Cerrar Buscador

Restauradas dos importantes obras del Archivo de Baeza

Por Javier Cano - Marzo 07, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Restauradas dos importantes obras del Archivo de Baeza
Foto: Ayuntamiento de Baeza.

Las ordenanzas casi cinco veces centenarias de dos cofradías locales, conservadas en el Archivo Municipal, son intervenidas por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico

El poeta Benedetti alude a la memoria como "un archivo alucinante, colmado de hechos, palabras, rostros, amores, sorpresas, decepciones, aburrimientos, lealtades...". Vamos, donde cabe todo lo importante.

Es lo que le pasa al Archivo Municipal de Baeza, que atesora tanta riqueza documental como para que el mismísimo escritor uruguayo lo pusiera como ejemplo en su poema. 

Por lo pronto, conservar ese patrimonio imprescindible para el conocimiento de la historia baezana es uno de los principales objetivos de la institución, que en esta línea acaba de recoger, recién restauradas, dos importantes piezas.

Se trata de los Estatutos y ordenanzas de la Cofradía de las Ánimas del Purgatorio del Monasterio de San Antonio Abad, que datan de 1578, y las Ordenanzas de la Cofradía de la Santa Concepción de la Virgen Gloriosa, fechados entre 1529 y 1542; o lo que es lo mismo, documentos con casi cinco siglos que, de la mano del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, afrontan el futuro en estado óptimo.

Como informan desde el Consistorio que preside Lola Marín, el primer teniente de alcalde Rodrigo Checa estuvo presente en el acto de levantamiento del depósito de las obras y, de paso, en el depósito de un nuevo documento del Archivo, en concreto la Carta por la que el Concejo de Baeza acepta como tutor del rey Alfonso XI al infante Felipe, una auténtica reliquia documental de 1325. Lo que decía Benedetti: "Un archivo alucinante".

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS

Angel Pedro Gómez

Angel Pedro Gómez Marzo 09, 2021

Efectivamente, la Santa Casa antoniana de Baeza, hoy su archivo y biblioteca municipal, une a sus bondades arquitectónicas, el tesoro que representan sus fondos, con el valor añadido, para nada menor, de su eficiente archivera.

responder

COMENTA CON FACEBOOK