Cerrar Buscador
TUPPER PARA RATO

TUPPER PARA RATO

Por Esperanza Calzado - Octubre 26, 2019

Madres y padres indignados, trabajadoras con incertidumbre, alcaldes enfrentados, una empresa que se siente difamada y una administración que trabaja a contrarreloj para dar una solución. El problema que hay detrás del tupper vacío en 37 comedores escolares

Azul y amarillo, con ilustraciones de algún dibujo animado que no se aciertan a adivinar. Las manos temblorosas que las sostienen no saben de dónde ha salido la valentía para encararse con él. En el fondo, sí conoce el origen de esa fuerza que supera cualquier pudor o vergüenza: una madre va hasta donde haga falta por sus pequeños.

—¿Ve este tupper vacío? Es lo que va a comer mi hijo como no le ponga solución.

Se le quiebra la voz por los nervios. Ha recorrido 47 kilómetros desde Bedmar para estar a las diez de la mañana en la Plaza de Santa María. Para pedirle, e incluso rogarle, al consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, que adopte una solución rápida al problema de los 37 comedores escolares de 25 municipios que desde el pasado 15 de octubre están sin servicio por el desistimiento de Royal Menú. 1.930 niños no pueden esperar dos meses hasta que se licite de nuevo. 245 no tienen la opción de saltarse la que era la única comida completa al día que hacían dado los paupérrimos recursos económicos que entran en sus casas. Ni imaginan qué van a hacer ahora, cuando llegue la campaña de la aceituna. Se enfrentan a un tupper vacío de soluciones rápidas, que es lo que demandan.

En Bedmar hay unas 40 familias afectadas y Ana es una de esas madres, que atiende a la prensa todavía temblando con la fiambrera en la mano:

—Ahora nos apañamos porque estamos en casa, pero viene una campaña de aceituna que es el único dinero que entra en casa. De momento, hacemos malabares.

El hijo de Elisabeth Fuentes tiene siete años y su madre le dará la comida para que pueda tomarla en el 'aula de espera' que los colegios pueden contratar subvencionados por la Junta de dos a cuatro de la tarde. Pero se pregunta qué pasaría si tuviera tres. ¿Cómo lo hace si los monitores no les pueden dar de comer? ¿Cómo se come un plato de habichuelas, por ejemplo, frío y que no se puede calentar? Las dudas sobrevuelan un conflicto que cada vez genera más tensión.

Mari Carmen Chamorro tampoco puede esconder la rabia de ver cómo llega el momento laboral más esperado del año y algunas no van a poder trabajar por tener que quedarse con sus hijos. Y esto ocurre en pleno debate político sobre cómo luchar contra la despoblación y el paulatino desplazamiento a un lado del papel de la mujer en el campo en pro del hombre.

—Lo estamos viviendo muy mal, sobre todo al acercarse la campaña de la aceituna, que es lo único que una mujer rural en un pueblo tiene para subsistir todo el año y nos lo van a quitar. 

 Mari Carmen Chamorro se dirige al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.
Mari Carmen Chamorro se dirige al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.

—Quieren que trabajemos y que tengamos hijos, pero no nos ayudan a que podamos pagar un servicio, que lo pagamos prácticamente nosotros. Y sin solución, echando balones fuera. Lo que tienen que hacer es moverse y, luego, de forma paralela, que tengan lo que tengan que hacer con la empresa. Pero solucionarnos el problema. 

Santiago Sereno es un padre de Los Villares. Como todos los demás no quiere saber quién tiene la culpa de esta situación sobrevenida. Los progenitores no entienden de responsabilidades, de trámites burocráticos, de quién debe o no prestar los servicios. Ellos sólo ven un problema con el que se han topado y quieren una solución.

LOS TRABAJADORES

Mientras tanto, 130 trabajadoras acuden a sus puestos de trabajo todos los días, algunas a la una del mediodía, otras a las dos, y se sientan en una silla. No pueden hacer nada más. Están tan desesperadas como esos padres. Pancarta en mano, Teresa del Arco es la presidenta del comité de empresa en Royal Menú y también ha acudido a la Plaza de Santa María a esperar al consejero Imbroda. El viernes 11 de octubre fue cuando se les comunicó que se va a dejar de prestar el servicio y a partir de ahí se empezaron a tener reuniones para saber cuál era la situación. Solicitaron por escrito a la delegación territorial de la Agencia Pública Andaluza de Educación saber qué va a pasar. A día de hoy no tienen respuesta.

—Nuestra situación es que seguimos de alta en la empresa porque no nos dan de baja para que no perdamos nuestra condición de personal subrogable porque, desde el punto de vista legal, todo está un poco en el aire. 

Se sienten desamparadas porque nadie de la Administración se ha puesto en contacto con ellas y porque se enteran de las novedades por Royal Menú y por los medios de comunicación.

—Como trabajadoras, nos quedamos al margen de los problemas que la empresa y la Junta puedan tener. Eso tienen que solucionarlo ellos. La responsabilidad de dar una solución es de la Junta y no la está dando.

Teresa del Arco encabeza la protesta de los trabajadores de los comedores en la Plaza de Santa María. Foto: Esperanza Calzado
Teresa del Arco encabeza la protesta de los trabajadores de los comedores en la Plaza de Santa María. Foto: Esperanza Calzado

Con ambas partes, padres y empleados, se paró el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, en su visita a Jaén. En todo momento era interrogado por el futuro de esa plantilla que no tiene claro que si se les da de baja ahora la ley la ampare para que sea contratada por la futura empresa que se haga cargo del servicio. Hizo de interlocutora la secretaria general de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSCM), Elvira Ramírez. Y a ella contestó con contundencia Imbroda. "La subrogación no ha estado en duda en ningún momento". Les explicó que los pliegos de condiciones técnicas reflejan que “es absolutamente obligatorio” que la empresa que se haga cargo del servicio tiene como marco el convenio colectivo de la provincia de Jaén, que recoge la subrogación de los trabajadores.

El consejero comprende a la perfección la situación que atraviesan ambos colectivos.

—Nos gustaría que los procedimientos nos permitiesen reponer el servicio de forma inmediata, pero estamos sujetos a la normativa. Entiendo que aunque hayamos declarado la situación de emergencia haya quien no pueda explicarse que la licitación tarde dos meses pero es lo que tenemos, tenemos que ajustarnos a las normas.

ROYAL MENÚ DENUNCIA "MENTIRAS Y DIFAMACIONES"

María del Rosario Martos es la gerente de Royal Menú Catering. No puede ocultar su disgusto por lo que califica como "mentiras y difamaciones" que se están produciendo sobre una empresa que lleva 20 años dando servicios de restauración. "Estamos aportando a nuestra ciudad tejido empresarial, economía y puestos de trabajo", explica en un comunicado en el que lamenta "profundamente" que se haga un juicio de valor a través de los medios y que no haya existido diálogo para que el servicio de comedor se hubiera restablecido. Una comunicación que el director de la Agencia Andaluza de Educación, Manuel Cortés, asegura que no se puede dar porque ni tan siquiera les coge el teléfono.

Royal Menú Catering S.L quiere poner de manifiesto que la empresa no adeuda las cantidades publicadas por la Administración en los medios de comunicación. Los datos los aporta el director general de la Agencia Pública Andaluza de Educación, Manuel Cortés, que asegura que la situación económica que deja Royal Menú, con una deuda con la Seguridad Social y también con las trabajadoras, por valor de unos 300.000 euros, ha sido el motivo por el que ninguna de las 60 empresas contactadas ha optado por hacerse cargo del contrato. En cualquier caso, ha recordado que en la nueva licitación, las empresas interesadas no tendrán que hacer frente a esa deuda. Este es un punto en el que está de acuerdo el sindicato UGT, que calcula que la deuda asciende a unos 100.000 euros. De hecho, Elvira Ramírez desconoce cuáles son algunos de los complementos de los que habla la junta.

 El consejero de Educación saluda a Elvira Ramírez, de UGT. Foto: Esperanza Calzado.
El consejero de Educación saluda a Elvira Ramírez, de UGT. Foto: Esperanza Calzado.

Royal Menú continúa: "En ningún momento se nos ha solicitado documentación alguna del estado de cuentas entre empresa y trabajador para que publiquen esa noticia falsa. Por supuesto esta situación no revierte un problema para ninguna empresa adjudicataria como se manifiesta, puesto que los comedores públicos empezaron el día 10 de septiembre", asegura la firma que hasta el día 15 de octubre prestaba el servicio de comedor escolar. Para la empresa es "lamentable" que los representantes de la Administración Pública hagan un juicio de valor sin conocerlos, denuncia en su carta María del Rosario Martos.

"Siento profundamente que ni siquiera se preocupen de nuestras necesidades por los contratiempos e ineptitudes burocráticas y económicas que nos han venido provocando las administraciones públicas. Que prefieran reunirse con Comisiones Obreras, sindicato minoritario en Royal Menú, persiguiendo presuntamente unos fines que ignoramos, en base a la información falsa que está vertiendo a la administración y cuyos dirigentes desde hace dos años nos tienen sometidos a constantemente denuncias infundadas, fiscalizaciones continuas, persecución y amenazas contra nuestra empresa", concluye.

Frente a ella, la Junta tomará acciones legales. Javier Imbroda defiende la gestión de su departamento ante lo que califica de "irresponsabilidad" de Royal Menú. "El foco hay que ponerlo en la empresa" y la Junta va a emprender acciones legales ante este "disparate".

—Lo que ha ocurrido es que una empresa ha dejado literalmente tirada a la comunidad educativa.

El consejero se pregunta que si Royal Menú viene arrastrando problemas como es que ahora "curiosamente" (con el cambio de gobierno) deje de prestar este servicio. El director general de la Agencia Pública Andaluza de Educación (Apae), Manuel Cortés, ha añadido que desde que el 9 de octubre comunicó que el día 15 dejaba el servicio ha habido intentos de contactos con Royal Menú "y no responde de ninguna manera".

LA DECISIÓN DE TORRES Y ALCALÁ LA REAL GENERA POLÉMICA

Si hay algo que se pidió desde el inicio de este problema fue unidad, comunicación y coordinación en la toma de decisiones. Lo que a unos les puede parecer una solución rápida y satisfactoria para los vecinos de sus municipios puede tener consecuencias que desconocen. Ocurre en el caso de los ayuntamientos que han decidido prestar el servicio. Es el caso de Torres, gobernado por el PP. El alcalde, Roberto Moreno, se reunió con la directora del CEIP “Aznaitín” y le comunicó la decisión de abrir un comedor municipal al margen del servicio de aula de espera que ha habilitado la Junta de Andalucía como medida transitoria.

El Ayuntamiento de Torres asumirá este servicio de forma excepcional hasta que se restablezca el servicio por parte de la administración autonómica pues el consistorio tiene medios con los que prestar el servicio. “Los alcaldes de los pueblos afectados deben encontrar soluciones en lugar de seguir mirando hacia otro lado. No se trata de cuestiones políticas o electoralistas sino de buscar una alternativa para restituir un servicio básico a los niños y a las familias. Eso es lo que ha hecho el Ayuntamiento de Torres”, asegura Moreno.

En una tesitura similar está Alcalá la Real, también gobernada por el PP. Las AMPAS Aben Jakan de la Escuela Infantil Martínez Montañés y Carmen Juan Lovera del CEIP Alonso Alcalá han llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para la instalación temporal de dos comedores en dependencias municipales. En concreto, los usuarios de comedor del CEIP Alonso Alcalá utilizarán las instalaciones del restaurante de la anexa Piscina de Verano, en tanto los de la Escuela Infantil Martínez Montañés lo harán en una sala de Palacio Abacial, edificio para el que tienen acceso directo desde el patio del colegio, por lo que no deberán atravesar la vía pública. Entrarán en funcionamiento el martes y estarán gestionadas por las asociaciones de padres. 

 Alcaldes expresan sus quejas al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.
Alcaldes expresan sus quejas al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.

Ante este panorama, un grupo de alcaldes socialistas también abordó al consejero de Educación para pedir explicaciones. 

Ante esta situación, Javier Imbroda fue tajante:  "Los comedores escolares no están en competencias de los ayuntamientos". Aboga por una solución conjunta" y "no individualizada" ante el abandono de este servicio en 37 colegios de 25 municipios de la provincia de Jaén y por eso anunció que su departamento se pondría en contacto con estos casos.

—Desde la Consejería vamos a contactar con ellos para que todos vayamos alineados y tratando de dar la misma respuesta para que no haya desajustes entre estos ayuntamientos, porque eso lo que hace es generar todavía más inquietud en las familias.

Tampoco tiene claro UGT que estos consistorios puedan tomar tal decisión.

—Es un tema peliagudo que se debe estudiar desde el punto de vista jurídico.

¿Por qué? La secretaria general de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo, Elvira Ramírez, apunta a que si el servicio tiene las condiciones de comedor escolar, los trabajadores actuales son los del servicio de comedor escolar, independientemente de "quién lo dé".

Los regidores socialistas han entregado al consejero de Educación una carta y le han emplazado a una reunión, si puede ser la semana que viene. “Las familias se están viendo abocadas a situaciones caóticas, teniendo que recurrir a otros familiares, que incluso tienen que desplazarse desde otros municipios, o pidiendo favores personales a otros padres para que se los lleven a comer a sus casas”, explican los regidores.

En medio de todo este conflicto están esos 245, de los 1.930 alumnos afectados, que están incluidos en el Plan Syga, es decir, que pertenecen a familias vulnerables y a los que “se les está privando de la que sea probablemente su única comida caliente del día, algo que aunque remitan a servicios sociales, no van a poder subsanar”. Para ellos pide UGT una solución más que urgente y en ellos piensa la Junta. "Estamos buscando la solución, junto a los ayuntamientos, para dar por lo menos una respuesta inmediata a estas necesidades tan fundamentales en estos colectivos", ha aseverado.

 Padres expresan sus quejas al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.
Padres expresan sus quejas al consejero de Educación. Foto: Esperanza Calzado.

LA POSTURA DE LAS AMPAS

Tras la noticia de que una ludoteca de dos a cuatro de la tarde durante los próximos dos meses es la solución temporal, la federación de Ampas Los Olivos manifiesta su indignación por lo que califica de "chapuza, que deja en situación de abandono a más de doscientos niños y niñas acogidos al plan de alimentación de la administración de Andalucía". Además tampoco satisface a la mayoría de las familias, algunos de los menores no podrán almorzar hasta que lleguen a sus casas, lo cual va a ser a unas horas inadecuadas para niños de 12 años.

Estas aulas de espera serán atendidas por monitores técnicos especializados en Educación Infantil y Atención a Personas en Situación de Dependencia que permitirá a los padres trabajadores el tener garantizada la atención asistencial de sus hijos “hasta que vuelva la normalidad”.

FAMPA Los Olivos, que representa a 245 ampas de la provincia, se muestra incrédula de que tras décadas de existencia del servicio de comedor, la administración no esté dotada de mecanismos que resuelvan una situación como esta. Hoy se reúnen en Jódar, en su asamblea anual, donde se abordará la situación y decidirán las acciones reivindicativas pertinentes, las cuales espera sean apoyadas por las familias jiennenses.

Indignación. Esa es la palabra que rodea a un conflicto que se cocina a fuego lento y que cada vez levanta más polémica. Lo que debería ser un barco con todos sus marineros remando a una, se ha convertido en un enfrentamiento cuyas víctimas son los niños y los trabajadores. Detrás de todo esto, unos técnicos de la Junta. Trabajadores autonómicos que se afanan en leer hasta la última normativa y buscar cualquier salvoconducto que permita dar una solución rápida a un problema sobrevenido a sabiendas que, muy probablemente, seguirá utilizándose como arma arrojadiza. Hay partidos que piden la dimisión del delegado de Educación, Antonio Sutil, y critican la gestión que está haciendo de este problema. Sindicatos, como CGT,  exigen la gestión directa de los Comedores Escolares en los Centros Docentes Públicos...

Hoy es sábado. Esos 1.930 niños tienen por delante un intenso fin de semana y su máxima preocupación es tener hechos los deberes. 130 trabajadoras intentarán que sus problemas laborales no interfieran en su vida familiar durante este sábado y domingo. Pero el lunes llega rápido. Y el martes, el miércoles, el jueves... Semanas que pasan con un tupper semivacío de soluciones y colmado de indignación.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.