Cerrar Buscador
NO SIN MI MASCOTA

NO SIN MI MASCOTA

Por Esperanza Calzado - Mayo 11, 2019

Un tercio de los españoles con mascota decide su destino de descanso en función de si admiten animales. ¿Es Jaén una ciudad dog friendly? ¿Y el resto de la provincia?

Holidaycottages es un operador especializado en la comercialización de casas rurales y alojamientos similares. Trabaja en el Reino Unido y de inmediato se dio cuenta del negocio que tenía por delante si abría sus establecimientos a las mascotas. En el último año, registró un incremento del 15 por ciento de clientes que viajan con sus animales, es decir, una de cada cuatro reservas realizadas por esta empresa eran vacaciones con perro incluido. Viendo los datos, la firma decidió realizar un estudio y la conclusión fue que el 80 por ciento de los propietarios de canes confiesa que viajaría con ellos de vacaciones dentro del Reino Unido si el alojamiento fuera dog friendly. Dicho y hecho. Desde que ocurrió aquello han pasado cinco años y muchos puntos de España ya se han sumado a lo que parecía una moda pero ya es una realidad. Y es que un tercio de los españoles con mascota decide su destino de descanso en función de si admiten animales. ¿Es Jaén una ciudad dog friendly? ¿Y el resto de la provincia?

Un Parson Russell Terrier es quizás quién mejor puede hacer esa valoración. No ha recorrido todo el mar de olivos al completo, pero sí destinos significativos que le han bastado para hacerse una ligera idea. Nació en mayo de 2016 a dos pasos de San Sebastián. Cada vez que se subía al coche, cogía el tren o se montaba en la bicicleta, la alegría era más que palpable. Es por eso que su humano, Pablo Muñoz, decidió dar la vuelta a España juntos para comprobar la implantación del turismo amigo de mascotas. Pipper ha estado en Jaén y no todo lo que ha visto le ha gustado.

Lo primero, encontrar dónde alojarse. Jaén está por debajo de la media española en cuanto al número de establecimientos hoteleros que permiten su acceso. Es de un 18 por ciento, todavía muy pequeño si se compara con la media europea, que está en el 40 por ciento. Pipper durmió en el Hotel Europa, en la capital, uno de los pocos habilitados. Aunque el porcentaje está lejos de lo deseado, algunos hace tiempo que observan la creciente demanda y han decidido adaptarse. Es el caso del Mesón Despeñaperros, en Santa Elena

—Siempre lo hemos tenido claro y desde hace algunos años notamos una demanda cada vez más creciente. 

Christopher Orjalesa es el gerente del establecimiento que se sitúa muy cerca de un atractivo turístico también 'amigo de las mascotas'. El Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa que no dudó en llamar a Pablo Muñoz cuando se enteró de su visita a la capital para abrirle sus puertas. La agenda no le permitió acudir, pero Pipper y 'su humano' prometen volver, una vez termine esta vuelta a España que empezaron el año pasado y que finalizará el mes que viene.

—Lo que queremos es que comercios, hoteles o museos pasen del 'perros no' al 'perros educados bienvenidos.

Con este objetivo Pablo y Pipper han recorrido ya más de 19.000 kilómetros por 16 comunidades autónomas.

Mesón Despeñaperros es muy activo en internet en su promoción y sus clientes habituales ya saben que pueden llevar a sus mascotas. Justo antes de hacer esta entrevista, le llama uno de ellos para consultar las condiciones. 

—Nuestra política de mascotas está orientada a perros y gatos, pero tenemos clientes que viajan con otro tipo de mascotas, como es el caso de una mujer que siempre se desplaza con sus dos tortugas.

Alojar animales requiere un trabajo extra para el alojamiento hotelero. Y es que la limpieza de la habitación debe ser exhaustiva para evitar todo tipo de alergias. Es por eso que aunque este hotel de Santa Elena no tiene habitaciones específicas propiamente dicho para las mascotas, sí es verdad que una de ellas que dispone de una pequeña terraza es la que normalmente ofrecen. 

LA RESTAURACIÓN, LA GRAN ASIGNATURA PENDIENTE

Una vez acomodados en el hotel, toca buscar dónde comer. Esa es la gran asignatura pendiente de Jaén y no solo para el turista, sino para los propios jiennenses. En la provincia hay 247.858 perros censados en el Registro Andaluz de Identificación Animal; animales cuyos dueños seguro que desearían acudir a un establecimiento con sus mascotas, siempre bien educadas. 

—Es la gran asignatura pendiente y no se entiende que siendo Andalucía una de las comunidades autónomas con una legislación más avanzada en este aspecto, los ayuntamientos no se hayan esforzado más en aplicarla. Jaén tiene mucho camino que recorrer en este aspecto si quiere ser ciudad y provincia de turismo de mascotas.

La normativa autonómica indica que la entrada de mascotas a bares y restaurantes está permitida excepto que el propietario indica de forma expresa, con un cartel por ejemplo, que no es posible. Sin embargo, existe mucho desconocimiento y los mismos dueños ni siquiera conocen la normativa. Es por eso que Pablo Muñoz echa en falta una armonización legislativa local para aclarar la situación. Cita el ejemplo de otros puntos de España, como es el caso de Gijón, donde el Ayuntamiento ha creado unas pegatinas 'perros educados bienvenidos' que se repartieron entre los establecimientos que aceptan mascotas. En Jaén, la visita de Pipper ha abierto los ojos a más de un empresario del sector. 

David Ordóñez es el director técnico de Perruneando Educación Canina e IAP. Trabaja con perros de terapia o intervención. Además, es el coordinador del Máster Oficial en Intervención asistida con animales de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), en Baeza. Él acompaño a Pablo Muñoz y a Pipper en su salida por la ciudad del Santo Rostro para cenar. 

—A no ser que sea en una terraza, no se puede entrar y hay mucho desconocimiento de la normativa.

Desde Perruneando ya se hizo una propuesta al Ayuntamiento de Jaén para que sea una ciudad Pet Friendly pero se quedó en un cajón. Ordóñez explica que durante la reunión en la que se expuso el proyecto sí pareció haber interés, sin embargo nunca llegó a término. 

—El tema de las mascotas es algo en lo que políticamente no están muy comprometido. El proyecto no hubiera requerido esfuerzo político ni inversión económica, pero no se hizo. 

Tanto para David, que viaja con su mascota, como para profesionales del sector, se trata de una oportunidad perdida porque el turismo de mascotas está en auge y tiene una particularidad:

—Gastamos más dinero. 

UN RECORRIDO POR UNA PEQUEÑA PARTE DE LA PROVINCIA

David no sólo acompañó a Pipper y Pablo por Jaén, sino también a su visita a la ciudad Patrimonio de la Humanidad de Baeza.

—Para los perros es realmente difícil acceder al interior de iglesias y monumentos en esta zona, pero toda regla tiene su excepción. Junto a la maravilla renacentista de la fuente de Santa María está el dog friendly Palacio de Jabalquinto, donde se preparan muchos de los perretes de asistencia que tanto hacen por las personas. Gracias a la Universidad Internacional de Andalucía por abrir sus puertas a este tipo de másteres y cursos junto a Perruneando y por permitir que visiten el palacio los perros viajeros educados.

Lo explicó el propio Pipper en sus redes sociales después de encontrarse con verdaderos problemas para entrar a museos, templos y demás espacios turísticos jiennenses. 

Lo sabe bien Kevin Izquierdo, intérprete del patrimonio, historiador del Arte, experto en Patrimonio y Arqueología y CEO de Cláritas Turismo. Le preguntamos si Jaén es una ciudad para hacer turismo con las mascotas y la respuesta es contundente:

—No claramente no. No hay servicios ni acceso a prácticamente nada para este tipo de clientes que vienen con sus mascotas. No pueden acceder a ningún establecimiento. En los museos, catedrales e iglesias hay unas normativas específicas y es mucho más complejo el acceso pero en restaurantes y bares no debería ser así. Además, el transporte público tampoco está permitido así como muchos taxis, por lo que moverte es difícil. 

Pone un ejemplo muy evidente. Si el turista quisiera subir desde la Catedral al Castillo de Santa Catalina no tendría manera de hacerlo si no fuera a pie o en algún taxi que permitiera mascotas. Sin embargo, el Castillo podría ser, precisamente, uno de los espacios turísticos dog friendly

Cláritas Turismo se ha encontrado en la tesitura de que turistas han querido contratarles determinadas excursiones y han tenido que rechazarlas por no poder realizarlas.

—Nuestros paseos por la noche o los de exteriores, por ejemplo, sí se hace con mascotas ya que no requieren entrar a ningún espacio, pero el resto no.

Lo dice una empresa que está absolutamente concienciada con este asunto. Es más, cuentan con Gala, una guía perruna. Una manera de que los turistas con perro se sientan más integrados y los animales más cómodos en su ruta por la capital. 

El recorrido de Pipper continuó por Úbeda, donde los perros pueden subir al autobús y al tren turístico. En Baños de la Encina sí pudieron acceder a su castillo y a su molino de viento. No les dio mucho tiempo a más pero prometen volver. Ambos se quedan con una sensación: A Jaén le queda mucho recorrido todavía para subirse al carro del turismo de mascotas. Debe ponerse las pilas tanto la administración como los hosteleros; ellos son la gran asignatura pendiente para potenciar un turismo que cada día atrae a miles de visitantes. Jaén es tierra de paso pero puede convertirse en punto de destino si es provincia pet friendly.

Fotografías: Pipper On Tour, Esperanza Calzado y Pixabay.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.