Alta incidencia de la gripe.
Alta incidencia de la gripe.

La bajada de las temperaturas de la semana pasada provoca que los casos detectados de esta enfermedad en jiennenses se incrementen de 176 a 199 por cada 100.000 habitantes

La incidencia de la gripe aumentó, aunque de forma moderada, durante la semana pasada en la provincia de Jaén respecto a la anterior. La tasa pasó de 176 casos detectados por cada 100.000 habitantes a 199, es decir, 23 más. Sin embargo, estas cifras no ha supuesto un incremento con respecto al mayor pico de esta temporada, que se alcanzó a finales del pasado mes de enero con 365 casos.

La gripe y el invierno van íntimamente ligados. Sin embargo, esta temporada se ha detectado una incidencia diferente, al haberse adelantado. Lo normal es que la mayor incidencia se produzca entre la tercera y cuarta semana de enero. Esta vez, se produjeron dos picos importantes, el de enero pero, también, el de finales de diciembre, antes de lo esperado.

La causa de este último incremento, según los expertos, ha sido la bajada de las temperaturas registrada durante los últimos días. Facilita la propagación de esta enfermedad, pero no esperan que se supere ya el nivel más alto debido a que el período invernal se encuentra bastante avanzado. Los casos de gripe totales detectados hasta el pasado domingo 11 de febrero en la provincia de Jaén por los médicos de la sanidad pública andaluza ascienden a 1.894 por cada 100.000 habitantes, lo que supone un total algo superior a las 13.000 personas afectadas por esta patología, según fuentes sanitarias.

VACUNACIÓN

 La Consejería de Salud llevó a cabo a finales del año pasado la campaña de vacunación de la gripe en la comunidad autónoma para evitar complicaciones derivadas de esta enfermedad en la población de riesgo. Para ello, puso a disposición de los jiennenses 120.466 dosis de vacunas, que se distribuyeron en 206 centros sanitarios de toda la provincia de Jaén. Los grupos de población que presentan mayor vulnerabilidad frente a este virus son las personas mayores de 65 años, las que padecen determinados problemas crónicos de salud, que se pueden ver agravados con la gripe y generar complicaciones más graves, además de las mujeres embarazadas y algunos colectivos profesionales, como los que forman parte de los servicios comunitarios.

La población entre 65 y 73 años de edad pudo ponerse además la vacuna contra el neumococo, que inmuniza frente a una de las principales bacterias productoras de otitis media, sinusitis y neumonía.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here