Cerrar Buscador

"La tradición teatral castillera surge de la Asociación de Mujeres Encina Hermosa"

Por Fran Cano - Agosto 07, 2022
Compartir en Twitter @FranCharro

Dolores Ruiz Sevilla (Castillo de Locubín, 1954) acaba de completar un objetivo al que ha dedicado tiempo y esfuerzo: la representación de la obra Antígona, tragedia de Sófocles, en su pueblo de toda la vida, Castillo de Locubín. El éxito de la Asociación de Mujeres Encina Hermosa ha sido doble con una obra que a priori entrañaba cierta dificultad. Nada que ver.

Ruiz cuenta a este periódico que está ligada a la dirección teatral desde que tenía 15 años. Considera que el teatro sigue muy vivo aun en la era del audiovisual y del contenido inmediato. Así lo ha comprobado con Antígona.

La entrevista con este periódico es en el Paseo de Los Álamos de Alcalá la Real. Dolores Ruiz aborda también temas como la educación. Lleva cuatro años fuera de las aulas después de completar cuatro décadas en la docencia.

—¿Qué tal recibió la obra Antígona el público de Castillo de Locubín?

—Ha sido una respuesta impresionante. Lo que me esperaba. Castillo ha visto mucho teatro y es un público muy fiel y leal al grupo de teatro de la Asociación de Mujeres Encina Hermosa. Las dos funciones estuvieron a rebosar, de modo que han visto las obras entre 700 y 800 personas.

—Me comentó antes de la representación que para usted ha sido un reto adaptarla. ¿Reto superado?

—Sí, sí, con creces. El reto de adaptarlo ya lo superé haciéndolo y el resultado también se ha superado con creces. Yo pretendía que fuese la obra más comprensiva para el público.

—La Asociacion de Mujeres Encina Hermosa está integrada por aficionadas al teatro. ¿Cree que sabrán transmitirlo a las nuevas generaciones?

—En nuestro grupo hay gente con la que yo he hecho teatro en Primaria y en Secundaria. Con esto le digo que hay hay un trabajo de antes. Ahora bien, dudo que esto tenga continuidad. La asociación es muy fuerte en lo teatral, porque a mí me ha gustado mucho el teatro, y será difícil que sobreviva cuando la asociación se acabe. La tradición teatral de Castillo surge de nuestro propio grupo.

—Se lo pregunto porque vivimos en la era de lo audiovisual y de los vídeos cortos. Una obra de teatro es algo contracultural para la gente más joven. Requiere un detenimiento que quizá no tengan jóvenes criados en la era de lo inmediato.

—No creo que el teatro sea contracultural. En Madrid hay muchísima gente joven que va al teatro. Y en las dos funciones de Antígona en el pueblo he visto muchos jóvenes. Por supuesto, la mayoría universitarios. Tienes que tener cierto nivel, sí. A partir de cierta edad sí he visto aficionados de todos los niveles culturales, porque son leales a la asociación.

—¿Volverán a representar los musicales Aquí en Locubín y Ellas?

—En cuanto a Ellas, se representó en toda la comarca y en Jaén capital, en el Teatro Darymelia. Está controlado en el sentido de que toda la comarca pudo disfrutar de Ellas. En el caso de Aquí en Locubín, es una obra de tipo local: la historia de Castillo con personajes del pueblo. Por eso no la hemos trasladado a otros lugares. Se hicieron muchos funciones y todas en Castillo.

"MI MARIDO Y YO SIEMPRE TUVIMOS CLARO SER DOCENTES EN EL PUEBLO"

—¿Qué le llevó a dar clase en Castillo de Locubín?

—Mi marido y yo siempre tuvimos claro que queríamos ejercer como docentes en nuestro pueblo. Toda nuestra vida profesional la hemos desarrollado en Castillo. Yo he trabajado treinta años en Primaria y 10 en Secundaria tras aprobar las oposiciones de Lengua y Literatura.

—¿Es muy diferente la labor docente en un colegio comparada con la ejercida en un instituto?

—Hay matices, pero no es muy diferente. Aunque la pedagogía cambia en función de si el niño es de Primaria o de Secundaria, el trabajo organizativo y de programación docente es el mismo. Cambia el hecho de que trabajas con alumnos de diferentes edades y de diferentes intereses.

—¿Y cambian tanto las generaciones como se dice o es un cliché?

—Sí, sí. Ni mejor ni peor. Es diferente. El cambio que sobresale más en los últimos tiempos es que los alumnos vienen muy consentidos desde la familia. Hasta los padres lo admiten con el típico comentario: '¿Qué hago con él?'. Revelan que no controlan la situación. Hay casos que sí, desde luego. En general, los problemas que veo tienen que ver con obedecer a los mayores, saber estar y ser responsables. No digo que ahora no lo sean, pero es donde veo más diferencia. También la hay, a favor de ahora, y es que los alumnos de ahora saben más. Están más preparados en muchísimos aspectos, como en las redes sociales y en saber interpretar unos textos.

—Lo comentábamos de pasada antes. La tecnología. Quizá es el mayor cambio en las aulas del último cuarto de siglo. ¿Cómo lo gestionó en clase antes de jubilarse?

—Ha sido un reto para los docentes. Nos hemos tenido que poner al día. Los profesores más jóvenes han tenido menos problemas. Tuve compañeros que ya dominaban a la perfección la pizarra digital, por ejemplo. A los mayores nos ha costado más, pero todo es cuestión de ponerse. Yo he llegado a utilizar pizarra digital con una cierta edad y también programas didácticos que venían de internet, y no ha habido ningún problema.

"EL RÍO SAN JUAN ES UNA JOYA QUE QUIZÁ NO VALORAMOS LO SUFICIENTE"

—¿Qué tal el verano? ¿Ve esa gana de hacer cosas en los pueblos de Jaén?

—Conozco bastante la Sierra Sur y los colectivos que hay, como es el caso de 'El Dornillo' de Valdepeñas de Jaén, que es muy dinámico en el asunto gastronómico. Si me ciño a Castillo de Locubín, creo que la gente 'ha resucitado' del letargo que ha supuesto la pandemia. El cambio ha sido muy grande. Nosotros hemos ensayado en interiores con mascarilla. Somos treinta y ha habido gente con miedo, porque familiares habían tenido problemas con el Covid-19. A partir de ahí, en la representación no hubo mascarillas y saludamos a los espectadores con normalidad. Creo que lo tenemos superado. En Castillo la gente pasa el verano en las casas de campo y en las huertas. El dinamismo propio del curso no está en estos meses.

—¿Usted ha olvidado o siente como algo súper lejano la pandemia?

—Olvidarme no me olvido. La pandemia ha dejado secuelas mentales que están ahí. Yo soy consciente de que en ciertos sitios me tengo que poner la mascarilla. Sí es cierto que ya se ve desde una perspectiva diferente, más positiva y esperanzadora que en el inicio de la crisis.

—¿Le gusta escaparse al Nacimiento del río San Juan?

—Es una maravilla. Nuestro río San Juan es una joya. Los castilleros estamos tan acostumbrados a tenerlo, de toda la vida, que no sabemos valorarlo. Ahora con la sequía que hay quizá lo valoremos un poco más. Yo escucho a gente que dice: 'No nos falta el agua, con la escasez que hay en muchos sitios'. El río San Juan es una joya que debemos valorar más.

—Para terminar, volvamos al teatro. ¿Hay que verlo o hay que leerlo? Es decir, si sólo se lee, ¿resulta incompleto?

—A diferencia de una novela que se lleva al cine y siempre se dice que es mejor el libro que la película, el teatro es para verlo. Hay una serie de elementos escénicos que ayudan a comprender la obra. No es sólo es el texto. Hay otros elementos que juegan un papel importantísimo. Está genial leer teatro, pero hay que verlo.

—¿Quiere añadir algo más?

—Nada más. Estamos muy contentos por la respuesta de Castillo de Locubín con Antígona. Yo pensaba que una tragedia griega iba a ser un poco densa, pero para nada. Lo preparamos muy bien con unos dípticos, yo hice una presentación y encontramos un público muy atento. Las felicitaciones han sido grandísimas y la gente lo entendió todo perfectamente.

—¿Habrá pronto algo nuevo?

—Tenemos que esperar un poco. Mi edad me lleva a plantearme otro tipo de participación dentro de 'Encina Hermosa'. Tras Antígona y las obras lorquianas anteriores, ahora quiero proponerle a la asociación proyectos culturales basados en un taller de expresión escrita para hacer un libro colectivo de la asociación. La idea es publicarlo y que el libro incluya tanto poemas como narraciones breves. A nivel personal, tengo cosas guardadas en el cajón sobre cultura y quiero publicar algo con todo lo que tengo avanzado.

Fotografías del interior de la entrevista y vídeo: Fran Cano.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK