Cerrar Buscador

Carlos Rojas: "Lo pasé mal en la pandemia y este título es el más especial"

Por Fran Cano - Septiembre 19, 2020
Carlos Rojas: "Lo pasé mal en la pandemia y este título es el más especial"
El atleta Carlos Rojas con la reciente medalla conquistada en Madrid.

Carlos Rojas, campeón de España en salto de altura, recuerda sus inicios y aborda la complejidad de los entrenamientos durante la pandemia

Una semana después de proclamarse campeón de España en salto de altura y de firmar el récord de Andalucía con 2,26 metros, Carlos Rojas Lombardo (Jaén, 1995) habla con tranquilidad y un punto de reivindicación tras el hito: "En la pandemia entrené sin saber qué pasaría en el futuro con los torneos. Mis objetivos eran ambiciosos. Tenía dos opciones, llorar o trabajar duro", recuerda en declaraciones a este medio. Todos saben ya qué camino eligió.

El joven de La Alcantarilla firmó la sexta mejor marca de todos los tiempos en España. Su salto en Alcobendas equivale a pasar por alto con holgura a un hombre de la altura del deportista Pau Gasol. "Lo hice sin darle", bromea. Fue a los 11 años cuando Rojas entró en contacto con el atletismo. Acunado en la cantera del Unicaja, a los 15 optó por el salto de altura. Era bueno en prácticamente todas las especialidades y eligió la que más le gustaba y en la que mejores registros conseguía.

El primer campeonato de España que logró Carlos Rojas en Barcelona (2017) le trae un recuerdo amargo por una circunstancia especial: hubo polémica a cuenta de un desempate. El segundo, firmado en Alicante (2019), tampoco le evoca memorias efusivas, porque la victoria fue con una marca (2,18 metros) por debajo de sus expectativas. "Me encontraba genial, pero no quedé contento con el resultado", dice. La espina está ya fuera con el triunfo de la semana pasada en Madrid. "Lo pasé mal en la pandemia y este campeonato ha sido el más especial", admite.

Cuenta el jiennense que ha entrenado con ahínco para batir 44 años después la marca anterior en Andalucía. Él espera que la suya también sea superada en el futuro. El salto del pasado sábado evoca la reciente pérdida de su abuela Inés lijarcio, fallecida el jueves. "Un compañero me esperó el viernes para viajar a Madrid. Me acosté a la una y media de la madrugada. Planteé una competición conservadora, porque no sabía cómo me iba a encontrar", explica. Felizmente el récord honró la memoria de su abuela, siempre encantada con los progresos del nieto.

Carlos Rojas se tomará una semana de vacaciones antes de preparar el Campeonato de Europa y el del mundo, que se celebrará en China, ambos el año que viene. La meta ambiciosa son los Juegos Olímpicos de Tokio. La vida normal del atleta son entrenos de entre cuatro y seis horas seis días a la semana en el gimnasio Trainning Day, a veces con hasta ocho sesiones semanales cuando se centra en volumen. Estudiante de Fisioterapia, sabe que el salto de altura está aún demasiado invisibilizado como para ser un destino profesional. "Seguiré con lo mío, mejorar los puntos débiles y pensar en el sueño olímpico", sentencia.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK