Cerrar Buscador
EL TEATRO EN LAS AULAS

EL TEATRO EN LAS AULAS

Por Esperanza Calzado - Julio 06, 2019

Autoconocimiento, juego, aprendizaje profundo, fomento de vínculos, cohesión social, valores, expresión corporal y oral… Son muchos los beneficios de incorporar el teatro en las aulas, una asignatura pendiente de la educación española. En Chiclana de Segura lo han puesto en marcha

"Mamá, papá: hoy en el colegio hemos hecho teatro. Y ha sido durante la clase de Educación Física". La frase puede resultar un tanto extraña para progenitores que no están habituados a nuevas técnicas de docencia que poco a poco imperan más en las aulas pero que sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes. No está generalizado y los docentes que apuestan por ello no tienen un camino fácil. Pero su compromiso y confianza en que las nuevas fórmulas aportan valores añadidos los convierten en abanderados de una educación que va más allá de los libros. 

Con el teatro los niños pueden aprender tanto o más que haciendo matemáticas o literatura. Hamburgo es el primer estado de Alemania que ha establecido esta asignatura como obligatoria en los centros educativos. El éxito está demostrado. Autoconocimiento, juego, aprendizaje profundo, fomento de vínculos, cohesión social, valores, expresión corporal y oral… Son muchos los beneficios de una disciplina que en países como Brasil, por ejemplo, ya se contempla como materia.

El teatro es una de las reivindicaciones pendientes de cumplir en el sistema educativo español.  En comunidades autónomas como Murcia se ha puesto en marcha una iniciativa pionera de la mano de la Unión de Actores. Se trata de implantar la asignatura en las etapas de Infantil y Primaria. Porque va más allá de la representación de obras literarias. Es la utilización de las técnicas de dramatización para trabajar contenidos como las Matemáticas, el Lenguaje o la Historia. Y hacerlo en una etapa, como la Primaria, en la que los estudiantes dedican 792 horas a la formación, que se sitúa ligeramente por debajo de la media de la OCDE y por encima de la UE22. Es tiempo más que suficiente para compaginar la docencia 'clásica' y las mal llamadas nuevas metodologías. En colegios como el Santa María de Nazaret, de Chiclana de Segura, ya han experimentado con éxito.

UNA EXPERIENCIA DE ÉXITO EN CHICLANA DE SEGURA

—El proyecto es hacer del teatro una asignatura de futuro para los colegios. En mi caso, trabajo las clases dándole mucha importancia a esta disciplina por ser un instrumento favorecedor de la inteligencia emocional, de las relaciones humanas, inculcador del valores, favorecedor de la pérdida del miedo escénico, mejora la expresión oral y corporal, amplía el vocabulario...

Lourdes Jiménez García puede estar minutos y minutos relatando los beneficios de este tipo de docencia. Seguro que más de un lector reconoce el nombre de esta maestra al leerlo. Nacida en Villanueva del Arzobispo, fue la segunda clasificada en la segunda edición de los premios Educa Abanca, un galardón para docentes de toda España. Cuando se presentó al concurso impartía clases en el colegio Padre Manjón de Sorihuela del Guadalimar y ahora lo hace en el Santa María de Nazaret de Chiclana de Segura, donde ha llevado su revolución a las aulas. 

Favorece la lectura y la comprensión lectora, se trabaja la empatía y los estados de ánimo; se potencia la cooperación y el trabajo en equipo adquiriendo cientos de destrezas, habilidades y competencias para la vida. La docente está convencida de que se trata de un sistema que convierte al alumno en un maravilloso orador y potenciando la capacidad crítica. 

—El horario educativo es tan rígido que no le dejamos tiempo a los pequeños para imaginar. 

Así, su metodología la ha introducido con sus alumnos de Infantil y Primaria dentro de su disciplina como maestra de Educación Física. Recuerda que esta área abarca muchos contenidos, desde los primeros auxilios, hasta educación vial pasando por medio ambiente. Y en este abanico, el teatro se convierte en una herramienta que claramente favorece la inteligencia emocional.  

¿Cómo lo han hecho? En cada trimestre se ha introducido una modalidad. El primero fue con marionetas. Los textos son escritos por ellos mismos siempre intentando que contengan mensajes de coeducación y valores. Así, por ejemplo, durante los tres primeros meses del año escolar trabajaron cuentos como el de Caperucita Roja y el Lobo Feroz pero con un punto de vista bien distinto. 

—Transmitimos la idea de que el lobo feroz no siempre tiene que ser el malo. Que algunas personas se portan mal porque necesitan que les escuchen, porque atraviesan momentos complicados de su vida...

Se trata de ponerse en la piel de la otra persona, entender el porqué de las cosas, hacer que los alumnos piensen. En el segundo trimestre apostaron por los cuentacuentos. Cuando terminó el curso organizaron una gala en el teatro de Chiclana de Segura. Un evento en el que participó toda la comunidad educativa, incluyendo a los progenitores, que también se han visto inmersos en una experiencia pionera, el proyecto Los Padres También Cuentan. Creado por la propia Lourdes Jiménez, el reto es incentivar la participación de las familias en el colegio con actividades variadas, destacando el teatro. En esta gala se puso en escena, por ejemplo, "Una Loca Primavera", una obra que habla de los insectos, de las virtudes y las cualidades de cada uno de ellos.

Ese día, los niños hicieron "La rebelión de los personajes de cuento", intentando romper los estereotipos y pinceladas machistas que contienen algunos e introduciendo textos que serían impensables para pequeños de su edad y que sin embargo son un éxito, como pueden ser Cervantes o Shakespeare. Otra de las obras que se ha llevado a escena es el "Asalto a la Nave", una ficción en la que los pequeños son astronautas que viajan a la luna y contemplan la contaminación que hay en la Tierra y la necesidad de luchar por ella y por mejorarla.

En definitiva, valores que luego se traducen en el día a día de los pequeños, volcados en pensar en los demás y no sólo en ellos mismos. Para muestra, un botón. Alumnos del colegio Santa María de Nazaret de Chiclana de Segura visitaron el Complejo Hospitalario de Jaén para hacer que los niños hospitalizados en Oncología y Pediatría se olvidarán de sus problemas por un día. ¿Cómo? Con juegos y con teatro.

LAS REACCIONES

Lourdes Jiménez García reconoce que al principio las reacciones son dispares, tanto para el alumno como para los padres.

—Cuando les dices que van a aprender prácticamente sin libros les choca. Pero una vez que comprueban que no van  a seguir un sistema tan rígido como el que se esperan les encantan, lo practican y te lo demandan. 

Los padres están encantados también, confiesa la maestra, que considera esencial acercar a las familias al contexto de las escuelas para que sepan cómo se trabaja, qué mejoras se pueden encontrar y colaborar entre todos.

—Al principio es difícil entender esta forma de trabajo pero, al final, la gran mayoría están encantados. Solo hay que ver lo motivados que llegan los niños a casa. 

Ante tal evidencia de los beneficios de incorporar el teatro a las aulas, la pregunta se hace evidente: ¿por qué no se hace?

—Deberían preguntarnos más a los profesores. Promueven leyes educativas y un sistema tradicional y obsoleto. El problema no está en los maestros, sino en unas leyes burocráticas que no cuentan con nosotros.

La denuncia deja poco que rebatir a una docente que lleva diez años apostando por la 'revolución en las aulas', no solo con el teatro, sino con otros proyectos como el hacer una radio escolar. Sus métodos le llevaron a esta licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte recibir el Premio Joven que concede el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ). Maestra desde 2009, su trabajo se caracteriza por la aplicación de metodologías innovadoras y novedosas. También colabora con su experiencia docente con asociaciones como ALES, Once o Save the Children, además de realizar iniciativas con niños hospitalizados. Personas, métodos y anhelos que si se expandieran harían de este mundo un planeta más justo.

 

COMENTARIOS

Silvia Vammaro

Silvia Vammaro Julio 11, 2019

Es una manera maravillosa de permitir q los niños expresen sus emociones (a veces reprimidas) Hacemos algo muy parecido en mi escuela .Felicitaciones,Silvia Buenos Aires,Argentina

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.