Cerrar Buscador

El 'San Juan de Dios' de Jacinto Higueras cumple cien años

Por Javier Cano - Octubre 09, 2019
El 'San Juan de Dios' de Jacinto Higueras cumple cien años
La talla, en su ubicación de la sala de artistas jiennenses del museo. Foto: Javier Cano

La escultura del patrón de la enfermería, que mereció la medalla de oro de las Exposiciones Nacionales de 1920, puede admirarse en la sala de arte jiennense del Museo Provincial

"Jaén atesorará en breve una escultura religiosa, estupenda, colosal, definitiva...". Así anunciaba el cronista Alfredo Cazabán, en el número 75 de "Don Lope de Sosa", del año 1919, la inminente llegada de la imagen de San Juan de Dios a la iglesia del antiguo hospital del mismo nombre, adonde estaba destinada tras su donación por doña Mercedes Gómez de Uribarri, marquesa de Foronda, para poblar de contenido un templo recién recuperado tras el asolador incendio que en 1916 lo redujo a ruinas y que el empeño y la generosidad de muchos enamorados de Jaén logró reedificar.

 El sobrecogedor gesto del
El sobrecogedor gesto del "San Juan de Dios" de Higueras. Foto: Javier Cano

Cien años cumple, este 2019, la imagen del patrón de la enfermería, que sin embargo no pudo llegar a tiempo (curiosamente por enfermedad de su autor) desde su estudio madrileño de la calle Ferraz (donde hoy se alza la sede del PSOE) a la inauguración del remozado hospital jiennense. A día de hoy puede admirarse en la sala que el Museo Provincial dedica a los artistas de esta tierra. Allí, cedido por el Museo del Prado (que es la institución propietaria), el santo portugués, realizado en nogal y místicamente abstraído, arrodillado, alza sus ojos al cielo al tiempo que aprieta una cruz sobre su pecho. 

"Por toda la obra circula un aliento apasionado de arte, una onda viva de espiritualidad", se escribió hace un siglo acerca de la talla. Cabe destacar, en el rostro de San Juan de Dios, el patetismo que el escultor percibió en la faz de su primera esposa en el momento de su muerte.

 El rey Alfonso XIII admira la escultura de Jacinto Higueras, en 1920.
El rey Alfonso XIII admira la escultura de Jacinto Higueras, en 1920.

El autor de la escultura, el santistebeño Jacinto Higueras Fuentes, era ya por entonces un prestigioso artista que, a pesar de no contar con antecedentes artísticos en su familia (un hogar de labradores), a sus 42 años de edad había firmado ya obras tan emblemáticas como el "Monumento a las Batallas" y cuyo currículo se quedaría pequeño para acoger la ingente cantidad de distinciones a las que se haría acreedor. Tanto es así que su sobrecogedor "San Juan de Dios" obtendría, en 1920, la medalla de oro de las Exposiciones Nacionales, un premiazo para la época que lo catapultaría a la cumbre de la escultura española de su tiempo. No en vano, la admiración que despertó la talla fue tal que todavía se conservan, en diferentes lugares de España, varias copias en bronce y en madera policromada. 

 San Juan de Dios, obra centenaria de Jacinto Higueras. Foto: Javier Cano
San Juan de Dios, obra centenaria de Jacinto Higueras. Foto: Javier Cano

Nacido en el municipio jiennense en 1877, Higueras se formó en los talleres de Querol y Benlliure, los grandes maestros cuya influencia asumió con naturalidad hasta forjar un estilo propio, único, claramente reconocible en obras posteriores como el Cristo de la Buena Muerte, que sale en procesión desde la Catedral cada Miércoles Santo; un sinfín de bustos y estatuas (Bernardo López, Bernabé Soriano o Almendros Aguilar, que proyectó y que, años después, materializaría su hijo Jacinto Higueras Cátedra) e imágenes religiosas plenas de unción sagrada.

Académico de Bellas Artes desde 1942, casó en primeras nupcias con Juana Cátedra, de cuya unión nacerían sus tres primeros hijos: Modesto, célebre director teatral y componente del grupo lorquiano La Barraca; Luis, y Jacinto, escultor como su padre. Posteriormente contraería matrimonio con la violinista Dolores Domínguez, madre de Augusto, Andrés y Mari Lola, celebrada intérprete de arpa.

 El rostro impresionante de San Juan de Dios. Foto: Javier Cano
El rostro impresionante de San Juan de Dios. Foto: Javier Cano

Higueras murió en Madrid en 1954 rodeado de prestigio y admiración, un triunfo vital que, sin embargo, no alejó a su tierra de  su memoria; antes bien, gran parte de su amplio legado artístico regresó a su patria chica gracias a la generosidad de su familia, hondamente vinculada al municipio santistebeño. 

 La firma de Jacinto Higueras figura en la base de la escultura. Foto: Javier Cano
La firma de Jacinto Higueras figura en la base de la escultura. Foto: Javier Cano

Un siglo después de tallar al santo que tanta huella dejó en Granada, disfrutar de la "magistral contribución" de Higueras al mundo del arte (con palabras del doctor Antonio Bonet Salamanca), resulta tan sencillo como pararse un momento y contemplar las antiguas placas que sobreviven en algunas calles de Jaén con la firma del maestro de Santisteban del Puerto, en sus atemporales estatuas y, cómo no, en esa sobrecogedora escultura que, en la paz de las salas del Museo Provincial, impresiona comoñ solo saben hacerlo las maravillas cotidianas.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.