El plan de 'La Unión' es que la Adacea arrastre inversiones para completar la guardería inacabada y transformarla en centro diurno. En la imagen, una protesta de 'OCO'.
El plan de 'La Unión' es que la Adacea arrastre inversiones para completar la guardería inacabada y transformarla en centro diurno. En la imagen, una protesta de 'OCO'.

La nuestra estrategia de la ‘La Unión’ no convence a ‘OCO’, preocupada en que la cesión del espacio a Adacea cree precedentes

La Asociación de Vecinos La Unión aún tiene esperanzas de que la guardería inacabada se convierta en un centro diurno. Sólo que ahora esas esperanzas se concentran en Adacea, que debe completar dos centros en el espacio cedido por el Ayuntamiento —falta aún la luz verde del Estado. La nueva estrategia de ‘La Unión’ es que Adacea sea el cordón que atraiga también la inversión de la futura estancia diurna.

Es tan delicado el nuevo enfoque que promueve Cristóbal Martínez, presidente del colectivo, que su propia federación matriz, ‘OCO’, no está convencida. “Nosotros lo que queremos es que se hagan las dos construcciones”, dice Martínez. Tiene previsto acabar un escrito para comunicarle al Ayuntamiento su posición.

Los contactos entre Adacea y La Unión han sido más o menos fluidos. La última reunión fue hace, aproximadamente, una semana, según señala el dirigente vecinal.  La incertidumbre es la capacidad de Adacea de atraer inversión no sólo para sus intereses, sino para los de la asociación vecinal.  “No nos importaría que Adacea gestionase nuestra residencia”, añade.

“NO QUEREMOS QUE SIENTE PRECEDENTE”

Pepi Alcántara, presidenta de la federación vecinal, explica a este diario que ‘OCO’ respeta la estrategia que ha trazado Martínez. “Aunque no la compartimos”, asegura la presidenta.

Alcántara teme que la cuestión siente “precedente” en situaciones similares. “Miguel Castro y María Cantos lucharon por el cambio de uso del centro. Incluso consiguieron un proyecto de un arquitecto”, recuerda.

‘OCO’ advierte que las cesiones, como lo ocurrido con Fejidif en el Centro Municipal de Las Fuentezuelas, pueden desvirtuar el trabajo de las asociaciones en espacios públicos. La federación no quiere que bajen los brazos. “Tenemos un barrio con más de 8.000 habitantes. Necesitamos la residencia”, concluye Martínez.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here