Miguel Moreno se dirige a los periodistas en la sede del Partido Popular.
Miguel Moreno se dirige a los periodistas en la sede del Partido Popular. Foto: J. E.

Moreno mantiene abiertas las vías de diálogo para llegar a un acuerdo, mientras la candidatura de Requena le recuerda el “varapalo judicial” que ha recibido

El Partido Popular de Jaén está ante las horas más decisivas de su historia. Nunca antes la formación conservadora se había visto en una situación tan comprometida y autodestructiva, con dos candidatos retados a duelo por la Presidencia del partido. La dirección regional ha redoblado sus esfuerzos para que el cónclave del domingo en el Hotel HO de la capital no acabe como el rosario de la aurora y con la organización completamente fracturada. Después de lograr “in extremis” zangar la guerra en Sevilla, donde avala la victoria de la portavoz en la Diputación, Virginia Pérez, en detrimento del aspirante oficialista, José Bueno, trata de hacer lo propio en Jaén, aunque aquí las posiciones están tan enconadas que solo un milagro obraría el acuerdo para concurrir en una sola candidatura, tal y como sigue solicitando Miguel Moreno, cuya solicitud para que los tribunales suspendan de manera cautelar el congreso ha sido denegada.

Miguel Moreno ha anunciado que continuará adelante con su candidatura y que confía en que su oponente, el alcalde de Santisteban del Puerto, Juan Diego Requena, acate, como él ha hecho con el auto judicial, las resoluciones del Comité de Derechos y Garantías del PP de Andalucía para que, de este modo, se pueda celebrar un cónclave “limpio y democrático”. En este sentido, ha dicho que tanto José Enrique Fernández de Moya como Juan Diego Requena “son personas obedientes y lo van a hacer, porque “en caso contrario, alguien le debe obligar”. Ese alguien al que se refiere es la dirección regional que estará vigilante para que todo transcurra con normalidad y dentro de los cauces democráticos de un partido “serio”. El regidor de Porcuna sigue adelante porque está convencido de que al final reinará la cordura y la candidatura oficialista aceptar las determinaciones que imponga Sevilla, ya que de no ser así sería algo lamentable y bochornoso a su juicio. “Es cuestión de horas que esto se arregle. No concibo un congreso con ese nivel de desobediencia”, ha afirmado antes de recibir una ovación cerrada de sus seguidores, que han llenado la sala de prensa de la sede de la calle San Clemente.

“VARAPALO EN TODA REGLA”

La confianza de Miguel Moreno en que la película acabe con un final feliz contrasta con las declaraciones que llegan desde el bando de Juan Diego Requena. En una nota, aseguran que el auto del juez les da la “razón en todo” y que ha sido un “varapalo en toda regla” para la candidatura del alcalde de Porcuna. La decisión ratifica, en su opinión, el “extraordinario” trabajo de la Comisión Organizadora del Congreso, que ha desarrollado su función de manera “impecable”, por lo que el auto es un “verdadero aval” a su labor, que no ha sido otra que la de cumplir con la legalidad vigente.

“Mientras la otra candidatura -continúa la nota- se ha dedicado a insultar, ofender, vilipendiar y manchar el buen nombre de nuestro partido, nosotros hemos fijado un objetivo y hemos avanzado en positivo sin tener en cuenta sus malas artes”, subraya, antes de añadir: “Miguel Moreno hace a ratos de Doctor Jekyll y Mr. Hyde, atacando y elogiando al presidente provincial según le conviene, lo que resulta patético”, dice.

 

Comments

comments