Cerrar Buscador

Contra la "precariedad" de los riegos

Por Esperanza Calzado - Abril 20, 2018
Compartir en Twitter @Esperanza44
Contra la

Nace la Sectorial del Agua para reclamar a la Confederación la regularización de las 40.000 hectáreas que todavía tienen inseguridad jurídica

UPA Jaén quiere acabar con la "precariedad" de los riegos. Para ello, desde hace unos años, mantiene una constante interlocución con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG). Su objetivo: regularizar las hectáreas pendientes de disponer de concesión. Así lo defiende con la creación de la Sectorial del Agua, de la que forman parte todas las comunidades de regantes que dependen de UPA Jaén, más de 3.500 olivareros y más de 30.000 hectáreas.

Su principal propuesta es reclamar a la Confederación que regule las 40.000 hectáreas que aún tienen inseguridad jurídica para poner fin a una situación que genera especulaciones, privilegios e incertidumbre. Están abiertos a que cualquier asociación agraria o de regantes que quiera unirse lo haga en beneficio del bien común.

"Nuestra postura es muy clara: esta situación de precariedad e inseguridad en los regadíos tiene que acabar. Lo excepcional, por definición, es lo que ocurre fuera de lo común y de forma no frecuente. El problema es que, si desde el año 2010 se vienen aprobando estos riegos excepcionales y de apoyo al olivar, ya tienen que pasar a definitivos. Y eso solo se conseguirá aprobando las concesiones de regadío pendientes, en algunos casos más de 20 años, porque es legítimo". Así lo ha defendido el secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano

PETICIÓN AL GOBIERNO

Para conseguir esa regularización, insta al Gobierno central a que dote de medios económicos y humanos a la Confederación para que esa situación de incertidumbre termine con la consolidación de los regadíos pendientes. Esta idea ha sido trasladada a todas las comunidades de regantes que forman parte de UPA. Fue durante una reunión en la que han participado el secretario general, Cristóbal Cano; el responsable de Organización, Elio Sánchez; y el delegado de Agricultura, Juan Balbín.

"El riego extraordinario, desde 2010, genera incertidumbre en los regantes, inseguridad que desaparecerá con la regularización de la situación del olivar y con la otorgación de las concesiones definitivas. Y más cuando este año hidrológico está siendo generoso en cuanto a lluvias se refiere. En definitiva, lo extraordinario debe pasar a ser ordinario", concluye Cristóbal Cano.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK