Cerrar Buscador

La auditoría en Alcalá revela la tendencia al pago fraccionado en contratos menores

Por Fran Cano - Febrero 05, 2021
Compartir en Twitter @FranCharro
La auditoría en Alcalá revela la tendencia al pago fraccionado en contratos menores
El alcalde de Alcalá la Real, Marino Aguilera, y el teniente de alcalde, Ángel Montoro. Foto: Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Alcalá la Real comparte los resultados de la auditoría del grupo GAP, que señala debilidades en el expediente de Etnosur en 2018

Tendencia a pagos fraccionados en contratos menores. Ésa es una de las principales carencias en los procedimientos públicos que ha detectado el Grupo de Auditores Públicos GAP en la evaluación del Ayuntamiento, de Adalsa y de la empresa de jardines y medioambiente desde 2015 hasta 2019. La falta de profesionales en áreas como Contratación es otra de las lecturas de la auditoría. El expediente de Etnosur en 2018 queda también muy cuestionado.

El alcalde de Alcalá, Marino Aguilera, y el teniente de alcalde, Ángel Montoro, han trasladado hoy a los medios de comunicación algunas de las claves del trabajo auditado. Han sido revisados tres aspectos: el grado de cumplimiento de legalidad en materia de contratación pública, todo lo relativo a recursos humanos así como la transparencia y el ámbito de las tecnologías de la información.

Montoro ha subrayado la "dependencia" de los contratos menores, que representan, según ha dicho, entre el 70 y el 80% de los contratos. Montoro recuerda que la ley indica que son para casos residuales y la auditoria ha confirmado que hubo contratos menores fraccionados "de modo irregular". Según ha señalado en 2015 hay contratos por valor de 2.200.000 euros que presentan "irregularidades"; en 2016 la cifra se acercó a los cuatro millones de euros; en 2017 es de 1.900.000, y en 2018, de 1.600.000 euros. "El fraccionamiento de importes era habitual y se obviaba el procedimiento de licitación correcto", ha aseverado el teniente de alcalde.

CONTRATOS MAYORES: ETNOSUR Y DOS NAVES EN MAZUELOS

En lo que concierne a los contratos mayores en el periodo analizado, Marino Aguilera ha destacado "la falta de información" como carácter general, sumada a la falta de protocolos adecuados que indiquen los pasos con precisión. El alcalde ha señalado que la llegada de la herramienta Gestiona, implantada en 2020, ya corrige estos aspectos al tiempo que pone el acento en la formación de los trabajadores de diferentes áreas, como Contratación y Urbanismo.

El contrato de Etnosur en 2018 ocupa "dos páginas" en el estudio de la auditoría. Según ha trasladado Aguilera, hay carencias como que no consta la memoria de necesidades, tampoco el orden de inicio que motiva las necesidades ni queda justificada la determinación de plazos.

Los responsables municipales también han señalado la falta de seguimientos de contratos como un aspecto a mejorar. Montoro ha rescatado el caso de la construcción de dos naves en el Polígono Llano Mazuelos, también con debilidades desde el punto de vista administrativo: "Falta documentación y el seguimiento de contrato para comprobar que todo se cumple", ha señalado.

Marino Aguilera ha señalado que la auditoría indica que en 2016 el interventor puso hasta 16 reparos para alertar de carencias con la ley de contratación del sector público.

Por último, los resultados exponen la necesidad de mejorar el ámbito de las tecnologías de la información y de la comunicación. "En nuestros primeros seis meses en el Gobierno era raro el día que no había ataques informático o se caía el correo", ha recordado Marino Aguilera.

El Ayuntamiento hará pública la auditoría en el Portal de Transparencia, donde también se colgarán las conclusiones. La empresa auditora recomienda revisar los procesos de control interno y considerar la posibilidad de elaborar un manual interno de funcionamiento. El equipo de Gobierno, compuesto por el PP y Ciudadanos, se compromete a auditar también los ejercicios con la coalición al frente de la Alcaldía.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK