Saber en qué lugar de Europa en el que se encuentra es realmente complicado. Tiene siempre una maleta preparada en la puerta de casa. A sus 42 años y una carrera más que consolidada, es uno de los directores de orquesta, especializado en la dirección musical de espectáculos, más aclamados de España. Se llama Manuel Coves y es de Linares. Su batuta ha dirigido a algunas de las orquestas más prestigiosas del país y de Europa en escenarios del nivel del Teatro Real, los Teatros del Canal de Madrid, el Palau de las Artes de Valencia, Maestranza de Sevilla o el Teatro del Liceo de Barcelona, entre otros. Es la una de la tarde y apenas tiene huecos en su apretadísima agenda. En estos momentos, se encuentra con la Orquestra Simfònica De Les Illes Balears y, en unos días, será el responsable de la dirección musical de “Carmen”, de la Compañía Nacional de Danza, con coreografía de Johan Inger y la música en directo de la Orquesta Sinfónica Verum. Será del 15 al 25 de junio en los Teatros del Canal en Madrid.

La vida de Manuel Coves es un ir y venir. Recién duchado, vestido con un pantalón vaquero, unas zapatillas de deporte, cierra la puerta del camerino para relajarse y reflexionar sobre la última actuación. Es un músico exigente. Se formó en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba y en el del Liceo de Barcelona. Disfruta con lo que hace, con cada movimiento de la orquesta, mientras en el escenario se desarrolla una ópera o un ballet. “Me resultan más cercanas porque se pueden teatralizar, porque evocan una historia o te están contando algo solo con música sin imágenes”, ha declarado en más de una ocasión. Las críticas, como ya es habitual en su carrera, son entusiastas, aunque él no se conforma. Quiere más, porque sabe lo que significa luchar para ganarse el respeto de los músicos y, sobre todo, del público.

Manuel Coves, durante la grabación de “Carmen”.

Trabaja de forma habitual con la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España, pertenecientes al Ministerio de Cultura y máximos exponentes de la Danza en nuestro país, con los que lleva sus espectáculos por toda España y parte de Europa. El músico de Linares forma parte de un reducido grupo de especialistas que se ocupa de la dirección musical de espectáculos que se desarrollan en un escenario. Quizá sea menos conocida que las de los cantantes, instrumentistas solistas o las orquestas, pero igualmente importante. En el Teatro Real tiene dos citas este año, y una de ellas es muy especial: el estreno mundial de la ópera dedicada a Picasso “El Pintor”, que dirigirá escénicamente Albert Boadella, con quien lleva trabajando conjuntamente desde que se inauguraron los Teatros del Canal en Madrid.

Manuel Coves no solo tiene que estar pendiente de una partitura y un guión musical, sino que, además, debe seguir el trabajo de los cantantes, del coro, los actores, las luces, la escenografía…. Eso obliga al director a un doble esfuerzo y a tener los cincos sentidos puestos en el espectáculo. Su trayectoria es tan extensa que resulta casi imposible resumirla en unas líneas. Pero, antes de ponerse delante de las orquestas, Manuel Coves fue un consumado pianista. Es más, fue profesor acompañante de Repertorio Instrumental en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba desde 1996 hasta 2001 y, posteriormente, de Repertorio Vocal en el de Salamanca durante el curso 2001-2002.

Manuel Coves, en el homanaje a Miguel Roa.
Manuel Coves, en el homanaje a Miguel Roa.

LA MÚSICA, UNA FORMA DE VIDA

Manuel Coves lleva la música en la sangre. Para él, la vida es una sinfonía que se compone nota tras nota, día tras día. La carrera del joven director linarense va desde el ballet a la ópera y la zarzuela. Su trayectoria le ha llevado a dirigir orquestas procedentes de Italia, Austria, Argentina, Colombia, Brasil, Ecuador y, por supuesto, España. Esta proyección internacional le ha permitido trabajar al otro lado del Atlántico, ya que ha estrenado la ópera “Pepita Jiménez”, de Albéniz en el Teatro Argentino de La Plata, o la zarzuela “Luisa Fernanda”, en el Teatro Julio Mario Santo Domingo de Bogotá. Asimismo, ha grabado para Naxos Música de Cámara de R. Halffter con la Orquesta de la Comunidad de Madrid y La Verbena de la Paloma para Decca.

Después de las funciones del Teatro de la Zarzuela en Madrid volverá a hacer “Carmen” con la Compañía Nacional de Danza (producción que ganó el Premio Benois de la Danza, es el más importante a nivel internacional) y “El Sombrero de Picos”, con el Ballet Nacional de España, antes de embarcarse en la grabación y ensayos de “Electra”. Y, hasta que concluya el año, más compromisos, la ópera: “La Sonnambula”, con la Real Fhilarmonia, así como el ballet “Romeo & Juliet”, con Le Ballet du Grand Théâtre de Genève en el Gran Teatro del Liceo. La lista de actuaciones es interminable.

Manuel Coves, en una fotgrafía de estudio.
Manuel Coves, en una fotgrafía de estudio.

UN TIPO SENCILLO

Manuel Coves es un tipo sencillo, adaptado a su tiempo. Su nombre aparece en infinidad de publicaciones que han escrito todo sobre él. Es un orgullo para Linares y para Jaén, al igual que su hermano, otro de los artistas más internacionales de la ciudad minera, el guitarrista Vicente Coves, con el que compartió pupitre y estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba. No hay escenarios en el mundo en los que el apellido Coves no despierte admiración. Por una extraña razón, Linares es una factoría inagotable de músicos. A los hermanos Coves, se suman firmes promesas de la dirección como Lucía Marín, que triunfa en Estados Unidos, o ya consagrados, como Ángel Luis Pérez. Nadie se explica como un municipio que no supera los 60.000 habitantes pueda dar al mundo tales estrellas, o sí, si tenemos en cuenta que es la cuna de Andrés Segovia.

Comments

comments