Cerrar Buscador
AMARGA JUBILACIÓN

AMARGA JUBILACIÓN

Por Javier Esturillo - Febrero 10, 2018

Paco Cañada y Antonio Romero comparten banco en la Plaza de San Francisco. La mañana es gélida en la capital. Mientras hojean el periódico, hablan de la familia, de alguna que otra "batallita" y, sobre todo, de las pensiones. Cuando se jubilaron, después de décadas encima del andamio y trabajando de sol a sol, pensaban que vivirían el resto de sus días sin más preocupación que el próximo viaje del Imserso o la partida de cartas en el hogar del pensionista. Sin embargo, con el paso del tiempo su poder adquisitivo ha ido menguando a la misma velocidad que sube el coste de la vida. Tienen que hacer infinidad de números cada mes para afrontar el pago del recibo de la luz, del gas, de la cesta de la compra... Paco Cañada no puede estirar más los poco más de 900 euros que cobra después de 65 años en la obra, de los que "solo cotizó" 46 -se dice pronto-. Con ese dinero viven su mujer, su hijo y él en una vivienda del barrio de San Juan. "La suerte es que no tengo hipoteca", dice aliviado mientras se encoge de hombros y frunce el ceño cuando se le pregunta por el 0,25% que subirá su pensión en 2018. "Es una misera", espeta.

Paco Cañada se ha dejado literalmente la piel en la construcción. Es un hombre sencillo sin más pretensiones que disfrutar de los suyos y de los amigos. No bebe ni fuma ni tampoco podría permitírselo. Lo que cobra del Estado solo le da para pagar facturas e intentar sacar adelante a su hijo de cuarenta y pocos años, al que un divorcio y el paro le han llevado de nuevo a la casa de sus padres. Tres bocas que alimentar y que mantener con el temor de que un gasto imprevisto no le obligue a echar mano de los pocos ahorros que consiguió reunir con tanto esfuerzo, privaciones y sacrificio. Antonio Romero también fue albañil. Precisamente conoce a Paco de aquellos años de paleta, cemento y ladrillos. Tiene el lomo curtido y las manos agrietadas. Reflejo del rigor de uno de los oficios más duros, sobre todo en una época en el que el riesgo estaba presente a cada paso. Él cobra un poco más que su compañero de tertulia mañanera ahora y de andamio antes. "1.060 euros", precisa. Eso supone unos dos euros al mes con el incremento propuesto por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. "No da ni para un kilo de tomates", comenta enfurruñado. "Es ridículo", exclama. Paco aprieta el periódico que tiene en sus manos para descargar el enfado que le produce tener que estar a su 75 años sin la seguridad que le debía haber proporcionado mirar hasta el último céntimo que entraba en casa. Pero más allá de él, quien les inquieta son las nuevas generaciones, los jóvenes. "No sé qué será de ellas si esto sigue así", lamenta después de mirar el reloj y apresurarse para recoger a los nietos del colegio.

 Antonio Romero y Paco Cañada, en un banco de la Plaza de San Francisco de Jaén. Foto: Javier Esturillo
Antonio Romero y Paco Cañada, en un banco de la Plaza de San Francisco de Jaén. Foto: Javier Esturillo

Paco y Antonio forman parte de un colectivo vital para el sostenimiento de miles de familias en la provincia. Según los datos del Observatorio Social de las Personas Mayores de Comisiones Obreras, una publicación elaborada entre la Federación de Pensionistas y Jubilados del sindicato y la Fundación Primero de Mayo, a 1 de julio de 2017 en la provincia de Jaén había 139.672 pensionistas y, según su tipología, la mayoría de ellos, 74.387 lo eran por jubilación; seguidos de viudedad, con 37.246; incapacidad permanente, con 21.320; orfandad, con 6.041; y a favor de familiares, con 678. En esa fecha, la pensión media en Jaén era de 758,52 euros, mientras que la española de 921,10, siendo la quinta provincia del país con la retribución más baja y la segunda de Andalucía. Solo tienen peores resultados Almería con 745,13; Cáceres con 756,25; Lugo con 690,27 y Orense con 670,68. Así, los pensionistas jiennenses solo perciben 23 euros más de media que el salario mínimo interprofesional que, tras la subida del 4% del Gobierno, se situará en 735,90 euros en 2018.

¿Cómo vivir con una pensión jiennense? "De la mala manera", señala Joaquina, de Linares. Cobra una pensión de viudedad que no llega a los 700 euros, con la que mantiene a sus dos hijos a los que la crisis arrebató el empleo. "Llevan sin trabajar más de cuatro años y, tal y como está la ciudad, no creo que puedan hacerlo en mucho tiempo, salvo que emigen". El problema es que rondan los 35 años y las perspectivas de encontrar un empleo en la provincia no van más allá de la campaña de aceituna, en la que los hijos de Joaquina han echado dos meses. Su caso, el Paco o el de Antonio Romero, es extrapolable a miles de jubilados jiennenses que han comenzado a unirse para exigir al Gobierno la revisión al alza -no a la baja- de sus pensiones. Sin ir más lejos, en Linares se acaba de constituir el Movimiento Provincial en Defensa del Sistema Público de Pensiones. Su reivindicación principal, como es lógico, es una subida en las retribuciones, así como mayor seguridad para las mismas. Pero también quieren que reconozcan las pensiones como derecho constitucional, además de restablecer la jubilación ordinaria a los 65 años y solicitar una pensión mínima de 1.080 euros que garantice, con dignidad, la vida de las personas en relación con los criterios que se reflejan en la Carta Social Europea.

 Constitución del Movimiento Provincial en Defensa del Sistema Público de Pensiones, en Linares.
Constitución del Movimiento Provincial en Defensa del Sistema Público de Pensiones, en Linares.

Una cadena de protestas se ha apoderado de las calles de las ciudades y pueblos de la provincia. Quieren dejar patente el rechazo ciudadano al deterioro del Estado de bienestar como consecuencia de las políticas de recortes del gasto público perpetrados por el Gobierno, sobre todo en materia de pensiones en un territorio empobrecido y devaluado, deprimido por el presen­te, angustiado por el futuro. "Ante esta injusta situación, desde CC OO exigimos soluciones. ¿Cómo se puede decir que hemos salido de la crisis y se están subiendo las pensiones un 0,25% desde hace años? ¿Qué culpa han cometido los pensionistas para estar siendo los paganos de esta crisis? La inmensa mayoría ha cotizado entre 35 y 40 años. Se han pagado su pensión más que de sobra. El Estado no les está regalando nada", denuncia el secretario general de CC OO, Francisco Cantero, quien ha encabezado más de una concentración desde que se conocieron los planes del departamento de Fátima Báñez. Francisco Cantero recuerda, además, que, desde que empezó la crisis, están siendo, en gran medida, el soporte de muchas familias. "Con la pensión de los abuelos se hacen milagros para sobrevivir hijos y nietos. Gracias a los pensionistas se está amortiguando el impacto de la crisis en muchos hogares", recalca.

 Concentración convocada por CC OO en defensa de las pensiones. Foto: Javier Esturillo
Concentración convocada por CC OO en defensa de las pensiones. Foto: Javier Esturillo

El 15 de febrero, el 1 de marzo y el 15 de marzo, son las fechas en las que los sindicatos UGT y CCOO llaman a los pensionistas y jubilados de la provincia a movilizarse en contra de la "indignante" subida del 0,25%. Las concentraciones serán ante la Subdelegación del Gobierno y la Tesorería Territorial de la Seguridad Social "en defensa del Sistema Público de Pensiones y para recuperar el poder adquisitivo de los pensionistas". Asimismo, del 19 al 21 del mes que viene las organizaciones de pensionistas y jubilados de ambas centrales saldrán a la calle recoger firmas contra la subida de pensiones y se repartirán las propuestas sindicales sobre pensiones y para garantizar el sostenimiento del sistema público. UGT y CCOO han marcado esta campaña, que es continuidad de la iniciada en octubre, con un lazo marrón, alegando el "marronazo" que se viene encima a los jubilados y pensionistas que no quieren "limosnas" del 0,25%,que "tan solo elevará la pobreza y precariedad extrema, porque la mayoría de este sector no llega al salario mínimo interprofesional".

 Pensiones y cuantías en vigor a 1 de julio de 2017 en Andalucía. Fuente: Observatorio Social de la Personas Mayores de CC OO
Pensiones y cuantías en vigor a 1 de julio de 2017 en Andalucía. Fuente: Observatorio Social de la Personas Mayores de CC OO

El PSOE también pide la derogación de la reforma de las pensiones que aprobó en solitario el PP y exige que se garantice la revalorización de las pagas “para que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo”, que es lo que está ocurriendo en estos momentos y lo que ocurrirá en los próximos años según avisa la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, que cifra las pérdidas en un 7%. La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista de Jaén, Ángeles Férriz, destaca la doble iniciativa que el PSOE ha puesto en marcha en el Congreso, donde ha registrado una Proposición no de Ley para derogar la reforma del PP y donde el próximo miércoles va a pedir la subida de las pensiones en un porcentaje suficiente “para impedir que nuestros mayores sigan perdiendo poder adquisitivo a raudales”.

“En el PP se llenan la boca hablando de subida de pensiones, pero la realidad es muy dura y la conocen nuestros 130.000 pensionistas de primera mano: en los 5 años de Gobierno de Rajoy, las pagas no han subido ni 2 euros al mes. Y encima les mandan cartas a los pensionistas colgándose medallas, lo que está generando una indignación creciente entre los jubilados”, advierte. Férriz reitera que subir la pensión un 0,25% “se traduce en menos dinero para los pensionistas”, ya que el precio de la vida sube bastante por encima de este porcentaje y los recursos económicos “se esfuman antes”. “Esta decisión del PP está asfixiando las economías familiares de muchos pensionistas que, además, por culpa de la crisis y de los recortes del Gobierno, tienen hijos e incluso nietos a su cargo”, recuerda.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.