Cerrar Buscador

Un artístico 'GPS' para adentrarse en los atractivos de Porcuna

Por Javier Cano - Junio 20, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Un artístico 'GPS' para adentrarse en los atractivos de Porcuna
Una de las páginas de la obra de Luis Emilio Vallejo.

El artista Luis Emilio Vallejo publica un singular Cuaderno de Viaje con textos y dibujos propios, que permite interactuar al lector mientras recorre el municipio

Un artístico 'GPS' salido de la capacidad creativa de todo un Anton van den Wyngaerde del siglo XXI y de Porcuna, para más señas. 

Eso (y mucho más) es lo que acaba de sacar a la luz el escultor, pintor, arqueólogo, investigador, escritor, poeta... esa criatura renacentista que es Luis Emilio Vallejo, hace escasas semanas en pleno candelero tras inaugurar en la capital jiennense su monumento a la recordada Pilar Palazón y, ahora, otra vez de actualidad cultural con la publicación de Cuaderno de viaje, su última obra literaria y artística.

"Es un libro de artista, un cuaderno de viaje sobre Porcuna, con dibujos a bolígrafo hechos en los últimos tres años realizados in situ, directamente, y textos propios", aclara el creador, primorosamente escritos y editados con letra manuscrita y con su patria chica como protagonista.

Treinta y cuatro páginas a todo color que, además, permiten al lector interactuar con la ciudad, sus monumentos, sus calles... en una cuidada edición facsímil, firmada y numerada, que da caché a cualquier biblioteca que se precie. 

"Mi deseo era ofrecer un formato distinto", dice Vallejo, y a fe que lo consigue en esta obra que supone un hito en su larga lista de publicaciones, tanto por la propia naturaleza del libro como por su carácter de punto de partida:

"Forma parte de una colección que me gustaría hacer, que empiezo con Porcuna pero que me gustaría hacer con otros pueblos, y con Jaén; de hecho trabajo ya en un cuaderno de viaje al tiempo de los íberos", adelanta el autor, apasionado con la idea de mostrar las bondades de su tierra a través de su talento.

"Te puedes sentar en una plaza, leer, apuntar lo que quieras en las líneas que dejo libre para que el lector plasme sus impresiones, sus pensamientos, sus deseos...", concluye el artista.

Una suerte de "guía turística integral" que renueva su apuesta por la observación, por la curiosidad, por la revelación de una hermosa cotidianidad que si para muchos pasa desapercibida, contiene en sí misma ese derroche de novedad que Chesterton, en El hombre que sabía demasiado, dice que encuentran los arqueólogos en las cosas de siempre. Como si pensase en Luis Emilio Vallejo cuando lo escribió. 

 El autor posa con el nuevo libro.
El autor posa con el nuevo libro.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK