Cerrar Buscador

Mucho más que baile entre 'Verdes Olivares'

Por Javier Cano - Octubre 04, 2019
Compartir en Twitter @JavierCano73

La asociación sociocultural, volcada en llevar la alegría de su arte allí donde más se necesita, está centrada en los ensayos para sus próximas actuaciones en la Feria y Fiestas de San Lucas

"Deberíamos considerar perdidos los días en que no hemos bailado al menos una vez". Quien lo dijo  —el filósofo alemán Friedrich Nietzche— no era un papanatas, ni mucho menos alguien sospechoso de estar más para allá que para acá. Ahí lo dejó, por si a alguien se le ocurría cuestionar las bondades de mover el esqueleto al ritmo que sea, con lo bien que sienta eso.

Bien lo saben las socias —y el único socio— de la Asociación Sociocultural Verdes Olivares, un colectivo de la capital jiennense que allí donde acude pone de patitas en la calle la quietud y contagia con su arte hasta al más pintado.

 Caña en mano, perfeccionan los pasos para la actuación en San Lucas. Foto: Javier Cano.
 Caña en mano, perfeccionan los pasos para la actuación en San Lucas. Foto: Javier Cano.

"Comenzamos a juntarnos un grupo de aficionados al baile hará unos diez años, aunque oficialmente somos asociación desde 2013", recuerda Mari Carmen Alcázar, la "manijera" de los veintitantos bailarines amateurs que conforman 'Verdes Olivares'. Oriundos, en su mayoría, del barrio de la Alcantarilla y del Jaén antiguo, dejaron atrás una primera etapa de taconeos en la sede de la asociación vecinal Cauce para repartir sus ansias de perfeccionar en la sede de otra entidad de residentes, Arco del Consuelo-Casco Antiguo, en la calle Cerón, y en la histórica casona que alberga a la no menos señera agrupación de coros y danzas Lola Torres, en la Plaza de Cruz Rueda.

Allí, en esa suerte de 'Fame School', acuden dos veces por semana, durante varias horas que les quitan a su casa y su familia, para poner a punto coreografías de lo más atrayentes con las que, después, ya sobre el escenario, hacen las delicias del respetable. Un público que en la mayoría de las ocasiones tiene en 'Verdes Olivares' uno de sus referentes de ocio, mientras ven pasar la vida desde los ventanales de los geriátricos, autopistas hacia el cielo —en el mejor de los casos— que el gran José Hierro describe sobrecogedoramente en un tremendo poema de su Cuaderno de Nueva York.

 Actuación de
Actuación de "Verdes Olivares" en la Residencia de las Hermanitas de los Pobres.

"Actuamos mucho en las residencias, para los ancianos, y a ellos les encanta, les da mucha alegría", asevera Alcázar, presidenta de la asociación y rigurosa monitora de los grupos de baile que dan cuerpo a 'Verdes Olivares', gente sencilla para la que el aplauso y la gratitud de los ancianos son el más elevado caché. 

Sevillanas, rumbas, pasodobles..., "si tienen que ver con Jaén, mejor que mejor", recalca Mari Carmen Alcázar mientras, en 'modo romero', armadas de cañas y calado el sombrero cordobés, ensayan y ensayan en un espacio en el que no pueden correr caballos pero que un cuadro del gran David Padilla parece ampliar hacia lo inabarcable.

 Uno de los grupos de baile posa en pleno ensayo. Foto: Javier Cano.
Uno de los grupos de baile posa en pleno ensayo. Foto: Javier Cano.

Entre esas cuatro paredes se gesta lo que, luego, en la romería de la Virgen de la Cabeza, en cada ocasión en que se cuente con ellas o en la Feria y Fiestas de San Lucas —donde son ya todo un clásico— derrochan, regalan. Arte por amor al arte, felicidad contagiosa... Lo que decía Nietzche.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK