Cerrar Buscador

Dos personas denunciadas por el uso de medios prohibidos en la caza

Por Redacción - Agosto 14, 2018
Compartir en Twitter @lacontradejaen
Dos personas denunciadas por el uso de medios prohibidos en la caza

Agentes del Seprona junto a los medioambientales denuncian a dos personas por utilizar métodos prohibidos en Mogón y Pegalajar

La Guardia Civil denuncia el uso de medios prohibidos en la caza y lo hace después de localizar a dos personas, una en Villacarrillo y otra en Pegalajar, utilizando métodos prohibidos. Así, agentes del Seprona localizaron, el pasado día 9, en el paraje “Triana” de Pegalajar, una red conocida como “japonesa”, de ocho metros de longitud y dos y medio de altura. Estaba instalada en una parcela cuyo vecino ha sido denunciado. Los agentes realizaron una inspección ocular de la zona y encontraron dos lazos acerados para la captura de conejos y un cepo.

En otro servicio encontraron dos palos finos, con elevada altura, clavados delante de una plantación de pipas de girasol. Esta vez fue en el paraje El Rodeo de Mogón, en Villacarrillo. Según explica el cuerpo de seguridad en un comunicado, las personas que se dedican a la captura con red ponen los palos sin ella para que las aves no se asusten al verlos y cojan “el paso” entre ambos. Así, cuando se coloca, las aves entran confiadas y quedan atrapadas.

Así, tras varios apostaderos infructuosos desde el año 2017, junto a Agentes de Medioambiente, el Seprona pudo dar con el denunciado a finales de julio al observar la red colocada estratégicamente delante de una plantación de pequeñas dimensiones de pipas de girasol. Lo cogieron 'in fraganti' cuando se aproximó a revisar la red, momento en el que los componentes del Seprona delatan su presencia y proceden a identificar al denunciado.

Realizada una inspección en la zona, se localiza junto a una barbacoa situada a unos 30 metros de la red, una espuerta de goma con numerosas plumas, trozos de piel y picos de aves de pequeño tamaño en su interior, con evidencias de haber sido arrancadas hace poco tiempo. Al inspeccionar más detenidamente la barbacoa, se observan plumas parcialmente quemadas y evidencias de un uso reciente. Esto hace pensar a los agentes que el denunciado pelaba las aves capturadas en la red y luego se deshacía de las plumas, quemándolas.

Finalmente, se procedió a inspeccionar una caseta de pequeñas dimensiones que se encontraba junto a la barbacoa. En el frigorífico había 20 aves de pequeño tamaño, totalmente peladas.

 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK