Cerrar Buscador

Naufragio amarillo en Navarra

Por Fran Cano - Febrero 29, 2020
Naufragio amarillo en Navarra
Campoy pelea un balón en el partido disputado en Tudela. Foto: LNFS.

El Jaén Paraíso Interior sale goleado (4-1) de la pista de Aspil Jumpers Ribera Navarra

La ausencia de Mauricio. La inminencia de la Copa de España. Quizá fueron factores que explicaron la esterilidad amarilla en los primeros minutos del partido. Y no porque enfrente hubiese un equipo más vertical. Se llevó el partido Aspil Jumpers Ribera Navarra, que ganó por 4-1 al Jaén Paraíso Interior. El dominio estaba repartido hasta el primer gol de los navarros, anotado a los seis minutos por David tras una cadena de errores de la zaga jiennense.

Llamó a filas Dani Rodríguez a Bingyoba para que intimidara la defensa rival, pero el Jaén seguía sin presencia. Las idas y venidas hacían pensar en que la tarde podía ponerse aún más difícil. Sucedió, porque de nuevo David marcó. Esta vez con fortuna. Primero disparó Daniel Mesa y el rechace le llegó franco al bigoleador.

Eran los mejores minutos de Ribera Navarra, capaz de traducir el vendaval en el tercero, obra de Luca. Y cuando parecía que no salía nada, apareció Jordi Campoy a falta de cuatro minutos para recortar distancias. Batió a Gus desde el interior del área.

El cierre del primer tiempo se volvió loco. Brandi cazó magistralmente una bola, se quedó solo ante el portero y no atinó. Gozi negó el cuarto a los locales con dos intervenciones de mérito. Tampoco acertaoron Lemine y Tripodi, y de nuevo falló Brandi en una ocasión trenzada con Carlitos.

PORTERO-JUGADOR A LA DESESPERADA

Alan Brandi volvió a tenerla justo en el inicio de la segunda mitad; el arbitro no cobró nada después del duelo entre Brandi y el portero. La segunda más clara, después de un intercambio de golpes, fue para Víctor Montes.

Rodríguez pasó a la carga con el juego de cinco; tenía que llegar como fuera el segundo. Campoy pidió penalti tras una internada. Antes, José Mario mandó el balón al poste.

Gozi sostuvo a los amarillos al salvar una bola que se colaba justo cuando los navarros disfrutaban de la superioridad numérica durante dos minutos, consecuencia de la expulsión de Ángel Bingyoba.

Combinaba el Jaén con criterio y así llegó otro poste, esta vez por mediación de Míchel. El segundo parecía una quimera para el Olivo Mecánico, entregado en el cierre del partido. Cerraban con todo los navarros y hacían estéril el juego de cinco. Tanto que así llegó la sentencia, el cuarto casi sobre la bocina: Lemine llevó la euforia al pabellón local. Los de Rodríguez ya piensan en el estreno, la semana que viene, en la Copa de España de Málaga.

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.