Cerrar Buscador

CINCUENTA DÍAS DE RETO CONSTANTE

Por Esperanza Calzado - Agosto 28, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
CINCUENTA DÍAS DE RETO CONSTANTE

Óscar Molina ha realizado varias hazañas en su vida, entre ellas ser padre y perder 153 kilos de peso. Ahora está inmerso en otra: caminar 1.250 kilómetros en 50 días haciendo el Camino de Santiago por una causa solidaria

Si preguntamos cuál es la carretera más larga de España, habrá lectores, sobre todo los más veteranos, que sepan contestar al interrogante; pero otros muchos no. Cuando las autovías y autopistas no se habían apoderado de la geografía peninsular, la antigua N-340 se llenaba en época estival de veraneantes que regresaban al pueblo. Con 1.248 kilómetros, comienza en la provincia de Cádiz y termina en Barcelona. Además de la más larga, probablemente fuese de las más populares del país, gracias al paisaje de costa del que disfruta el conductor. De ahí que se conozca como la "Carretera del Mediterráneo".

Durante años, los viajes podían prolongarse hasta 24 horas. Actualmente, resulta difícil concretar el número real de kilómetros, ya que muchos tramos se superponen con otras vías y hay desdoblamientos. Pero se calcula que se puede tardar unas diez. Diez horas para recorrer 1.248 euros, la misma distancia que el jiennense, fuerterreño de corazón, Óscar Molina Fernández (Jaén, 1981) caminará en 50 días

El 21 de agosto, a las seis de la mañana, daba comienzo un reto personal que se ha convertido en el desafío de todo un pueblo: llegar desde la Plaza de la Constitución de Fuerte del Rey hasta Santiago de Compostela en 50 días a pie. 1.250 kilómetros, aproximadamente, para superarse a sí mismo pero con una buena causa en la mochila. Porque a la par que acumula kilómetros en los pies y experiencias en la mochila, se ha emprendido una campaña de recogida de fondos que irán destinados a la Asociación de Padres de Niños con Cáncer. De ahí que a la salida le acompañasen Juan Galera y Yolanda Montoro, presidente y vicepresidenta de ALES, además de Manuel Melguizo, alcalde del municipio.

 Inicio del reto de Óscar Molina.
Inicio del reto de Óscar Molina.

Aunque el camino lo realiza solo, en espíritu va acompañado por todo Fuerte del Rey. Lleva el respaldo de la veintena de empresas locales que han apostado por él y están patrocinando un desafío que, si el Apóstol, la Virgen de la Cabeza, la del Rosario y El Abuelo quieren, terminará el 9 de octubre

—Hoy ha sido un día muy duro hasta llegar a Santa Cruz. Me ha pillado la lluvia y no me la esperaba. 

Cuando entrevistamos a Óscar Molina es miércoles y media provincia de Jaén se afana en limpiar los restos de las fieras tormentas que dejaron más de 80 litros por metro cuadrado en algunos puntos del nordeste de la provincia. A él también le pilló el agua, que la aguardaba conforme avanzara al norte del país, no ahora. 

Son las seis de la tarde y ya ha descansado. Nos atiende preparado para iniciar la próxima etapa, siempre de madrugada, para evitar las horas de máximo calor, y siguiendo las flechas amarillas del Camino de Santiago. ¿Cómo surge este desafío?

—La idea era hacer el camino desde mi pueblo, el más bonito de España, Fuerte del Rey. Al proponérselo al alcalde se le ocurrió la idea de asociarlo a una causa y de ahí pensamos donar los fondos a ALES. Me pareció una idea estupenda la de ayudar a esos chavales que son los verdaderos guerreros.

Así, todo el que quiera colaborar puede hacer un Bizum a la Asociación poniendo el código 01346 y poner "Camino de Santiagos FDR". Otra vía es acercarse al propio Ayuntamiento y realizar el donativo en persona. Pero el desafío ha ido más allá y ya hay quien hace apuestas, también solidarias, para ver si Óscar Molina será capaz de cubrir las 50 etapas.

—Las voy a hacer sí o sí. Voy a luchar.

Tanta o más convicción que él tiene Manuel Melguizo, alcalde de Fuerte del Rey. Sabe que su convecino tiene la fuerza física y mental para completar el medio centenar de etapas y que de no hacerlo será solo por una causa mayor. Con esta iniciativa ha podido comprobar, una vez más, lo generoso que es su pueblo, del que se siente tremendamente orgulloso.

—La gente está respondiendo. Primero las empresas locales que están patrocinando este desafío y, segundo, los vecinos con sus aportaciones y difusión del reto. Prácticamente la totalidad de las empresas están colaborando de alguna manera. 

Melguizo sabía que a través de las redes sociales la idea iba a tener repercusión, pero no tanta, algo que tampoco esperaba Óscar Molina.

—A veces me preguntó de dónde vendrá el cariño con el que me recibe la gente en los pueblos que visito. Creía que era solo en Jaén, pero no; cuando llegué a Baena me reconocieron los dueños de un supermercado que me trataron de maravilla.

 Llegada a Baena.
 Llegada a Baena.

UN RETO DENTRO DE OTRO

El camino de este fuerterreño se hace más popular conforme más metros acumula en sus pies. Ha completado nueve etapas, diez con la de hoy. Ha recorrido 207,8 kilómetros, a una media de 22 diarios. Pero lo que no todo el mundo sabe es el germen con el que nació la idea.

Hay que remontarse un año y tres meses atrás, aproximadamente. Óscar Molina atravesó problemas personales que le llevaron a pesar 232 kilos. Tocó fondo sabiendo que así no podía continuar. Tenía obesidad mórbida. 

—Desde ese día decidí vivir, bien.

Efectivamente. Empezó a hacer ejercicio y seguir una dieta saludable. A correr poco a poco hasta llegar a un fondo que le permite salvar la distancia de 20 kilómetros o practicar entre tres y cuatro horas diarias de deporte. Con el paso de los meses ha perdido 153 kilos y es otra persona, por dentro y por fuera. Y el bagaje de este año y tres meses es el que pone al servicio de ALES.

—Me encanta ayudar y es la primera vez que lo hago. Es lo más gratificante que te puede pasar en la vida. La mochila no me pesa de los bienes materiales que hacen posible este camino. La mochila va cargada de los niños y niñas de Ales, de sus padres y madres, de mi familia, de mi hijo, de mis hermanos, de la gente que te quiere, de mi Fuerte del Rey, al que estoy inmensamente agradecido por el apoyo.

En el tono de voz de Óscar Molina al alcanzar esta etapa de la entrevista se vislumbra la emoción. Las palabras se acumulan en su boca deseoso de poder transmitir el amor que siente por todos ellos. Su hijo, la gran aventura de su vida, es su apoyo principal. Pero también sus hermanos Isa, Antonio y José, a los que adora. José lo acompañó en la primera etapa y Antonio, militar en Cerro Muriano, lo recibió a su llegada. 

No quiere olvidarse de nadie en este repaso de agradecimientos. Entre ellos al alcalde y al concejal Antonio Montoro, otra pieza clave. Por supuesto, a la veintena de empresas locales, "las mejores de la provincia", bromea, que han hecho posible toda la logística, que no es fácil. 

—Yo sólo pongo las piernas y los kilómetros. Ellos hacen todo lo demás, son los capitanes y los niños de Ales los verdaderos guerreros.

En estos 50 días también le acompañan "desde el cielo" sus seres queridos que ya no están. Y con ellos, todo Fuerte del Rey:

"Me habéis chutado de energía diariamente. Sois la mejor gente que puede tener una población y no me quiero enrollar más, dentro de 50 días espero que cada uno de vosotros estéis orgullosos de este loco fueterreño". Con las palabras que el propio Óscar publicó en sus redes sociales el día que emprendió el reto, desde este rinconcito le deseamos ¡buen camino!

GESTOS DE SOLIDARIDAD DIARIOS

Mientras tanto, no hay día que pase que no se produzca un gesto de solidaridad hacia ALES en algún rincón de la provincia. Este fin de semana, sin ir más lejos. Con el objetivo de alejarse por unos días de la rutina de la enfermedad y poder compartir una experiencia positiva juntos, niños con cáncer pertenecientes a la asociación y sus familiares están disfrutando estos días de un viaje de hermandad en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

Enmarcado en el ‘Proyecto Amigo’, están llevando a cabo todo tipo de actividades, como excursiones, montar a caballo, juegos, piscina, etc., viviendo una experiencia muy gratificante. Oximesa, entidad encargada de patrocinar todas las actividades, infraestructuras y lógistica del proyecto, también cede para el desarrollo de la excursión equipos para la medición de la saturación de oxígeno (pulsioxímetros portátiles), test de antígenos Covid-19 para los asistentes, así como otro equipamiento de terapia respiratoria que sea solicitado por el personal médico responsable de los pacientes.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK