El TSJA ha dado la razón al Ayuntamiento en el asunto de la bolsa de Bomberos. En la imagen, un simulacro. Foto: Ayuntamiento de Alcalá la Real
El TSJA ha dado la razón al Ayuntamiento en el asunto de la bolsa de Bomberos. En la imagen, un simulacro. Foto: Ayuntamiento de Alcalá la Real

El Ayuntamiento acusa a los representantes sindicales de “tergivesar” los términos del acuerdo alcanzado el 30 de junio

Conflicto enquistado. El Ayuntamiento de Alcalá y el Cuerpo de Bomberos no terminan de llegar a un acuerdo después de nueve reuniones. El equipo de Gobierno sitúa ahora el foco en los representantes sindicales —en concreto en UGT: “Tergiversan los términos del acuerdo alcanzado el 30 de junio”, señala en una nota, al tiempo que habla de “profunda decepción”. La polémica recuerda a la ocurrida con motivo de la Vuelta Ciclista. Entonces afectó al Cuerpo de la Policía.

El Ayuntamiento señala que, en las cuatro últimas reuniones mantenidas durante septiembre y octubre, ha pretendido ser “realista y sensible” con los planteamientos de los bomberos, pero sin renunciar a la disponibilidad para la “incorporación inmediata” ante situaciones de emergencias. Esa esa una cuestión vital, remarcada en el acuerdo de junio.

LA TENSIÓN CON LA CONCEJAL DE RECURSOS HUMANOS

El equipo de Gobierno ha abandonado la negociación en la última reunión. Asegura que es la única salida que les ha quedado tras la posición de la sección sindical de UGT en el Ayuntamiento y del secretario provincial de la Federación de Administración Local del mismo sindicato. A juicio de los socialistas alcalaínos, ambos buscan el “enfrentamiento y la descalificación personal” en relación con la edil de Recursos Humanos, Cecilia Alameda.

El Ayuntamiento admite el acuerdo de junio no satisfacía plenamente a las dos partes. No obstante, lo defiende porque, a su entender, aumentaba la prestación del servicio a la ciudadanía. “Nos dotaba de unos retenes que, en caso de emergencia, se suman a los efectivos permanentes, a cambio de un aumento total de las retribuciones”, recuerda. Ocurre que el Gobierno local pretendía que los agentes se apuntaran voluntariamente para prestar el servicio localizable e incrementar así las retribuciones de los inscritos. 

POSIBLE VUELTA A LAS NEGOCIACIONES

Los socialistas han hecho una petición a los representantes sindicales para retomar este acuerdo con otros talantes. “Que dejen de poner el foco en insultos personales hacia ediles y se centren en cuestiones que afectan a las condiciones de trabajo de los empleados municipales”, piden desde el Gobierno local.

Cecilia reivindica una actitud responsable y leal de los representantes sindicales con el Ayuntamiento y denuncia el incumplimiento permanente de los acuerdos alcanzados en las Mesas de Negociación. “No es posible acuerdo alguno si por medio se producen ofensas hacia las personas”, asegura.

LAS CLAVES DEL ACUERDO VIGENTE

El acuerdo vigente del año 2016, aprobado por unanimidad en la Mesa de Negociación, ha sido revisado a partir de un decálogo de demandas planteadas por la representación sindical de UGT. A la negociación, en el ámbito de las relaciones laborales, se sumó la declaración de huelga indefinida para el 1 de julio, si no se alcanzaba un acuerdo.

Finalmente, el 30 de junio se llegó al acuerdo de realizar una Valoración de Puestos de Trabajo, que afectará a todo el personal municipal, a la eliminación de la jornada de trabajo de especial dedicación, al incremento del  tiempo de trabajo para la formación. Y a la disposición de dos bomberos localizables por día, para la incorporación en casos de urgencia e inaplazables, a cambio del aumento de las retribuciones en 150 euros mensuales.

Sin embargo, en las reuniones mantenidas durante el mes de septiembre y octubre la parte social ha pretendido sustituir el término localizable por disponible, de manera que no existiera una obligación material de que algunos bomberos-conductores estuvieran localizables en la planificación del calendario laboral.

El Ayuntamiento sostiene que ha buscado y ha realizado propuestas alternativas para dar respuesta a ambas partes, canalizando la adscripción voluntaria para los servicios urgentes y aumentando las retribuciones para aquellos efectivos que estén en disposición de realizar una incorporación en un tiempo inferior a media hora.

LA RESOLUCIÓN DE ALCALDÍA COMO ÚLTIMA MEDIDA

Según los socialistas, la reacción a cada propuesta ha sido negativa. “En cualquier caso, el Gobierno de Alcalá tiene la responsabilidad de organizar los servicios municipales, como es el caso de los bomberos-conductores”, explica el Ayuntamiento. Y avisa: “Si no hay acuerdo en el marco de la Mesa de Negociación, previa justificación de la voluntad negociadora, se dispondrá los servicios por resolución de Alcaldía”.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here