Cerrar Buscador
LA MÚSICA QUE NOS HACE MEJORES

LA MÚSICA QUE NOS HACE MEJORES

Por Miguel G. Barea - Junio 01, 2019

Para los integrantes del coro Acamus de La Carolina aprender a cantar es su manera de crecer como personas y de hacer el bien a los demás. Alejados de todo atisbo de competitividad y del ánimo de lucro, optan por hacerse oír entre los más desfavorecidos

"Una cosa buena que tiene la música es que cuando te golpea, no sientes dolor", cantaba Bob Marley. Una filosofía que el artista jamaicano defendió hasta el fin de sus días y que, al otro lado del charco, los integrantes del Coro Acamus de La Carolina hacen que se convierta en una realidad. O al menos, eso intentan. 

Los orígenes del coro están ligados a la Asociación Amigos Carolinenses de la Música (Acamus), a la que deben su nombre. En 2013, varios miembros del AMPA del Conservatorio de la ciudad se integraron en la junta directiva de dicha asociación y desarrollaron distintos talleres musicales, siempre sin ánimo de lucro. Su objetivo no era otro que mantener contacto con los alumnos que acababan su etapa en el el centro y ofrecerles la posibilidad de ampliar su formación musical. 

Uno de los talleres más populares fue el coro de adultos, el único que todavía pervive. Dirigido durante cuatro años por la profesora Teresa Rodríguez, en septiembre de 2017 Fátima López tomó el relevo en la dirección. En todo este tiempo, son varios los que vinieron y otros tantos las que se bajaron del barco. Sin embargo, el espíritu inicial del Coro Acamus sigue intacto: utilizar la música para desarrollarte como persona y mejorar la sociedad.

LA VIRTUD DE LA HUMILDAD

Si bien es cierto que en sus primeros años el Coro Acamus estaba muy vinculado al Conservatorio de La Carolina, el número de padres y madres de alumnos resulta casi anecdótico en la plantilla actual. De hecho, varios de sus actuales componentes lo descubrieron gracias a sus conocidos y allegados; otros vinieron un día a probar y se quedaron. Como por ejemplo, Joaquín Blanco, uno de los bajos. “Entré al coro gracias a un amigo y principalmente para aprender técnicas de canto. Mi primer contacto con el grupo fue de enganche total. Encontré un lugar y a unas personas que lograron que esperara la llegada del día del ensayo con ilusión. Después de varios años, esa ilusión sigue intacta. Además, han crecido mis sentimientos hacia la música y a las personas que hacen posible este encuentro semanal”.

La mayoría de los coros surgen con la vocación de formar cantantes, adquirir prestigio social y crecer en el aspecto económico. Sin embargo, la razón de ser de Acamus es muy distinta. En el conjunto carolinense no hay lugar para el afán de lucro, la competitividad o el personalismo, rasgos muy habituales entre los músicos profesionales. La única ambición de sus miembros es pasar un buen rato mientras aprenden a entonar. 

“Algunos lo ven como una terapia, para otros somos una familia. Básicamente, hacemos música de forma colectiva. Aprendemos todos juntos, porque ni ellos tienen un conocimiento musical profundo ni yo tampoco tengo nociones de dirección potentes. Entonces todos aprendemos de todos, sabemos lo que queremos expresar con la música, y ahora mismo en los últimos años nos estamos enfocando en trasmitirlo a la sociedad”, confiesa su directora.

No obstante, los locales de ensayo se les van quedando pequeños. En los últimos años los integrantes de Acamus optaron por derribar sus paredes y salir a la calle, movidos por el deseo de acercar sus canciones a colectivos más desfavorecidos. En noviembre de 2017 participaron en el Festival Solidario a beneficio de la Asociación Provincial de Párkinson. En julio de 2018, pasaron por el escenario del festival 'Juntos por un mundo mejor', organizado por Manos Unidas. En las pasadas navidades y en la semana de carnaval, hicieron una visita a los centros de mayores de Vilches y La Carolina. Ataviados para la ocasión, compartieron su repertorio y su alegría con los internos.

Precisamente, la labor social del coro es uno de los aspectos que más satisfactorios resultan para sus integrantes. Manuel Lloreda, tenor del grupo, lo tiene muy claro: “Cuando me piden que narre un poco sobre la labor que realiza el Coro Acamus y lo que aporta a las distintos colectivos, mi primer pensamiento hace que el corazón me crezca, porque es más lo que nosotros hemos aprendido de ellos: lucha, fortaleza, ilusión, amor al prójimo sin esperar nada a cambio. Cantamos para alumbrar las almas apagadas por algún tipo de sufrimiento. No somos profesionales, pero estudiamos y nos esforzamos para ofrecer toda la calidad posible”.

MÚSICA COMO TERAPIA

Otro de los aspectos en los que todos los componentes de Acamus coinciden es en el bienestar que genera participar en los ensayos, una suerte de mindfullness improvisado y muy eficaz. Si autores como Howard Gardner o Ken Robinson sostienen que la educación musical resulta imprescindible para el correcto desarrollo de los alumnos, la sola experiencia de los miembros del coro bastaría para corroborarlo.

“A nivel emocional, bailar, tocar un instrumento o cantar te ayuda a encontrar el equilibrio. En esas situaciones en las que te faltan las palabras o en los que los sentimientos son mucho más amplios que nuestros recursos para expresarlos, la música es una válvula de escape. También es una forma importante de socialización. En un coro estás junto a otras personas y ves que tienes que colaborar con ellas para conseguir ese bien mayor. Te ves como parte de algo mucho más grande que tú y a la vez te encuentras muy cómodo”, añade Fátima.

Una opinión que comparte Dioni Rulf, contralto del equipo: “El tiempo que pasamos juntos con distintas generaciones abre la mente y cambia tu forma de ver el mundo. Hace que me olvide del estrés de toda la semana, ayuda a reforzar mi autoconfianza y mi memoria... me ha dado todo lo que esperaba y más”. Una percepción que coincide con la de su compañera Isabel Morales, a quien formar parte de Acamus le ha aportado "compañerismo, atención, buena memoria... en una palabra: salud. Y en gran medida se lo debemos a la buena labor de Fátima, nuestra profe de Linares", sostiene con orgullo. 

UNA FAMILIA QUE CRECE

A corto plazo, el primer objetivo del Coro Acamus es seguir existiendo. Su espíritu altruista y solidario, unido a su carácter no profesional, multiplica el peso y también la responsabilidad de cada uno de sus integrantes. “Muchas veces ellos me dicen que sin mí no habría nada de esto. No estoy de acuerdo. Estoy segura de que mucha gente podría desempeñar el rol director en ese coro y que nunca faltarán aspirantes. Pero sin los componentes, no hay nada que hacer”, afirma la directora. "Vivimos en una época en la que cuesta asumir responsabilidades. Es mucho más cómodo quedarse un viernes viendo la tele o tomando una cerveza que ir a ensayar. Aunque solo sea un rato, es un tiempo que se le tiene que dedicar y en el que la gente ya está renunciando a algo. Supone un esfuerzo, una implicación, no todos están dispuestos a asumir”, añade.

En cualquier caso, gracias a la actitud de sus miembros y a la respuesta del público, queda asegurado que la labor social del coro Acamus continuará en los años venideros. Experiencias como el pequeño recital en el geriátrico de Vilches significan, acaso, que proximamente den el salto a otro municipios más allá de La Carolina. Como bien asegura su directora, el repertorio musical también se irá ampliando progresivamente con otros estilos y géneros.

Su consiga está muy clara: todos los que quieran cantar, serán bienvenidos. O dicho de otra forma, en Acamus nadie que esté dispuesto a aprender a cantar mientras se lo pasa bien será rechazado. Porque como bien afirma el tenor del grupo, “nuestro coro es una gran familia donde todos tienen cabida... pero sobre todo es una terapia que une corazones a través de un lenguaje universal: la música”.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.