Ortiz, el capitán de España, listo para jugar la final del Europeo. Foto: Ginés Rubio.
Ortiz, el capitán de España, listo para jugar la final del Europeo. Foto: Ginés Rubio.

La selección alcanza su novena final del Europeo continental en 11 ediciones

España es una garantía de éxito casi siempre. Lo dicen las sensaciones y también los datos: jugará su novena final de Eurocopa de las 11 ediciones disputadas. Para el capitán del barco, Carlos Ortiz, será su quinta, incluida la disputada en Debrecen, también contra Portugal, en 2010, y con victoria hispana por 4-2. En esa ocasión, Ricardinho no pudo defender su camiseta nacional, aunque todavía no era todo en lo que se convertiría después. Esta vez, es el mejor del mundo. Ortiz, que comparte vestuario con el mago, cuenta con la experiencia colectiva, aunque hasta llegar allí se tuvo que pelear en los penaltis contra Kazajstán.

“Esperábamos sufrimiento, sobre todo mental y tácticamente, ya que jugaron los 50 minutos de amenazas con el portero-jugador y eso te exige mucho en el plano físico. La intención era la misma que con el Mundial, aunque en cada partido tienes que evolucionar y tratar de corregir los errores que hubiéramos cometido. En la defensa adelantada hemos estado muy bien, no tanto en cuanto ellos han empezado con el juego de cinco para empatar el partido dos veces”, admite el madrileño, que debió hacer frente a casi 6.000 aficionados que vitoreaban a los de Cacau, para LaContraDeJaén. Dice que está “acostumbrado a ello”, a un ambiente en contra, porque la gente “va con el rival, a priori, débil” ya que “España llega a las finales”.

Una vez pasado el mal trago, el cierre recordó un par de puntos de inflexión en otros torneos como los penaltis en Oporto 2007 (precisamente contra Portugal) o en Debrecen 2010 (la famosa tanda fantasma de Javi Rodríguez). “Siempre hay una clave en cada competición y hoy volvimos a tener esa suerte. Ojalá lo rematemos el sábado. Estamos tranquilos, aunque sepamos que no estamos brillantes con el balón. Más bien, unidos como equipo, trabajando muy bien y defendiendo a un gran nivel”, continuó.

Es tiempo para disfrutar, según sus palabras: “Hemos sufrido como equipo, hemos conseguido pasar a otra final, que es algo muy importante. Debemos tener los pies en el suelo y pensar ya en el partido del sábado para llevarnos el título para España. Los portugueses están muy bien, demostraron que son el equipo más en forma o el más vistoso, pero haremos nuestro trabajo. Sabemos cómo tenemos que jugar e intentaremos evitar que ellos utilicen sus bazas. Que se vean un gran espectáculo. No son favoritos porque España siempre pelea por el título. Cada uno tiene su estilo”. El próximo sábado, hacia la noche eslovena, España tendrá la oportunidad de levantar su octava Eurocopa y que Carlos Ortiz sea el encargado de volver a alzarla al cielo. Quedan 40 minutos.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here