Cerrar Buscador

Más caza en el Parque de Cazorla, Segura y Las Villas

Por Esperanza Calzado - Marzo 02, 2017
Más caza en el Parque de Cazorla, Segura y Las Villas

Asaja-Jaén considera que es una buena medida para controlar el exceso de fauna salvaje en el espacio natural

"Más caza y turismo y menos hipocresía". Es una de las afirmaciones que lanza Asaja-Jaén para reclamar más actividades de caza y monterías en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. El objetivo es, en primer lugar, controlar el exceso de fauna salvaje. Alerta de los importantes daños que causan a la agricultura de la zona. Por eso, exige batidas para el descaste en las zonas aledañas a la Reserva Andaluza de Caza y, excepcionalmente, dentro de ella. "El fin es controlar la superpoblación de ciervos, jabalís, muflones o cabras que se comen las aceitunas, los riegos y las ramas de los olivos", reza el comunicado.

La organización insiste en que, o con más caza o con más guardería, se debe controlar este problema. Propone, además, otras medidas para que los animales tengan comida dentro del monte público. También otras medidas como más y mayores parques cinegéticos para fomentar el turismo. La organización considera que respecto a la caza “existe mucha hipocresía” y recuerda que es una actividad necesaria que también debe cuidarse.

POLÉMICA

 El coordinador provincial IU denunció hace unos días la celebración de una montería en la que
El coordinador provincial IU denunció hace unos días la celebración de una montería en la que "no se cumplían las garantías de seguridad".

Ante la polémica surgida estos días por las monterías en la zona, la organización agraria recuerda que el problema “no son los cazadores”, sino la “mala gestión cinegética” que se hace de estas zonas. A su entender, provocan que los ungulados, sin alimento ni agua, avancen hasta lugares donde históricamente no ha habido nunca animales de monte. “Se llegan a ver incluso en Villacarrillo, donde los daños también son cuantiosos”, apunta Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de Asaja-Jaén.

La organización agraria pide que se controle a esta fauna silvestre o con las diferentes modalidades de caza a través de monterías, recechos y descastes (o cualquier otro sistema eficaz). También mediante un incremento del control cinegético por parte de la guardería, con el coste que esto último conllevaría. “Si no lo hacen los cazadores, tendrán que cazarlos los propios guardas”, dice el gerente y portavoz.

SOLICITUD

Las medidas se las plantea a la comisión de agricultura de la Junta Rectora del Parque Natural. También ha trasladado otras medidas para que los animales del parque tengan alimento dentro de la reserva y no salgan fuera. Luis Carlos Valero explica que una de estas medidas sería dejar a las olivas silvestres-acebuches de dicha zona libres de los pinos plantados en la época franquista. Considera que actualmente, lejos de abastecer a la industria del papel, solo sirven para crear intensas sombras en los olivares y acebuches de la zona e impedir que se produzca fruto. “Si estos olivos asilvestrados y acebuches produjeran aceituna, serían un buen alimento para los animales y no tendrían que salir fuera de la reserva”, apunta. “Esta y otras medidas se han planteado y se van a volver a plantear, ya que es necesario que la Junta asuma la responsabilidad que tiene por daños derivados de la fauna salvaje en la agricultura y cuya única causa es la falta de control de las reses”, apostilla. “La superpoblación está dando lugar a que prácticamente se pueda hacer una montería en mitad de los olivares situados en el entorno de la reserva y del Parque Natural”, matiza.

El gerente y portavoz de ASAJA-Jaén insiste en que alrededor de la caza en el parque existe "demasiada hipocresía y un sentimiento tan exacerbado como ridículo de lo políticamente correcto”. “La junta de carne y la revisión por parte de veterinarios de las piezas cazadas para dar garantías sanitarias al consumo de estas reses, esas imágenes que tanto han escandalizado, no son sino lo que se podría ver diariamente en un matadero”, insiste. “Lo que no sería de recibo es que la caza no se aprovechara para el consumo humano, o que no se revisaran las piezas por parte de veterinarios porque no sea algo bonito de ver o estéticamente agradable”, añade.

 

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK