Cerrar Buscador

Mi familia ha perdido y la ciencia ha fracasado

Por Jezabel Díaz - Mayo 23, 2019
Mi familia ha perdido y la ciencia ha fracasado

Me siento cabreada con la vida y muy decepcionada con el sistema sanitario tanto público como privado. Es cierto que durante los seis meses de tratamiento a los que ha estado sometido, sin un solo indicio de mejora, hemos tratado con profesionales con una increíble calidad humana, algo que es muy de agradecer, pero que no salva vidas.

Sergio tenía opciones de curación a través de terapias celulares, pero también tenía un alto riesgo por la proximidad del tumor a su corazón. En este sentido es en el que me siento rota. Ni un solo especialista, ni en sanidad pública ni en privada, ha prestado la atención que las circunstancias particulares de este paciente requerían, mi pareja desde hace 10 años y con solo 34 años. Era de Jaén y lo diagnosticaron en noviembre de un linfoma no Hodgkin. Murió en abril. En ningún momento tuvimos una evaluación médica en la que nos informaran que no había opciones para él, por lo que mantuvimos la esperanza hasta el último momento. 

Falleció de una parada cardíaca durante su sedación en la UCI del Hospital Vall d’Hebron, en Barcelona, al que había sido derivado, tarde, desde el Hospital Ciudad de Jaén. En ese momento se estaba sometiendo a las pruebas médicas pertinentes para pasarlo a un ensayo clínico. No pudo comenzarlo, el linfoma ya rodeaba todo el corazón y la presión fue lo que produjo el paro. Una vez comunicaron su defunción, sus padres y yo regresamos a Jaén en un vehículo de alquiler. Fueron nueve horas de trayecto muy silenciosas.

En los foros de medicina especializada está muy extendido el concepto de que "cada paciente tiene unas características particulares, y por tanto necesitan tratamientos personalizados". Estas palabras logran que las familias depositemos nuestras esperanzas en los expertos, pero permítanme decirle que solo se trata de teoría. En la práctica lo que existen son protocolos médicos en los que hay que esperar, y esperar supone en muchos casos morir.

Me gustaría escalar mis palabras a quien corresponda. Hay pacientes que no pueden esperar dos semanas para una evaluación médica, o recibir una llamada esperanzadora una semana después de su fallecimiento.

Esta vez mi familia ha perdido y la ciencia ha fracasado.

Agradecería que mi testimonio pudiera hacerse extensible entre los que tienen influencia, son el motor del cambio y hay demasiadas vidas en juego que se evaporan y trascienden como simples datos de bajas. Para la macroeconomía, son un número, pero para una familia que pierde un hijo, un hermano o un marido con toda la vida por delante, es verdaderamente dramático.

Jezabel Díaz

COMENTARIOS

Carlos

Carlos Mayo 24, 2019

En jaen la atencion medica es muy primaria. Te van dejando a ver por donde revienta. Lo digo despues de tres años de tratamiento y a mas hay otro caso en la familia. Si no te gusta te vas a la privada. Es deprimente y de denuncia

responder
Jezabel Díaz Mena

Jezabel Díaz Mena Mayo 26, 2019

Hola Carlos, Agradezco tus palabras. Es necesario darle visibilidad a la situación puesto que la sanidad ciertamente adolece de falta de inversión en investigación. Según he leído en tu comentario conoces en primera persona lo que es vivir una situación similar. Espero que progrese para bien, de corazón. En todo caso, vive... cada día, a cada instante... no te quedes con las ganas de amar, de abrazar, de disfrutar. Hay que agradecer a la vida por cada nuevo sol. Sergio y yo vivimos muchos momentos de amor en medio del dolor, y esos sí que son eternos... Un abrazo.

responder
Timmy

Timmy Mayo 24, 2019

Lamento mucho la pérdida, y más teniendo en cuenta la impotencia de la situación. Tengo entendido que trabajaba en Atento Jaén, lo digo porque no estaría de más realizar algún tipo de investigación sobre radiaciones en la localización de esa empresa ya que el alto nivel de surgimiento de tipologías de cáncer allí es cuanto menos resaltable.

responder
Jezabel Díaz Mena

Jezabel Díaz Mena Mayo 26, 2019

Hola Timmy, Gracias por tus palabras, se agradece el apoyo. Es cierto que trabajó durante varios años en Atento, pero no ha tenido que ver con su enfermedad. Desde hace casi cuatro años trabajaba en otra empresa, que por fortuna se ha portado maravillosamente tanto con él como con toda la familia. Al igual que sus antiguos compañeros de Atento, que también nos acompañaron en estos duros momentos. Un abrazo y gracias por dar visibilidad a esta causa.

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.