Cerrar Buscador

Hermanas sanitarias ante la pandemia

Por Fran Cano - Marzo 28, 2020
Hermanas sanitarias ante la pandemia
Rocío y Conchi Castro, en una imagen anterior a la cuarentena.

Rocío y Conchi Castro son terapeuta ocupacional y enfermera, respectivamente; ambas lidian con el virus en una residencia y en un hospital

"Incertidumbre". Conchi (44 años) y Rocío Castro (29), hermanas y profesionales sanitarias jiennenses, responden la misma palabra a la pregunta sobre qué pensaron cuando el Gobierno decretó el Estado de alarma hace dos semanas. Conchi es enfermera en un hospital de Granada y ahora además teletrabaja voluntariamente para evitar riesgos de contagios. Rocío trabaja en una residencia de Alcalá y ayuda cada día a los mayores, los más expuestos ante el coronavirus.

En las residencias, cuenta Rocío Castro, quedaron restringidas las visitas de los familiares, incluidos los usuarios del Centro de Día. El material preventivo que les llegó a las trabajadoras comprende desde mascarillas hasta guantes pasando por el gel. "Las instalaciones se desinfectan cada día", apunta. Igual ocurre en el hospital donde trabaja, en Quirófano, la hermana mayor. "Toda la ayuda que nos mandan es poca. Dicen que generamos alarmas, pero es la realidad: hace falta más", aporta Conchi, quien coordinó un grupo de voluntarios en Frailes, el pueblo de las dos, para recabar más artículos de protección.

Además de cumplir con la tarea, a las hermanas les ha tocado contestar preguntas que nadie esperaba. Porque los mayores preguntan. Porque los pacientes preguntan. Porque la familia también tiene dudas. "En el taller de 'Orientación a la realidad' la inquietud de los mayores es cuándo acabará todo esto. Quieren saber la actualidad del virus", revela la terapeuta. La consigna es evitar la alarma. "Tenemos que cuidarnos más a nivel mental y dedicarnos a nuestras familias. Hay que mantener la calma", tercia la enfermera.

Cada trabajador da cuenta ahora de cómo ha cambiado su vida. Los canales más comunes para compartir esa transformación son las redes sociales. El pasado 19 de marzo Rocío Castro hizo una promesa: «Resistiremos. Por nuestros abuelos, por todos», escribió en su perfil de Facebook. "Estoy orgullosa de ella. Es muy responsable, y cuando se le mete algo en la cabeza va a por ello", alaba Conchi. La admiración es recíproca: "Le agradezco el gran trabajo que hace junto con el personal sanitario. Tiene un corazón enorme y sólo me queda animarla para que continúe en la lucha", concede Rocío.

Las hermanas Castro viven en la misma villa y ahora no se pueden ver más que gracias a las nuevas tecnologías. "Aunque se nos hagan duras, hay que respetar las medidas adoptadas. No podemos bajar la guardia", razona la terapeuta.

Daniel, el hijo de cinco años de Conchi, dibujó hace poco gusanos de seda y mariposas. El mensaje del crío es elocuente: hay que estar un tiempo necesario en el nido antes de ser mariposa y volar. "Los más vulnerables, mayores y niños, nos están demostrando una valentía superior", valora Conchi. Que todo el esfuerzo desplegado, coinciden, continúe al servicio de ellos.

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.