Cerrar Buscador

Juan José Martínez por fin está en casa tras su odisea en Bali

Por Esperanza Calzado - Marzo 31, 2020
Compartir en Twitter @Esperanza44
Juan José Martínez por fin está en casa tras su odisea en Bali

El bombero de Andújar logra regresar de Bali y critica la ausencia de ayuda del Ministerio de Exteriores a españoles que se han visto en su tesitura

"Espero que hoy pueda empezar el camino de regreso a España"

Jamón, queso, tortilla de patatas y un buen aceite de oliva para hacerse un bocadillo. Eran las seis de la tarde de ayer cuando Juan José Martínez, bombero de Andújar que desde hace semanas intentaba regresar de Bali, conducía por Manzanares después de haber recorrido miles y miles de kilómetros. En su cabeza estaba disfrutar de la gastronomía local, descansar y coger fuerzas para incorporarse a su trabajo y ayudar a sus compañeros que desde hace semanas luchan contra el coronavirus, además de acudir a cuantas emergencias surjan. 

Atrás deja días y días de intentos fallidos por regresar y salir de un país donde su futuro se hubiese pintado de negro en caso de contagiarse. No quiere pensar en ello. Su carácter positivo le hace mirar adelante y regresar con todas las ganas de ayudar. Pero no olvida lo que ha pasado, cómo se ha sentido, cómo le han tratado y cómo vivirá Asia esta pandemia mundial que azota a todos por igual. 

Técnico en emergencias y Protección Civil, Piloto profesional de Drones en Emergencias y Bombero del Servicio de Extinción Incendios Andújar, Juan José Martínez consiguió salir el domingo de Bali, Indonesia, donde se quedó atrapado junto con unos 150 españoles que se sienten abandonados por su Gobierno y con riesgo de contagiarse en un país donde los medios escasean. Logró coger el vuelo tras otros tres intentos fallidos. 

Cinco países, 30.000 kilómetros, 11 vuelos y un crisol de culturas es lo que ha descubierto Martínez. Tras 30 horas de viaje, ya está en Jaén, en su Jaén y lo hace con una sensación general de malestar y cansancio pero atribuible al cambio de hora. En la retina tiene a Bali, donde se prevé un escenario de deterioro sanitario y social "tremendo". "Este enemigo silencioso, el corona, ha ejercido una gran presión sobre el sistema sanitario de salud indonesio por varias causas: suministros médicos escasos e inadecuados, la muerte de varios trabajadores de un hospital y aumento exponencial de nuevos casos de contagio. Además, los médicos amenazan con suspender los tratamientos para el Covid-19, a menos que obtengan los equipos adecuados", explica repasando los medios de comunicación que nunca ha dejado de leer, como The Jakartapost.

Por otro lado, recuerda que en estos países en vías de desarrollo, cuando la población no puede trabajar de forma ordinaria y mantener sus ingresos, se vuelven amigos de lo ajeno y se comienza a delinquir. "En supermercados ya se veían vigilantes armados para evitar posibles asaltos. La Policía se hacía notar, pero era insuficiente". "Para ellos, los occidentales somos los que tenemos la enfermedad y por nuestra culpa su pérdida progresiva de poder adquisitivo. Es por esto que nos trataban mal, nos esquivaban, insultaban o incluso escupían. Y al anochecer, las oscuras y destartaladas calles balinesas ya no eran seguras", recuerda.

Y lo hace poniendo sobre la mesa la recomendación de la Embajada de España en Jakarta: "Huye, huye cuanto antes", "no podemos garantizaros la seguridad", "desde aquí, no tomamos decisiones, tenéis que presionar a Madrid". Esas eran los mensajes que escuchaban los españoles en Bali, que han convivido con una incómoda sensación de desamparo que se palpaba en las calles. 

"He de afirmar que nunca ha habido, ni habrá, un horizonte de repatriación". La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, afirmó que no se podía enviar un avión a cada español "desperdigado". "Ningún español ha pretendido que los recojan esté donde esté, sólo hemos pedido que intercediera ante los abusos que estaban y están cometiendo las compañías aéreas", denuncia enfadado. Y es que además de poner a la venta billetes a sabiendas de que iban a cancelar el vuelo después, se negaron a devolver el dinero por una nueva política de cancelaciones nacida al amparo del Covid-19, sin tener en cuenta el Reglamento Europeo sobre Derechos de los Pasajeros 261/2004 {art.: 5}.

"Afortunadamente me encuentro bien de salud y he podido salir antes del país, pero hay españoles a los que se les ha caducado el visado de turista y están esperando su renovación para poder salir, a la vez de encontrar un vuelo fiable que no te cancelen total o parcialmente el trayecto. Si además le sumas la posibilidad de contagiarse allí...".

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK