“Me dijeron zorra y que me iban a meter la polla en la boca”

Soraya Leiva, asistente del partido Torredelcampo-Vilches, relata los insultos machistas que recibió de jugadores y público

Soraya Leiva todavía habla visiblemente emocionada y con la voz entrecortada cuando recuerda lo vivido, el pasado domingo, en el campo de Torredelcampo. “Nada más llegar al vestuario, me derrumbé y no podía parar de llorar”, relata.

Ese estado emocional de ansiedad e impotencia fue producto de la ristra de insultos machistas que recibió durante el partido de Primera Andaluza (antigua Regional Preferente) entre el CD Torredelcampo y el CD Vilches. “Me llamaron zorra. Que lo que me gustaba era estar rodeada de tíos”.

Palabras que fueron recogidas por el árbitro del choque Antonio Hernández Jiménez, adscrito a la Delegación de Linares, en el acta. Sin embargo, los improperios a la joven asistente de Úbeda llegaron más lejos cuando, según afirma, alguien se dirigió a ella en el descanso y le espetó: “Te vamos a meter la polla en la boca para que no llames más al árbitro”, asegura.

Acta del partido entre el CD Torredelcampo y el CD Vilches.

Soraya Leiva se convirtió en el centro de la mayoría de los insultos, sobre todo, en la segunda mitad. “El partido iba correcto y dentro de la normalidad hasta el descanso. Después todo fueron malas palabras hacia mí”, subraya. El trío arbitral, incluso, solicitó la presencia de la Policía Local o de la Guardia Civil. “Estuvieron en el campo, pero en la puerta. En ningún momento se acercaron a nosotros”, subraya. Es la primera vez en sus ocho años en el mundo del arbitraje que Soraya Leiva vive una situación así. “Lo máximo que recuerdo fue un intento de agresión de un hombre ebrio en un partido de juveniles. Pero nunca antes esos insultos tan duros”, enfatiza.

La asistente, que reside en La Guardia, reconoce que el machismo, por desgracia, está presente en los terrenos de juego de la provincia. “Las mujeres en el fútbol damos un paso para adelante y dos para atrás, a pesar de que estemos tan avanzados en otros aspectos”, comenta, antes de añadir: “A una compañera, no hace mucho, un hombre le dijo que la insultaba porque había pagado la entrada y porque no podía insultar a su mujer”. Lindezas que, a juicio de Soraya, hay que desterrar de una vez por todas de los campos. “Esto no pasa de ser un deporte”, insiste.

La árbitro asistente señala a varios jugadores del CD Torredelcampo, que estaban en la banda lesionados y sancionados, como autores de los insultos. Un extremo que desmiente por completo el presidente del club, Juan Carlos Blanca. “Mis futbolistas me aseguran que no le dijeron nada de lo que viene en el acta y mucho menos ese tipo de expresiones”, sentencia. Es más, el directivo carga contra los aficionados del CD Vilches, entre los que había directivos, ubicados en esa zona del campo, en la que por cierto no hay gradas. “Tanto mi director deportivo, como los jugadores niegan que insultaran a la asistente. Las protestas venían de la zona en la que se encontraban el público que venía de Vilches”, reitera. En este sentido, Juan Carlos Blanco condena de manera tajante cualquier acto o actitud que vayan en contra de la reglamentación, ya sea verbal o física, tanto en el terreno de juego como en las gradas.

CRUCE DE TUITS ENTRE LOS EQUIPOS

El entrenador del conjunto vilcheño, Javier Mañas, tampoco escuchó los improperios reflejados en el acta, si bien denuncia el comportamiento antideportivo de los jugadores del CD Torredelcampo, que no estaban en el campo. “No pararon de insultar a nuestros futbolistas, a los que llamaron, entre otras cosas, drogadictos”, afirma.

La disputa entre ambos clubes pasó del césped a las redes sociales, en las que cruzaron acusaciones vía tuit. “Después de ver el acta alterada e inventada del colegiado, decir que detrás del linier número dos había aficionados de nuestro club y del Vilches y en ningún momento hubo comentarios machistas hacia ella de ninguna de las dos aficiones. Hubo protestas pero como en todos los campos”, comenta el CD Torredelcampo en su cuenta oficial. Una versión que contrasta con los mensajes publicados por su rival.

“Deleznable el trato recibido por nuestros jugadores en el partido contra el Torredelcampo, tachando de drogadictos”, denuncian, para agregar, acto seguido: “Además de insultos machistas a nuestra fisioterapeuta y agresiones en el campo a jugadores del CD Vilches. Esperemos no vuelva a repetirse”, lamentan.

El máximo responsable de la Delegación de la Federación Andaluza de Fútbol en Jaén, Ildefonso Ruiz, desconoce lo sucedido, aunque se muestra tajante ante la magnitud de los hechos que denuncia la juez asistente. “Esta Federación no consiente, ni consentirá actitudes de este tipo. Seremos contundentes en las medidas, que a nadie le quepa duda”, asegura. Ildefonso Ruiz destaca que esta temporada se ha creado, precisamente, una comisión para la integración con el fin de erradicar la violencia del fútbol, máxime si encierra encima machismo.

Comments

comments

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here