¿Qué ganan con esto? Es una de las preguntas que más se realizan los ciberlectores que han leído, perplejos, cómo fallecían hasta cinco ejemplares en la provincia en cuestión de semanas. Lince y muerte son, estos días, dos palabras que van de la mano y que preocupan a las autoridades. No es para menos. Hay que remontarse a 2011, en Sevilla, o a 2006, en Huelva, para recordar los últimos casos de muerte a causa de los disparos.

Jaén tiene, ahora, el dudoso honor de protagonizar tres casos en un mes que, finalmente, se han cobrado la vida de cinco felinos. La Junta, según ha podido saber este medio, estudia las medidas que tomará al respecto. Será la semana que viene cuando, en principio, el delegado de Medio Ambiente, Juan Eugenio Ortega, informe de los últimos casos y explique la postura de la Administración autonómica ante una fatídica situación que no deja indiferente a nadie.

Los propios vecinos de Vilches no dan crédito a que en su término municipal hayan fallecido cuatro linces en apenas unos días. El último caso, el ocurrido el martes. Técnicos adscritos al Proyecto Iberlince localizaron el 10 de octubre los cadáveres de una lince hembra radiomarcada y dos cachorros en una balsa de riego. Fallecieron por ahogamiento y/o agotamiento pero la mano del hombre también entró en juego. La madre tenía proyectiles plomados en cabeza, cuello y tórax. Un día antes, el lunes de esta misma semana, encontraron otro cadáver de lince ibérico en la A-301, entre Vilches y La Carolina. En este caso presentaba, como mínimo, 15 proyectiles plomados, la mayoría alojados en la cabeza.

Hallan un segundo ejemplar de lince ibérico tiroteado en Vilches. Foto: Iberlince
Hallan un segundo ejemplar de lince ibérico tiroteado en Vilches. Foto: Iberlince.

—Esto es de gente loca ignorante. No son conscientes de la importancia de estos ejemplares.

Es uno de los muchos mensajes compartidos en las redes sociales y que muestran el pesar de los jiennenses y de los vecinos de Vilches. Las palabras del alcalde del municipio, Bartolomé Guijo, muestran el sentir de todos los convecinos.

—Estamos sorprendidos, apenados y entristecidos por lo que está ocurriendo.

El regidor considera que es demasiado esfuerzo económico, técnico, humano, medioambiental y de sensibilización de mucha gente (administraciones, colectivos, propietarios de fincas) como para que ahora pase esto. Confía en que se trata de hechos aislados y espera que se puedan identificar a los culpables lo antes posible.

—No nos gusta que Vilches salte a los medios por noticias como estas, sino por todo lo contrario, por la reintroducción de la especie en armonía y en equilibrio con el medio y con las personas que viven y hacen uso de ese medio. Todo lo que aporta la reintroduccion del lince para Vilches es positivo. Jamás entenderemos cómo puede haber alguien capaz de realizar semejante salvajada.

No es el único municipio que se ha visto sorprendido por los últimos casos. También Villanueva de la Reina, donde apareció muerta una hembra de lince ibérico con la cabeza metida debajo de un tronco. Tenía unos cien plomos de munición del seis, como confirmó el delegado de Medio Ambiente, que también anunció que la Junta se personará como parte afectada en caso de haber proceso judicial. De momento, la Guardia Civil continúa con las investigaciones y pide ayuda para poder localizar a los autores.

DESOLACIÓN

Inmediatamente después de saberse de la muerte de dos linces a causa de disparos son muchas las voces que señalan a los cazadores como responsables. Aunque en el tercer caso han fallecido por ahogamiento, lo cierto es que el ejemplar hembra también presentaba cuatro impactos de plomo. El colectivo de cazadores grita alto que quien comete estos atentados son furtivos desalmados.

—Este suceso no puede servir para criminalizar a un colectivo.

José María Mancheño es presidente de la Federación Andaluza de Caza. Ha hecho un llamamiento a todo el colectivo para que colabore con la Guardia Civil. Apela, también, a la colaboración de los guardas de coto de caza. Lo hace “desolado”, como reconoce a Lacontradejaén porque, según confiesa, hacía muchos años que no se daba un caso así y mucho menos en la zona de Vilches.

—Son delincuentes.

Es contundente en sus palabras y confía en que se pueda localizar al o a los responsables para que “caiga todo el peso de la ley sobre ellos”. “Un cazador es una persona que practica una actividad conforme a la ley. Los autores de estos dos linces tiroteados son delincuentes, no cazadores. No solo lamentamos lo ocurrido, sino que lo repudiamos y lo condenamos porque nos hace un daño enorme”, agrega.

El presidente de la Federación Andaluza de Caza explica que desde que comenzó el proyecto de recuperación de la especie son muchas las sociedades de cazadores, entre ellas jiennenses, que han colaborado para proteger a este felino. De hecho, la Consejería de Medio Ambiente ha reconocido su colaboración en la recuperación de la especie.

—Esto ensombrece el buen trabajo que se ha hecho y nos hace sentir muy mal.

En el mismo sentido se manifiesta la Oficina Nacional de Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural. Su presidente, Santiago Iturmendi, confiesa que el colectivo está “impactado” por estas muertes. “Los cazadores tienen que dar un paso al frente”, defiende, a la misma vez que les pide que colaboren al máximo con la Guardia Civil para esclarecer estos hechos.

—No se puede culpar a todo el gremio de la caza. Esto se debe a un grupo o una persona desalmada que ahora está arremetiendo contra los linces, y no sé por qué.

A pesar de que no culpe de estos casos concretos registrados en las últimas semanas a todo el colectivo, Manuel Serrano, coordinador del partido animalista Pacma Jaén, sí tiene claro que si no existiera esta actividad no se producirían más muertes. “La caza provoca más de 30 millones de muertes de animales, además de la enfermedad del plumbismo por 50 toneladas de plomo que esparce en el campo”, denuncia. Además, contesta a la Oficina Nacional de Caza. “Aunque se diga que no se pueda culpar a todos, si no existiera evitaríamos que se produjesen más muertes”. De ahí que defienda adoptar más medidas de protección y endurecer las penas a quienes causan este tipo de actos.

¿DÓNDE ESTÁ EL LINCE?

Andalucía, Sierra Morena oriental (Ciudad Real), Montes de Toledo, el valle de Matachel en Extremadura y el valle del Guadiana en Portugal. Son los espacios donde mayormente habita. WWF España, junto con otros actores, el Iberlince y la Junta, desarrolla un proyecto para devolver a los linces a las zonas de donde nunca debieron desaparecer. Según explica la organización ecologista, hasta el verano de 2016 se habían soltado más de 80 linces, todos ellos nacidos en cautividad en el Programa de Cría.

—WWF está ayudando a que estas primeras sueltas sean exitosas, presionando a las Administraciones para que no se baje la guardia frente a amenazas como los atropellos o el furtivismo y llegando a acuerdos de custodia con fincas privadas.

La labor obtiene grandes recompensas. Y es que, como explican, en 2002 quedaban menos de 100 ejemplares, y ahora ya son más de 400. Los primeros datos del censo de 2017 —de carácter provisional— indican que ha sido un buen año para el lince. En Sierra Morena Oriental, que engloba la población lincera de Guadalmellato-Cardeña y Montoro-Andújar-Guarrizas, se habían constatado, hasta septiembre, la reproducción de 24 hembras con al menos 58 cachorros.

La información se obtiene mediante la técnico del fototrampeo y por avistamiento directo de las camadas durante el seguimiento rutinario de las poblaciones por parte de los técnicos. Estos datos son preliminares porque la campaña se extiende normalmente de primavera a otoño, por lo que aún pueden aparecer nuevas camadas. Cabe recordar que en 2016 se censaron 102 cachorros.

ATROPELLOS

No hay que perder de vista que una de las principales causa de muerte no natural del lince es el atropello. El último caso detectado en la provincia de Jaén fue en septiembre. Un particular avisó del hallazgo del cadáver de un ejemplar de lince ibérico en el kilómetro 304 de la Autovía A-4 en el tramo comprendido entre Andújar y Bailén. Se trataba de un cachorro hembra sin radiomarcar nacido este año. Después falleció otro pero, esta vez, arrollado por un tren. Ocurrió en el término municipal de Vilches y era un cachorro nacido durante este mismo año.

Huelva es una hembra liberada en el 2012 en el valle del río Guarrizas, en Jaén, y fue una de las primeras linces que llegó a la parte norte de Sierra Morena. La organización ecologista WWF España la recuerda en su web porque fue una de las primeras linces muertas en las carreteras en el año 2017. En lo que va de año, ya son 21 los que han fallecido en toda España como consecuencia de un atropello. Varios de ellos fueron en la provincia de Jaén. Así, los equipos de conservación de carreteras de la Consejería de Fomento y Vivienda encontraron el 6 de abril un ejemplar de lince ibérico en la carretera A-301, en la zona de Guarrizas, atropellado. Se trataba de una hembra de lince de un año y sin radiomarcar.

Comenzaba, así, un año complicado en cuanto a atropello de linces. Ese mismo mes, otro ejemplar sin identificar fue hallado muerto en la carretera A-4 por los técnicos del proyecto Life+Iberlince. El cadáver del animal fue encontrado en el punto kilométrico 302, un tramo localizado entre Andújar y Bailén. En julio, se localizó el cadáver de un ejemplar hembra posiblemente atropellado. Fue en el punto kilométrico 315 de la autovía A-4 en el tramo de Andújar a Bailén donde se encontró. Ese mismo mes, hallaban otro un cadáver atropellado en la A-4, en el punto kilométrico 260. Se trataba de un cachorro de lince hembra sin radiomarcar.

El último lince ibérico atropellado se conoció el mismo día en que la Consejería de Medio de Medio Ambiente ofrecía buenos datos sobre la población de lince en los montes andaluces. Fue esa semana, cuando se localizó a uno en el kilométrico 8 de la carretera A-301 en Vilches. Según informa Life+Iberlince, se trataba de un ejemplar macho radiomarcado.

—El problema de los atropellos se soluciona con los pasos para que la fauna salvaje pueda cruzar de un lado a otro. Todo este tipo de medidas si se llevaran a cabo en la sierra, seguramente se evitaría el atropello.

Así lo defiende Manuel Serrano.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Life+Iberlince apuesta por la adecuación de los drenajes para reducir los atropellos. Foto: Iberlince
Life+Iberlince apuesta por la adecuación de los drenajes para reducir los atropellos. Foto: Iberlince

Life+Iberlince recuerda que los drenajes en las carreteras no son solo elementos transversales para evacuar el agua de la lluvia y canalizar arroyos que interceptan la vía. Tienen una función que va más allá y se mejoran, podrían contribuir a evitar atropellos. No están diseñadas para el paso de fauna. Sin embargo, algunas la utilizan. Por eso, consideran necesario instalar pasos de fauna en ciertos lugares estratégicos. Se trataría de favorecer el tránsito seguro de especies como el lince ibérico.

No obstante, Iberlince hace hincapié en que los drenajes por si solos ya tienen un gran potencial desfragmentador. Si se adapta y acondiciona, se pueden aprovechar como elementos canalizadores.

Por otro lado, la Junta realiza obras en la A-301, en el término municipal de La Carolina para incrementan la seguridad vial de los usuarios de la carretera al evitar atropellos de fauna. Una medida que contribuye a reforzar la protección del lince ibérico y a mejorar el hábitat natural de uno de los felinos más amenazadas del planeta. La inversión es de 400.000 euros. Esta carretera conecta La Carolina con Úbeda y está incluida en el Área de Reintroducción del Lince Ibérico. El tramo donde se interviene va del kilómetro 2 al 16 de dicha vía y cuanta con un tráfico diario de 1.795 vehículos.

Organizaciones animalistas, administraciones, cazadores… Son muchas las personas que hacen una labor callada para lograr la recuperación de una especie que es patrimonio de Jaén y de Andalucía. Trabajo que se ensombrece cuando alguien aprieta el gatillo y, no se sabe por qué, decide abatirlo a tiros. Todos ellos tienen sus esperanzas depositadas en la Guardia Civil, que no escatima esfuerzos para dar con los “delincuentes” que han hecho de las últimas semanas un agujero negro para el lince.

Pero la huella del felino no desaparece, ni mucho menos. Con el trabajo de todos, las esperanzas cada vez son mayores.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here