Hay efemérides para prácticamente todo. Para las mujeres embarazadas también. Desde 1962 se celebra, cada 31 de agosto, el Día Internacional de la Obstetricia y la Embarazada. Se hace en homenaje a la muerte de San Ramón Nonatto. Nacido en Lleida en 1204, debe su nombre al hecho de que fue extraído con vida del vientre de su madre muerta el día anterior. Por las circunstancias de su nacimiento, lo nombraron patrón de las obstetricia, parturientas y embarazadas, celebración que recae en el aniversario de su muerte, en 1240.

Esta es solo una de las curiosidades que uno descubre cuando en su casa esperan un bebé. En el momento en que la prueba enseña esa doble raya que desemboca en un nudo en el estómago, se abre ante sí un mundo de posibilidades. Estado de buena esperanza, lo llaman. Y no es para menos. Porque los que han sido padres siempre coinciden: no hay nada comparable al sentimiento de tener a tu hijo en brazos. Pero hasta que ese momento llega, las futuras madres, los padres y familiares con ellas, deben esperar nueve meses en los que su vida es una auténtica montaña rusa.

Pintapanzas de Lidia Serrano.

El embarazo es un mar de dudas. A la revolución hormonal se le suma la preocupación constante por saber si ese nuevo ser que crece dentro está bien. Pero nueve meses se pasan volando y hay que vivirlos al máximo. No perderse ni un momento y, a poder ser, guardarlos en diferentes frascos que en un futuro se destaparán para enseñarlos a sus hijos. Para recordar junto a él todos esos momentos de felicidad y de preocupaciones. Es tiempo también de preparación para que cuando llegue la hora de la verdad todo sea lo más tranquilo posible.

Nos adentramos en el mundo premamá para conocer solo una ínfima muestra de cómo la sociedad se pone a su servicio para que todo sea más fácil. Un pequeño ejemplo de cómo vivir el embarazo también ha cambiado con los tiempos. Sin ir más lejos, las aplicaciones móviles. Hoy las madres pueden seguir el proceso semana a semana mediante el móvil.

Rocío Calero tiene 29 años. Espera a su primer hijo. Es una niña. Está de 18 semanas y casi no se lo cree. Todavía no sabe qué actividades hará. A qué cursos se apuntará. Está aterrizando, como aquel que dice, en el complicado y fascinante mundo del embarazo. Además de compartir la experiencia de familiares que han dado a luz recientemente, Gestograma se ha convertido en su gran aliado.

—Tengo una aplicación que todas las semanas te controla en peso, las medidas… Te dice lo que le va pasando al bebé y cómo te vas a ir sintiendo tú y los cambios que vas a notar. Y la verdad es que coincide. Te ayuda cuando no tienes ni idea.

Rocío se confiesa un poco “pasota”. Supone que cuando tenga una buena barriga se hará una sesión de fotos y puede que se la pinte. “Eso mola”, bromea. Lo que sí quería era hacer pilates, pero los horarios se lo impiden.

—Para las que trabajamos mañana y tardes es un poco complicado porque los horarios no nos coinciden.

Ana María Fuentes. Fotografía: Rafa Casas.
Ana María Fuentes. Fotografía: Rafa Casas.

Ana María Fuentes también vive ese sueño. Está embaraza de siete meses de su primer hijo. Ella quiere hacerlo todo porque considera que es una bonita experiencia que hay que vivirla.

—Los primeros cuatro meses lo pasé regular. Pero todo se te olvida.

Lo cuenta justo después de hacerse una sesión de fotos. “Nos hace mucha ilusión. Para tener un recuerdo”. En septiembre empezará con los cursos de lactancia para estar lo más preparada posible. Además, se ha hecho una ecografía en 4D, toda una experiencia. También tiene intención se pintarse la barriga y sumarse, así, a una moda muy extendida en Jaén.

Se ríe cuando piensa cómo ha cambiado el embarazo con el paso de los años.

—Antes no sabíamos nada y ahora sabemos demasiado. Es lo que me dicen.

Y es que cuando una madre o, sobre todo, una abuela descubre cuán avanzadas están hoy las tecnologías y cuántas actividades se organizan alrededor de ellas se llevan las manos a la cabeza. ¿Quién les iban a decir que se harían una sesión de fotos al más puro estilo famosas de revista del corazón?

FOTOGRAFÍAS PREMAMÁ

De alguna manera, ella abrió mentes. La aparición de la actriz Demi Moore mostrando su embarazo desnuda en la portada de la revista Vanity Fair rompió con muchos tabúes. Marcó un antes y un después en el mundo premamá. Por no hablar de Kim Kardashian compartiendo ella misma un ‘selfie’. La idea de inmortalizar de forma sensual una de las etapas más bonitas de una mujer se ha convertido en una autentica revolución.

Rafa Casas hace dos años que tiene su propio estudio de fotografía, Rafa Casas Photographer. El objetivo de su cámara es capaz que captar la complicidad de unos padres con su bebé cuando todavía no han nacido. Son muchas las jiennenses que acuden hasta su estudio en busca de inmortabilizar su estado de buena esperanza. Álbumes digitales, fotos sueltas, ampliaciones o divertidas composiciones para mostrar la evolución de esos nueve meses de vida.

—Lo que quieren es tener un bonito recuerdo. Normalmente vienen cuando están de entre seis y ocho meses, cuando las barrigas se notan, aunque las hay que quieren fotografiar todo el embarazo.

Las risas son la tónica habitual de una sesión de fotos premamá y prepapá. Una oportunidad única para desconectar del estrés que puede generar el embarazo.

—Se suelen dejar aconsejar sobre cómo hacer las divertidas fotos porque cada pareja es única y se capta su esencia. Algunas llegan con fotos que han visto en internet y que quieren iguales, pero son las que menos. Las sesiones pueden ser en el estudio pero los hay que también buscan un entorno más natural, como es el caso de Cristina Castillo (foto de portada de este reportaje). Inmortalizar uno de los momentos más bonitos de su vida en un marco como es la naturaleza es una opción por la que poco a poco se decantan más.

Además, se da la circunstancia de que la que va, repite. Porque lo normal, como explica el fotógrafo, es que una vez han dado a luz, quieran repetir las sesiones con sus bebés recién nacidos. Al final, se crea una comunión entre profesional y cliente muy especial.

BELLY PAINTING

Pintapanza de Lidia Serrano a su cuñada, una de las primeras que hizo.

Si le preguntáramos a nuestras madres o abuelas si cuando estaban embarazadas hicieron belly painting seguramente nos mirarán con ojos extrañados. Así es cómo se le conoce a la práctica de pintar las barrigas de las futuras mamás. Ya no se conforman con una sugerente instantánea. Dan un paso más y buscan la creatividad y plasmar en un dibujo los sentimientos tan difíciles de expresar con palabras. Lidia Serrano es periodista. Siempre ha tenido inquietud artística y después de “dar muchas vueltas” decidió hacer ilustración. Estudió en la Escuela José Nogué. Después le surgió la posibilidad de crear un centro creativo y ahí nació Pasearte Jaén. Empezó a ilustrar su arte en las barrigas cuando todavía no estaba tan de moda en la ciudad.

—Mi cuñada se quedó embarazada. Ella es argentina y muy visionaria. Fue la que me dijo que el belly painting no estaba muy visto en Jaén. Me puse con ella y así empecé.

No es solo cuestión artística o las ganas de hacerse unas fotos originales. Se ha demostrado que esta práctica tiene múltiples beneficios tanto para la mamá como para el bebé. Además de fortalecer lazos, el contacto con los pinceles estimula al bebé y hace que se mueva y disfrute. Por no hablar de la sensación placentera y de relajación de la madre. Las posibilidades son tan infinitas como la imaginación. Lidia Serrano explica que hay quienes llegan con una foto y quieren que se la ilustren. Pero hay otras que van más allá, que buscan esa imagen que simbolice el contexto que están viviendo y sus formas de vida. De ahí que la duración de la sesión varíe en función del trabajo.

Lo que yo hago no es copiar una foto, es contar una historia.

Una historia que después será capturada en una sesión de fotos. Porque el dibujo, por mucho que enamore, no es permanente. Todo lo contrario, se utilizan pinturas totalmente inocuas, que se eliminan con facilidad.

—Las futuras madres vienen muy ilusionadas. También las acompañan sus parejas o familiares. Todos tienen una especial ilusión pero en diferentes grados. Es un momento bonito.

SCRAPBOOKING

Todas las experiencias que viven Rocío, Cristina y Ana María pueden quedar plasmadas en un álbum. Es el scrapbooking, una moda cada vez más extendida en Jaén. Juan Flores es el encargado de Manualidades Flores y da fe de cómo esta afición se extiende. Es una actividad manual en la que el papel es el protagonista.

—Lo que hacen es fabricarse su propio álbum, a modo de diario, con unos materiales concretos que se utilizan. En cada una de las hojas pegan sus fotografías, le recortan todo tipo de decoraciones como mariposas, chupetes, trajes de bebés. Según cada hoja van poniendo motivos más infantiles o menos que van mostrando la evolución del embarazo y, después, el nacimiento.

En realidad, se convierte en toda una pasión porque se hacen álbumes de celebraciones familiares, comuniones, etcétera. Es todo un mundo.

—No solo se vende la hoja, que es lo básico. Se compran gillotinas, pegamento especial, pinturas, purpurina, tapas, plantillas y todo lo que la imaginación dé de sí. Incluso aquí en Jaén hay gente que fabrica su propio papel con el algodón con pasta de papel y hojas secas, por ejemplo.

ECOGRAFÍA EMOCIONAL

La tecnología que utilizan avanza a velocidad vertiginosa. Ecografías 4D que permiten ver al bebé en tiempo real. Ana María Fuentes ha vivido esa experiencia impagable. Confiesa que es como verlo “en vivo”. Por eso, cada vez son más las madres que se decantan por esta alternativa para poder ver en movimiento a su bebé en tiempo real y de forma tridimensional. La Ecografía 4D HD Live constituye una de las últimas novedades porque permite obtener imágenes casi reales, casi como si pudiéramos acceder al interior del útero.

Pero la verdadera revolución llega de la mano del 5D. Un tercio de las embarazadas que se realiza ecografías 5D imprime a su bebé en tres dimensiones. Esta técnica permite, de forma “excepcional”, poder tocar físicamente los rasgos faciales de un bebé que aún se encuentra en situación gestante. Consiste en imprimir la imagen en tres dimensiones utilizando un material sintético que da lugar a una figura con gran realismo.

MENS SANA IN CORPORE SANO

Muchas mujeres quieren que su embarazo sea, también, un proceso saludable. Cuidarse al máximo por el bien de la madre y del bebé. Pero también para estar preparadas para cuando llegue el momento del parto. Y es que un embarazo sedentario puede dificultarlo. Matronatación, yoga o pilates son algunas de las modalidades más demandadas. La palabra clave es moderación. En Jaén, PlayPilates es uno de los centros que ofrecen este tipo de actividades. Ejercicios suaves, supervisados por el profesor y adecuados a los cambios que sufre tu cuerpo. Así, el pilates puede ayudar a preparase para el parto y para tener una mejor recuperación del mismo. Además, cuida la espalda y permite corregir la postura corporal. Fortalecen el abdomen, espalda y músculos del suelo pélvico sin sobrecargar las articulaciones. Por eso son excelentes durante el embarazo. Algunos estudios sugieren que la práctica regular del método pilates puede ser tan favorable como los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico.

Lo mismo ocurre con la matronatación. Según la Fundación Española del Corazón, la natación es uno de los ejercicios más recomendados para mejorar la salud de las madres. Una de las grandes ventajas es que el agua amortigua el peso corporal, por lo que las embarazadas tienen más libertad de movimiento y menos sensación de pesadez por el efecto de la gravedad. Relajación, controlar el peso, mejorar el sistema cardiovascular, tonificar los músculos, optimizar la flexibilidad o reducir el estrés son solo una muestra de lo que puede ayudar.

Clases de lactancia, de porteo, baby showers o fiestas de bienvenidas al bebé. Son infinitas las posibilidades que ofrece un embarazo e imposibles de condensar en este artículo. En Jaén hay una manera de descubrirlas. Se llama Piccolo Mundo y se ha consolidado como la feria de referencia dirigida a la familias en la provincia. En Ifeja se dan cita, en primavera, las principales marcas relacionadas con el sector representadas a través de sus distribuidores mas cercanos al público asistente del bebé, de la infancia y de la maternidad. En esta tercera edición, 6.600 personas la visitaron, lo que demuestra su interés por este sector que, como todo, también se ha convertido en un negocio.

Comments

comments