Cerrar Buscador

"Hay que destacar el esfuerzo que Baeza hace por apoyar a la cultura"

Por Javier Cano - Agosto 26, 2020
"Hay que destacar el esfuerzo que Baeza hace por apoyar a la cultura"
Miguel Queixas, percusionista de la banda. Foto: Manuel Carranza.

Los gallegos Brothers in Band se preparan para coger el avión que los alejará del fresquito del norte camino del calor sureño. Tras el confinamiento, el grupo retoma la actividad con The Very Best of Dire Straits, el gran tributo a Mark Noppler y los suyos de manos de la que es considerada la mejor banda europea en eso de recrear a la mítica formación británica sobre los escenarios. El sábado tocan en Baeza y su percusionista, Miguel Queixas, adelanta a Lacontradejaén los detalles de un show de esos para no perdérselos.

—Ya ha llovido desde aquel 2008 que los vio nacer. ¿Qué los movió para subirse al escenario y recorrer el mundo versionando a Dire Straits?

—El gusto, el cariño y la admiración por la banda británica, siempre con el objetivo de recrear las distintas etapas por las que ha pasado Dire Straits: cuarteto, quinteto, sexteto, septeto..., con nuestras diferentes formaciones. Somos ya más de veintiún músicos los que hemos pasado por la banda, con el objetivo de mejorar y poder ofrecer la mayor fidelidad y felicidad a quien lo escucha. Eso es lo que nos ha movido y nos mueve, hacer un espectáculo como bien se merece la banda que tanto nos gusta.

—Dicen de ustedes que son los mejores en lo suyo, y hasta el gran Guy Fletcher, miembro de la banda de Knoppler, creyó al escucharlos, en 2008, que oía una grabación de los Dire... 

—Tenemos la suerte de que los que dicen que saben nos consideran los mejores de Europa, fruto de muchos años y de todos aquellos que han pasado por la banda, que cada uno ha dejado un poso para que el siguiente; esto es un proyecto de colectivos, no de individuos. Pero eso es lo de menos, lo que importa es disfrutar cada noche en cada concierto.

—¿Qué queda de aquel grupo inicial de hace ya doce años? ¿Se mantienen las mismas caras o, como le pasó a la propia banda británica, entran y salen? 

—Empezamos formando un cuarteto y, es curioso, hemos seguido involuntariamente cierta evolución paralela a Dire Straits; no ha sido algo buscado, sino como toda la vida, que cuando se hace sin querer es cuando pasa. De la formación que se presentó en 2008 siguen dos, lo mismo que pasó con Dire Straits, que empezó como cuarteto y, luego, los únicos que aguantaron fueron los dos primeros. Hemos ido evolucionando hasta un plantel actual de entre once o doce personas entre músicos y técnicos.

—El sábado convertirán a Baeza en la segunda parada de su gira The Very Best of Dire Straits. ¿Qué 'faena' podrán disfrutar quienes se acerquen a la plaza de toros?

—El show lo hemos enfocado como un recorrido histórico entre los años 78-86, en formato de septeto. Ofreceremos ese repertorio con sus diferentes formaciones entre esos años, que abarcan cuarteto, quinteto, sexteto y septeto. Repasaremosmos lo más destacado y muchas de las canciones no conocidas para intentar, digamos, evangelizar. 

—¿Será la primera vez que pisen la ciudad renacentista?

—Sí, pero tenemos que decir, es bueno que se sepa que Brothers in Band lleva muchos años trabajando su iluminación y su sonido con una empresa de Baeza, Tua; llevamos cuatro años con ellos, y la casualidad nos lleva ahora a trabajar en Baeza, con cuyo material hacemos el 90 por ciento de nuestros conciertos en toda España. 

—Eso es genial, se puede decir que vienen a 'casa', aunque solo sea por esa relación profesional. Lo mismo se olvidan del reloj y se les hace de día...

—Nosotros tocaríamos ocho horas seguidas si nos dejaran, seguro, no medimos al peso el concierto. Pero ahora tenemos unas connotaciones que obligan a medir una serie de tiempos; aun así somos muy pesados. En estos nuevos tiempos, con los repuntes y las limitaciones de público, hemos reducido y 'solamente' haremos dos horas y cuarto, más o menos. 

—Y las medidas de seguridad, Miguel: ¿influirán en lo que ofrezcan al público desde el escenario? Porque asistir a sus conciertos no es, precisamente, una invitación a la quietud.

—Nosotros invitamos a la gente a que se mueva primero por dentro; no queremos llamar a la revolución legal, pero vamos a hacer el mismo espectáculo que haríamos si esto no hubiera pasado, no vamos a aparecer un cantante y un guitarrista sino todo el show, con todo el despliegue de luces y sonido habitual. No vamos a recortar. Lo que sí quiero destacar de Baeza es el esfuerzo que se está haciendo por apoyar a la cultura, no descubro nada nuevo, pero más seguro no se puede estar ni en casa. Estamos muy agradecidos al Ayuntamiento y a la organización.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.