Cerrar Buscador

Un aplauso a "la cartera más dicharachera de Mágina"

Por Javier Cano - Agosto 23, 2020
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Un aplauso a "la cartera más dicharachera de Mágina"

Marisa Martínez Carrillo recibe la gratitud de los toscareños por su labor como repartidora del correo el último año y, en especial, durante el periodo de confinamiento

"Mis mejores deseos para ti siempre, enhorabuena por ese detalle tan lindo, el pueblo de Arbuniel te quiere y te echaremos de menos como profesional y amiga (...) Esperemos verte muy pronto y siempre serás bienvenida".

Este es solo uno de las decenas de comentarios que la jiennense de nacimiento, cambileña por matrimonio y arbunielense por decisión de sus vecinos Marisa Martínez Carrillo ha recibido en sus redes sociales en las últimas horas. 

El motivo: el sencillo y simpático homenaje que una trabajadora del Ayuntamiento, Lola González García, improvisó para esta repartidora del correo como si, por telepatía, el resto del vecindario le hubiese animado a ello:

"Hablé con gente del pueblo cuando supe que se iba Marisa, estuvo por aquí sustituyendo a un compañero unos días y pensé ¡qué demonios!, le voy a dar una mención, un diploma; lo hice sin permiso del pueblo pero con su apoyo, como demuestran los comentarios que tiene en las redes", explica.

Una iniciativa que suscribe la propia alcaldesa pedánea, Fátima Espinosa, y secundan las palabras de una multitud de toscareños que aplaude la espontánea iniciativa con frases elogiosas. Frases que dejan claro que Marisa "se ha ganado el aprecio y el cariño de todo el pueblo", como 'il postino' Mario Ruoppolo se ganó el del poeta Pablo Neruda durante su exilio italiano, en la novela de Antonio Skármeta.

"No sólo eres buena profesional sino una excelente persona!!!"; "Oleeee esa cartera buena"; "Muy buena persona, le gusta hacer bien su trabajo y cómo no, ayudar a la gente en lo que pueda"; y el que dicen que la retrata como ningún otro 'título': "La cartera más dicharachera de Mágina". Algo tendrá el agua cuando la bendicen, reza el refrán:

Sí, a fuerza de amabilidad, buen humor y afán de servicio, la repartidora del correo se ha convertido en una más para la gente de Arbuniel, cuyo tesón y profesionalidad han conseguido, incluso, lo que la propia Lola González considera todo un logro: "Mi casa llevaba cincuenta y ocho años sin número y sin buzón, y ella ha hecho que los ponga", confiesa, sonriente.

"AL PIE DEL CAÑÓN"

Marisa Martínez Carrillo, adscrita a una bolsa de empleo de Correos, llegó a la pedanía cambileña en agosto de 2019, por jubilación de la anterior cartera. "Me preparé unos cursos y, por suerte, entré en esta bolsa", celebra.

Encantada con su trabajo, le tocó vivir los duros días del confinamiento, que la convirtieron en una suerte de lazo de unión entre las casas y el resto del mundo en un punto de la provincia jiennense que, en sus palabras, fue ejemplar a la hora de cumplir con la cuarentena impuesta por el coronavirus: 

"La verdad es que la responsabilidad del pueblo ha sido muy grande, la gente se ha mantenido en su sitio y eso es de agradecer, te facilita mucho el trabajo no cruzarte con nadie; yo llevaba siempre la mascarilla, pero realmente aquí sobraba. Lo han hecho de chapó", reconoce.

A la espera de que la fortuna la devuelva a las calles con su carrito lleno de cartas y paquetes, Marisa Martínez Carrillo, mamá de dos pequeños, tiene en su casa un diploma que es, también, una simbólica ventana que da al aprecio de todo una pedanía por su cartera. ¡Ahí es nada!

 Lola y Marisa posan ante la puerta del Ayuntamiento.
Lola y Marisa posan ante la puerta del Ayuntamiento.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK