacional, tenemos una sanidad muy digna y podemos decir que está entre las mejores de Europa. Y, a pesar de la crisis y de la restricción de medios, hemos mantenido unos niveles muy aceptables. Esto es de agradecer a los profesionales de la medicina.

Pedro Sánchez Rovira, antes de comenzar la entrevista en el Café Jaén.
Pedro Sánchez Rovira, antes de comenzar la entrevista en el Café Jaén. Foto: Miguel A. Rodríguez Cárdenas.
—¿Ha habido que agudizar mucho el ingenio en los momentos de crisis?

—No ha habido falta de medios, pero sí ciertas restricciones por la crisis que, afortunadamente, parece que empezamos a dejar atrás. Todo ello se ha suplido con creces con el esfuerzo de todos. Gracias al espíritu de sacrificio y la profesionalidad de cada uno, hemos podido revertir la situación.

Las restricciones por la crisis las hemos suplido con creces con el esfuerzo y sacrificio de todos los profesionales

—Andalucía no para de dar mentes privilegiadas para la sanidad. Y muchos de ellos deben desarrollar sus carreras fuera de aquí.

—Disponemos de excelentes profesionales en diferentes campos. La fuga de cerebros es un mal endémico a nivel nacional. Es cierto que mucho personal cualificado se nos ha ido. Nos hace falta invertir algo más en investigación. Dicho esto se está produciendo un cambio en los últimos años. Los que dedicaban su vida o parte de ella a la investigación en el ámbito sanitario han dejado de ser bichos raros y ya están dentro de una estructura normal. Es verdad, por otro lado, que debemos invertir una parte de nuestros recursos a investigación. En este sentido, nos falta todavía mucho camino por recorrer.

—¿Hoy en día hay más cánceres que antes?

—Es evidente que hay más incidencia de cánceres. ¿Por qué? Principalmente porque la población está más envejecida. El 70% de ese aumento se debe precisamente a este aspecto. Cada día, hay más personas que superan los cien años. Es decir, nuestra expectativa de vida aumenta de tal manera de que las incidencias son mayores. Otra de las razones son nuestros hábitos de vida. Hemos notado, por ejemplo, más incidencias en los cánceres de mama y de colon. Y eso se debe al sedentarismo y a la dieta. La alimentación es muy importante para estar sanos y prevenir enfermedades. En cualquier caso, estamos por debajo de la media de muchos países europeos. El problema es que cómo no nos cuidemos nos vamos a acercar a estos países.

—¿Somos lo que comemos?

—Así es. El problema no radica en un producto, sino en el conjunto. Está bajando el límite de verduras y de fruta que comemos. De alguna manera todos los integrantes de la dieta mediterránea están bajando. Apostamos por un aumento de grasas que, además de un porcentaje muy alto de calorías, no benefician a nuestro organismo. Esto da lugar a que el riesgo sea mayor.

Pedro Sánchez Rovira es el jefe del Servicio de Oncología del Complejo Hospitalario de Jaén.
Pedro Sánchez Rovira es el jefe del Servicio de Oncología del Complejo Hospitalario de Jaén. Foto: Miguel A. Rodríguez Cárdenas
—¿La prevención es clave?

—Así es. El diagnóstico precoz en el de mama y en el de colon es fundamental. Se ha puesto en marcha una campaña para detectar este último en sangre oculta en heces, cuya prueba es muy fácil de realizar. Sería recomendable realizar colonoscopias a todos aquellos mayores de 50 años, pero a lo mejor no disponemos de los medios, por lo que esta prueba es muy adecuada.

La alimentación y la actividad física son muy importantes para estar sanos y prevenir enfermedades

—¿Cuáles son los cánceres que están evolucionando peor?

—Sigue teniendo unos índices de mortalidad muy elevados el cáncer de pulmón. Las expectativas de sobrevivir a uno que esté avanzado no supera el 15%. La diferencia es muy grande si lo comparamos con el de mama está en un 85% y el de colon entre un 70 y 75%. Estamos intentando incorporar nuevas terapias para mejorar esas expectativas. Esto junto con las campañas de diagnóstico precoz y de un estilo de vida saludables nos tienen que ayudar bastante a mejorar los índices.

—¿Qué papel juega el aspecto genético?

—Solo del 5 al 10% de los casos se deben a la genética. El grueso de los tumores no obedece estrictamente a este aspecto, sino que es una combinación con los factores ambientales. 

—¿Cree que la sociedad vive demasiado estresada?

—Es un mal del que no escapa casi nadie. Vivimos de forma muy deprisa, pero que es algo que se cuida con la edad. Conforme pasan los años aprendes a valorar mucho más las cosas. Estoy completamente convencido de que deberíamos pararnos un poco más, ver lo que tenemos y saber apreciarlo.

—¿Se ha roto con el tabú del cáncer?

—De modo general sí. Cuando hablamos de determinados tumores, cuya mortalidad es muy alta, es normal que cueste hablar de ello. Por fortuna cada vez ofrecemos unos índices de curación más elevados y disponemos de terapias más eficaces, por lo que ese tabú se va perdiendo.

Pedro Sánchez Rovira responde a una de las preguntas de lacontradejaen.com.
Pedro Sánchez Rovira responde a una de las preguntas de lacontradejaen.com. Foto: Miguel A. Rodríguez Cárdenas
—¿La reacción del paciente diagnosticado de cáncer también ha cambiado?

—Depende mucho del tumor y del pronóstico, pero la reacción es normal y tiene una serie de fases. Al principio cuesta mucho aceptarlo. Luego hay una serie de negociaciones y al final es asumido. Siempre se acepta, salvo casos muy limitados, como en cualquier enfermedad. El grado de concienciación es mayor. Esa aceptación da lugar a que la colaboración sea mayor y esto ayuda mucho. No en vano estamos asistiendo a una cronificación del proceso, por lo que necesitamos esa colaboración del paciente y que se establezca un ámbito de confianza porque nos enfrentamos a procesos largos y difíciles en los que es fundamental la complicidad.

Deberíamos pararnos un poco más, ver lo que tenemos y saber apreciarlo

—Existe un debate en la calle y en varios parlamentos sobre el uso terapéutico del cannabis. ¿Qué opinión le merece?

—No es un tema nuevo. Desde hace tiempo se habla de ello. La utilización del cannabis como medida terapéutica está regulado en muchos sitios y mi opinión personal es que para indicaciones muy limitadas puede ser adecuado.

—Es un tipo simpático, muy alejado de la imagen que muchos tenemos del médico cascarrabias.

—La relación entre el médico y el enfermo no ha cambiado en su esencia y sigue siendo buena. Por ejemplo, ya no existe esa relación de paternalismo que había antes. La relación ahora es más de confianza y colaboración. Lo que prima en todo esto es el factor humano y a veces lo olvidamos en esta sociedad. Y es algo que no puede perderse porque es la base de nuestra relación.

—También el paciente debe ser consciente de que usted está para ayudarlo.

—Lo que debe tener claro es que no podemos ofrecer curaciones al 100%, ni en el cáncer ni en ningún otro proceso, y muchas veces esto es difícil de asumir. Estamos aquí para ayudar y tienen que entender de que no siempre hay éxito.

A todos nos gustaría decir, de un día para otro, que se puede curar el cáncer, pero eso no va llegar. Lo importante es que los porcentajes de curación y de calidad de vida son cada vez mayores

—¿Qué piensa de esa gente que acude a otras medicinas (alternativas o naturales) para curarse?

—Aquella persona que se enfrenta a un cáncer debe identificar muy bien qué tratamientos o procesos le pueden ayudar y cuáles no. En la actualidad disponemos de tratamientos alternativos muy avanzados, basados en estudios científicos, a los que hay gente que renuncia. Lo que debe tener claro es que esas acciones pueden ser complementarias, pero jamás una alternativa a esos tratamientos. Si uno tiene que elegir entre dos opciones y preferimos una que no está demostrada científicamente, obviamente nos estaremos equivocando. Acepto que puede haber proceso complementarios que pueden ayudar para el bienestar psicológico, pero jamás debe suplir a lo que tenemos ahora que es mucho.

—¿Hay esperanza por lo tanto?

—Por supuesto que sí. A todos nos gustaría decir, de un día para otro, que se puede curar el cáncer, pero eso no va llegar. Lo importante es que los porcentajes que ofrecemos de curación y de calidad de vida son cada vez mayores, y eso es un proceso imparable. Me gustaría que todos participáramos de este mensaje que es real y que implica que las opciones de tratamiento son mejores.

El médico barcelonés es uno de los más prestigiosos investigadores de Andalucía.
El médico barcelonés es uno de los más prestigiosos investigadores de Andalucía. Foto: Miguel A. Rodríguez Cárdenas

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here