Cerrar Buscador

Preocupación por el aumento de contagios entre enfermeros

Por Esperanza Calzado - Febrero 15, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
Preocupación por el aumento de contagios entre enfermeros

En la provincia de Jaén, el total de sanitarios en general que ha sufrido el coronavirus es de 1.391 y han fallecido 4, entre ellos, el enfermero Pedro Carrillo

Avanza la vacunación y con ella se abre la puerta a la esperanza, al final de la pesadilla. Pero lo cierto es que tras esa puerta todavía queda un largo camino que recorrer y quienes los saben bien son los profesionales de la sanidad. A pesar de que están recibiendo las correspondientes dosis de medicación, observan también cómo aumentan los contagios.

El Colegio de Enfermería de Jaén informa de que en las últimas semanas se está produciendo un "aumento importante" del número de contagios en los enfermeros y, en general, entre los profesionales sanitarios y socio-sanitarios. En Jaén, el número de sanitarios contagiados a fecha de 29 de enero era de 1.391, de los que 1.232 se han recuperado y han fallecido 4, entre ellos, el compañero enfermero Pedro Carrillo.

El presidente del colectivo, José Francisco Lendínez Cobo, insiste a las administraciones en entregar material seguro y de la máxima calidad a los profesionales sanitarios para evitar contagios innecesarios. “Las mascarillas quirúrgicas deben ir en detrimento y entregar las FFP2 a los sanitarios, que se ha demostrado que son mucho más seguras, sobre todo en lugares cerrados, con poca ventilación y concurridos, como suele ser habitual en centros de salud y hospitales”, manifiesta Lendínez.  

Mientras tanto, con una tercera ola de la pandemia desbocada, con contagios que baten récord día tras día, con una mortalidad creciente, el descubrimiento de nuevas cepas y con la evidencia del contagio de Covid-19 a través de los aerosoles, estos profesionales defienden incrementar las medidas de protección. Por ello, cree primordial que “la población y los profesionales utilicen mascarillas autofiltrantes -conocidas como FFP2- en aquellos lugares cerrados, poco ventilados y con aglomeración de gente, como el transporte público, y en especial en aquellos donde haya más probabilidad de concurrir con personas portadoras del virus (por ejemplo, centros sanitarios, farmacias, sociosanitarios...). "Su uso es una medida capital para evitar la expansión del coronavirus, el colapso de la Sanidad y muchas muertes más de las que ya lamentamos”, asegura José Francisco Lendínez Cobo.

Cabe recordar que la prolongación del uso de las mascarillas es uno de los errores más frecuentes que comete la población, muchas veces por la imposibilidad económica que tienen para adquirirlas, y esto genera un problema de salud pública, ya que ni están protegidos ni evitan la transmisión del virus a los demás. Además, una vez comprobado científicamente el contagio por aerosoles es recomendable el uso de las mascarillas FFP2, y no las quirúrgicas, debido al contacto directo con otras personas en ambientes cerrados, masificados y con poca ventilación.

Por este motivo, es primordial crear mecanismos que garanticen el acceso a estos productos en función a las necesidades de protección y circunstancias socioeconómicas particulares que pueda tener cada individuo. Según algunas estimaciones, una familia de cuatro miembros puede gastar al año unos 1.500 euros en mascarillas.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK