La última disputa entre la Entidad Local Autónoma (ELA) de Mures y el Ayuntamiento de Alcalá ha tenido como contexto las recientes fiestas de San Roque en la aldea. El Centro Social, en concreto. ¿A quién compete? La ELA dice que está en el inventario de bienes de Mures, mientras que el Gobierno de Alcalá mantiene que es suyo. Estuvo cerrado al público los días de fiesta después de que Francisca López ‘Paquitina’, la presidenta de la ELA, lo abriera, indignada, el primer día y rechazara un módulo prefabricado. El conflicto se ha saldado con intervención policial y dos denuncias: López comunica a la Fiscalía que, a su entender, el Ayuntamiento autorizó una adjudicación que no le correspondía —en alusión a la adjudicataria del centro—; el Ayuntamiento denuncia también vía penal a López por abrirlo. Además, el martes pasado, ‘Paquitina’ registró un texto en la Guardia Civil para defender punto por punto lo que hizo y las claves del último choque con Alcalá.

El bajo del Centro Social de Mures sigue precintado. Fotos: Fran Cano.
El bajo del Centro Social de Mures sigue precintado. Fotos: Fran Cano.

¿De dónde vienen estas disputas? La fecha varía en función de quién conteste. María Villegas, líder del PSOE de Mures y exconcejal alcalaína, aseguró a este medio que todo viene del año 2003 y que el móvil de ‘Paquitina’ es la venganza. La presidenta de la ELA admite que hay rencores entre su familia y la de Villegas, pero apunta que las tensiones arreciaron en 2011, cuando ella ganó por primera vez las elecciones municipales.

Mures, a diferencia del resto de aldeas alcalaínas, ha encontrado en ‘Paquitina’ una líder que enfrenta al Ayuntamiento de Alcalá. La aldea, que fue declarada ELA en 2001, vota con doble urna desde la Transición. Es decir, el mureño elige a su representante local y también tiene derecho al sufragio como ciudadano alcalaíno. Si las riñas con Alcalá continúan, ¿aparecerá una corriente que promoviera la independencia municipal de Mures? Según ha sondeado este medio en territorio mureño, la respuesta es un ‘no’ que roza la indiferencia. Y si existiera ese cauce promunicipal, sería muy complicado materializarlo desde los puntos de vistas legal y administrativo. Diferente es que en IU Mures se perciba como un (deseado) desbloqueo. Una liberación para ser políticamente aún más autónomos.

Francisca López abre la puerta del Ayuntamiento de Mures en presencia de Loli Prieto. Fotos: Fran Cano.
Francisca López abre la puerta del Ayuntamiento de Mures en presencia de Loli Prieto. Fotos: Fran Cano.

“DEBERÍAMOS DECIDIR EN QUÉ SE INVIERTEN LOS PLANES”

Es lunes 21 de agosto de 2017. Las fiestas han quedado atrás, pero las banderas de diferentes países cuelgan aún a la entrada del pueblo. Los restos del festejo. Son poco más de las 19:30 horas, y apenas hay gente en la calle. Un matrimonio francés sale a la entrada de su casa como para medir el calor. Es otra tarde asfixiante en el sur de Jaén. Apenas hablan castellano. Por eso que no entienden bien cuándo se les pregunta dónde está el Ayuntamiento.

—Sí, está ahí —responderá un par de minutos más tarde un señor, unos cuarenta años, sin dejar de caminar hacia el centro del pueblo.

Al Ayuntamiento llegan Francisca López ‘Paquitina’ y Loli Prieto, las representantes de IU en la ELA. Prieto habla y actúa como lo que es: la mano derecha de ‘Paquitina’. No sólo comparten filas y lugar de residencia; el discurso es idéntico: ambas están convencidas de que el PSOE mureño defiende los intereses del partido en Alcalá por encima de las necesidades del pueblo.

—Yo creo que María Villegas representa eso, y así es percibida aquí: alguien al servicio del PSOE de Alcalá —afirma Prieto.

La entrevista es en la oficina del Ayuntamiento, justo después de que ‘Paquitina’ lo abra. Está sentada junto a su compañera de IU.

Lamentan lo que ha ocurrido en San Roque.

Lamentan que la adjudicataria del Centro Social asistiera a las reuniones de información con el resto de comercios cuando ya tenía una autorización del Ayuntamiento de Alcalá para explotar la terraza en el parque.

—Eso fue una traición —señalan.

Y ése fue el desencadenante de lo que vino después: el cerrojo forzado para abrir el centro, la posterior intervención de agentes para precintar el bajo, la presencia de un vigilante durante los dos últimos días de fiesta para que los miembros de las orquestas se cambiasen en el centro, el estupor de los vecinos y el desgaste —más desgaste– de las relaciones institucionales.

Loli Prieto y Francisca López son las concejalas de IU en Mures.
Loli Prieto y Francisca López son las vocales de IU en Mures.

HISTORIA DE LINAJE Y FAMILIAS

IU ha sido el partido que más tiempo ha gobernado en Mures. La historia señala un factor de cierto linaje, común en algunos pueblos: el padre de ‘Paquitina’, Francisco López, fue máximo representante de la aldea. Según recuerda la hija, estuvo a punto de pisar la cárcel por un conflicto relacionado con el agua, otra historia local muy densa y conflictiva. Aún colea.

Miguel Villegas, hermano de María Villegas, fue también el primer edil de Mures antes de que ‘Paquitina’ entrara al poder en 2011. Villegas primero representó al PSOE y más tarde fundó Pamul, una plataforma ciudadana. Sí, independiente.

—Llegó a tener enfrentamientos con el PSOE de Elena Víboras, entonces alcaldesa —recuerda la hoy presidenta de la ELA de Mures.

La tensión con Alcalá, pues, no data de los tiempos de ‘Paquitina’ ni es exclusiva de IU. Es anterior, y en el relato público se cuelan episodios de rencillas personales que explican que dos vocales del mismo pueblo no se dirijan la palabra si se cruzan por la calle. Son los peores efectos de la política en el mundo local.

Hoy IU Mures se entiende mejor con el representante del PP que con las dos del PSOE.

Hay una queja en IU:

—Ni siquiera podemos decidir a qué se destinan los planes de empleo provinciales —señala Prieto—. Lo hace el Ayuntamiento de Alcalá.

—Si Mures fuese un municipio independiente sí podrían decidir —les digo.

—Sí, a nivel político sería todo más rápido.

Y otra queja:

—Somos la ELA con menos presupuesto de Jaén y te diría que de Andalucía —añade Prieto.

El presupuesto de 2017 ronda los 200.000 euros, unos 107.000 proviene de Alcalá.

IU reivindica que acabó con una deuda de 70.000 euros, el agujero que encontró en 2011.

La Comisión de Festejos ha estado integrada por una decena de jóvenes.
La Comisión de Festejos ha estado integrada por una decena de jóvenes.

LA DECEPCIÓN DE LA COMISIÓN DE FESTEJOS

Mures ronda los 800 habitantes, y en verano es refugio de jóvenes que vuelven a su pueblo. Hay quien ha hecho su vida fuera y quienes residen todo el año aunque trabajen cerca. En Alcalá, por ejemplo.

Un grupo que ronda la decena ha integrado la Comisión de Festejos. Son jóvenes con edades que oscilan entre los 15 y los 30 años. No hablan de política. Tampoco entenderían un Mures independiente de Alcalá. Les gusta su pueblo. Por eso se mojan con la organización de las fiestas.

Una de las integrantes de la comisión habla con hastío de lo ocurrido. Del jaleo con el Centro Social. Dice que hasta se han visto señalados por el entorno de la adjudicataria, quien finalmente no puso mesas en las terrazas. El PSOE no habla de decisión, sino de “acoso” por parte de ‘Paquitina’.

—Si no lo hizo fue porque no quiso. No creo que nadie pueda impedirle algo así —dice una joven de la comisión que prefiere mantenerse en el anonimato.

La escena con los policías, los guardias civiles y el vigilante ha causado una sensación extrañísima entre los jóvenes. Se preguntan cómo han llegado la ELA de Mures y el Ayuntamiento de Alcalá a “esos extremos”. Molesta que “la política” manche unas fiestas.

—Se te quitan las ganas de hacer cosas. El año que viene no creo que esté en la comisión —apunta, con el gesto cansado de quien no entiende nada.

“ES MUY RARO, NO HABÍA PASADO ANTES”

Cinco mujeres mayores, una con andador, caminan cerca del lugar donde hubo dos servicios portátiles en San Roque. La zona está próxima al Centro Social, que hoy sí luce con clientes en la terraza. El bajo está todavía precintado.

—Lo que ha pasado es muy raro. El año pasado no hubo problemas, y en la década que estuvo el anterior adjudicatario del centro, éste no se cerraba en las fiestas —comenta una mujer de vestido rojo.

—Parece que había aquí terroristas —bromea otra de mayor edad y de menor estatura, el atuendo negro.

—Ha sido muy feo. Ellos sabrán qué ha pasado —comenta otra.

‘Ellos’ son el Ayuntamiento de Alcalá y ‘Paquitina’.

El deseo vecinal es que San Roque 2018 sea tranquilo.

—Cuando dicen eso de ‘Mures independiente’, me parece de risa —resuelve la joven de la comisión.

La lucha de poder sí es muy seria.

El lugar donde se instalaron los dos servicios portátiles en las fiestas de San Roque.
El lugar donde se instalaron los dos servicios portátiles en las fiestas de San Roque.

Comments

comments

Comments are closed.