Cerrar Buscador

La baloncestista que representó a Jaén en las Paraolimpiadas del 92

Por Fran Cano - Octubre 05, 2018
La baloncestista que representó a Jaén en las Paraolimpiadas del 92
María Comina muestra una foto del equipo de Albacete donde militó como baloncestista paralímpica. Foto: Fran Cano.

María Comino Cubero, alcaudetense de 57 años, se aficionó al baloncesto en silla de ruedas a partir de su problema de movilidad

Habla María Comino Cubero (Alcaudete, 1961) de su pasado en el baloncesto paralímpico con la ilusión imposible de volver atrás. El tiempo y el cuerpo no se lo permiten a esta mujer de 57 años, que atiende a Lacontra en El Séneca. Al bar del Gran Eje ha traído un álbum que habla por sí solo: las imágenes recorren su paso por Albacete y por la selección española de baloncesto en los Juegos Paralímpicos de 1992.

"Me encanta. Aún veo partidos por la televisión, y si pudiera, volvería a competir", dice. La alcaudetense padece poliomielitis desde que tenía ocho meses, patología que no ha podido reducir el apetito deportivo que halló en Albacete. Allí se fue a estudiar una FP de administrativa, profesión que no llegó a ejercer. Los derroteros laborales la llevaron a regentar una tienda de artículos en el Hospital Ciudad de Jaén.

Mucho antes, un día, María Comino descubrió a unas jugadoras de baloncesto que compartían una realidad: iban en sillas de ruedas. Enseguida se puso en contacto con ellas. Y entró en el grupo: "No había visto un partido en mi vida, pero me gustó mucho lo que hacían", recuerda.

Así surgió un equipo femenino que empezó a competir en una liga nacional con equipos de Barcelona y de Galicia. ¿Qué diferencias hay entre el baloncesto de pie y el paralímpico? "El hecho de que vas en silla de ruedas, y algunas reglas que cambian, como la zona. Dan algo más de tiempo: cinco segundos", dice. María Comino tenía una especialidad: el tiro libre. "Yo jugaba de alero, y disfrutaba con todas las facetas, tanto atacar como defender", apunta. "Una se olvida del asunto de la movilidad gracias al fervor del juego", afirma.

 El álbum gráfico, un bien preciado para María Comino. Foto: Fran Cano.
El álbum gráfico, un bien preciado para María Comino. Foto: Fran Cano.

"LAS OLIMPIADAS FUERON INCREÍBLES"

Después de las olimpiadas de 1992 llegaron las paraolimpiadas, también en Barcelona. "Recuerdo una imagen espectacular en Montjuic. En la cancha no nos fue tan bien", rememora. España se enfrentó a selecciones que tenían más nivel, pero poco le importó a la única representante de Jaén de aquel combinado.

No ha olvidado tampoco el dorsal que la acompañó en sus días deportivos, el 10, tan simbólico más allá del deporte. Y reconoce que también extraña la natación, deporte que practicó también en su movilidad apartada.

Socia desde hace medio año de Aspaym Jaén, está encantada con los servicios que recibe gracias al colectivo. "Me apunto a todas las actividades lúdicas, y estoy al tanto de lo que aportan en materia de ayuda a domicilio", expone.

Afincada en la capital, María Comino, hija de agricultores, se crió en una zona rural de Alcaudete, alejada del pueblo. "Las Fiestas Calatravas son maravillosas. Y el municipio cada vez está más cuidado", valora. Ella aún no piensa en volver. Que no distraigan las muletas: tiene todavía fuerza y ganas de moverse. Como cuando había una pelota de por medio y todo era algo más que un juego.

 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.