Cerrar Buscador

'Fervorosa, Madre Nuestra', nueva partitura para la Pasión baezana

Por Javier Cano - Febrero 26, 2020
'Fervorosa, Madre Nuestra', nueva partitura para la Pasión baezana
El compositor muestra la fotografía que la hermandad le entregó como recuerdo del acto. Foto: Manuel Higueras Cruz

El músico y compositor Sebastián Cabrera Checa escribe una marcha para la Virgen de los Siete Dolores y Mayor Traspaso de su ciudad natal

Profesor de la Banda Municipal de Música de Jaén, historiador, enamorado de su provincia, cofrade y miembro de juntas de gobierno... Sebastián Cabrera Checa (Baeza, 1966) tiene todo lo que tiene que tener un artista (y él lo es) para que su obra destile hondura, querencia al terruño, devoción.  

Así se evidencia en su última composición musical de aire pasionista, dedicada a una de sus debilidades marianas, la Santísima Virgen en sus Siete Dolores y Mayor Traspaso: "Es una imagen del siglo XVII que me encanta", asegura el creador baezano. Fruto de esa veneración, Cabrera ha escrito una partitura, Fervorosa, Madre Nuestra, con la excusa de una efeméride (el setenta y cinco aniversario de la cofradía) que, para él, no es sino la ocasión perfecta para rendir tributo a su hermandad y, con ella, a la Señora que recorre la ciudad machadiana cada Jueves Santo.

Antes de ese día (concretamente el pasado sábado), la Banda de Música de Baeza, bajo la dirección del maestro Juan de Dios Robles Lorite, hizo disfrutar de la nueva marcha a los muchos asistentes que coparon el templo de Santa María del Alcázar y San Andrés Apóstol, donde por vez primera resonaron las notas de una composición que dará que hablar por su calidad y su belleza.

Según el músico, la pieza consta de "una introducción alegre, de celebración, por la efeméride de la cofradía, y sigue con una primera parte que incluye un canto". Una letra tan fervorosa como la advocación a la que va dedicada y que alcanzará su cumbre en la voz de los horquilleros durante el cortejo procesional: Meceremos tus Dolores y suspiros / a la voz del capataz, reza en algunos de sus versos.

Pasajes románticos en el trío, para traducir el silencio penitencial del hombre de trono, y una coda final abrochan la obra de Sebastián Cabrera, quien pese a contar ya con varias partituras cofrades y haberlas podido escuchar tanto a pie de calle como en los discos editados por diferentes bandas, confiesa: "Esta marcha es muy especial para mí, por tratarse de María Santísima en sus Siete Dolores y Mayor Traspaso".

 Aspecto del templo durante el concierto. Foto: Manuel Higueras Cruz
Aspecto del templo durante el concierto. Foto: Manuel Higueras Cruz

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.