Cerrar Buscador

Guarromán entra desde hoy 'en modo carnavalesco'

Por Javier Cano - Febrero 21, 2020
Guarromán entra desde hoy 'en modo carnavalesco'
Hippies en plena pose durante el Carnaval del pasado año. Foto: Ayuntamiento de Guarromán.

El municipio ha preparado un divertido programa de actividades para grandes y pequeños que promete un fin de semana inolvidable entre disfraces y ganas de guasa

Guarromán puede presumir de nombre (traducido del árabe, Río de los Granados... ¡Bellísimo!), de una iglesia parroquial y un pósito de labradores dieciochescos, de esa morfología urbana que es todo un emblema ilustrado y, también, de Carnaval, sí, que su tradición carnestolenda se pierde en el tiempo.

Celosa de sus costumbres, la ciudad vuelve la mirada hacia aquellas máscaras y mascarones que, durante la tira de años, han mantenido viva la llama carnavalesca entre los guarromanenses y que, a día de hoy, perdura como un legado inmarcesible en la imaginación de los vecinos a la hora de disfrazarse, de pasárselo en grande bajo otra piel.

"La gente se ha vestido para el Carnaval desde siempre, incluso hay quien lo hace no por ganar alguno de los premios, sino por gusto, y siempre con disfraces hechos a mano", confirma Luis Prados, coordinador municipal de Festejos. No lo harán por los premios pero... ya que los hay, los amantes de esta fiesta son capaces de sorprender al personal, año tras año, con nuevas propuestas y, de paso, embolsarse un buen puñado de euros que el Ayuntamiento destina para distinguir a los ganadores.

 Guarromanenses disfrazados, en una imagen de archivo. Foto: Ayuntamiento de Guarromán.
Guarromanenses disfrazados, en una imagen de archivo. Foto: Ayuntamiento de Guarromán.

Y es que, en Guarromán, los carnavales son eso: cachondeo, diversión y disfraces. Quien quiera comprobarlo, que se dé una vuelta por allí esta misma tarde, punto de partida de un programa de actividades que abre, a partir de las siete y media, en el salón de actos de la Casa de la Cultura. Sobre su escenario, la comparsa linarense La Mina (cuya actuación supone una gran novedad en el Carnaval guarromanense) hace las delicias de los más guasones con sus sátiras; la cita incluye la proyección del documental Los niños perdidos, que muestra al grupo entre bambalinas y ante el público, con sus alegrías y sus preocupaciones... Un puntazo, y con los protagonistas de la película a un paso.

La agenda sigue el sábado, una de las jornadas fuertes de la fiesta, cuando los disfraces pueblan el municipio en un pasacalles colorido que, desde las siete de la tarde, convierte a Guarromán en capital del buen humor. Es el momento de que pequeños y grandes se sientan otros por unas horas, lo mismo da convertirse en indio apache que en nota musical, en hippy o en personaje Disney... Todo tiene cabida en una convocatoria que solo limita en sus filas a los aburridos, a los sosos, a los aguafiestas.

"Nos acompaña una charanga de Bailén y finalizamos el pasacalles en una nave municipal, donde una hermandad atiende la barra y entregamos los premios a los mejores disfraces", aclara Prados. Juegos didácticos para los tres primeros clasificados de la categoría infantil (hasta diez años de edad); ochenta, sesenta y cuarenta euros, respectivamente, para los mejores de la modalidad juvenil (de once a dieciséis años) y doscientos, ciento cincuenta y cien euros que recaen en los mejor ataviados para la ocasión de diecisiete primaveras en adelante. Diplomas, trofeos y muchos, muchos aplausos cierran la relación de galardones.  

El único atisbo de 'desazón' (así, entre comillas, porque en realidad es guasa pura) llegará el domingo 23, cuando Guarromán entierra a la sardina. Los ojos más avezados en tareas plañideras echan el resto para, nunca mejor dicho, arrimar el ascua a su sardina y, quien más quien menos, llora a moco tendido hasta merecer la cupleida, el bollo y el ponche que el Consistorio ofrece a los 'tristísimos' participantes en el desfile: "quien no llora, no mama", dice el refrán. Con los brazos abiertos espera el municipio a sus visitantes, antes de que la Cuaresma pulverice hasta el último eco carnavalesco del Río de los Granados.

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.