Cerrar Buscador
DESAFÍO ÁRTICO

DESAFÍO ÁRTICO

Por Esperanza Calzado - Septiembre 08, 2018

¿Cómo es la vida de los inuit y su simbiosis con los perros en armonía con una imponente naturaleza y condiciones extremas? ¿Cuáles son los efectos reales del cambio climático, el calentamiento de agua y el deshielo? Dos jiennenses lo han visto y vivido en Groenlandia, en el Desafío Ártico; una experiencia que ha removido sus conciencias

Abrigados hasta el punto que apenas se les ven los ojos. Sacan los trineos tirados por huskys, agujerean el hielo y hacen de la pesca un noble arte. Con temperaturas que desafían al cuerpo humano, el día más corto apenas tiene tres horas de luz. Es la "tierra de los hombres", donde la simbiosis con los perros no se cuestiona. Ambos se ayudan mutuamente a sobrevivir en unas condiciones climatológicas extremas. Groenlandia, donde no existen carreteras, la conexión a las redes sociales es una anécdota y los apabullantes paisajes cortan la respiración por encima del frío. 

Una maravilla de la naturaleza que cada día pierde un poco de su esencia por culpa de la mano del hombre. El cambio climático tiene una incidencia directa y es palpable en el retroceso del hielo y el calentamiento del mar. Puede que el lector no se detenga a pensarlo muy a menudo. Que este asunto preocupe cuando hace demasiado frío en verano y calor en invierno. Cuando las lluvias torrenciales nos sobrecogen en las imágenes de televisión. Pero en Groenlandia tiene consecuencias directas sobre la vida del pueblo inuit.

Con estos dos horizontes en mente, la simbiosis entre el perro y el hombre, y la concienciación sobre los efectos del cambio climático, dos jiennenses, de 17 años, han pasado parte de sus vacaciones estivales en un auténtico "Desafío Ártico", una experiencia que les ha marcado. Han ido en verano, han aprovechado para realizar numerosas actividades, conocer el Sur de Groenlandia, pero, por encima de todo, han vuelto con la conciencia removida.

Es la aventura Desafío Ártico 2018, un viaje de experiencias en el que han participado cinco jóvenes, entre ellas dos jiennenses que ganaron el concurso literario Tiendanimal Educa, organizado por la empresa y la ONG MaratónDog. Un certamen para escolares de toda Andalucía que busca poner sobre la mesa la importancia de promover valores ambientales en los más jóvenes, que les lleve a responsabilizarse y disfrutar del medio ambiente. Qaleraliq, Narsaq, Kuusuak o Igaliku, poblado Patrimonio de la Humanidad, fueron algunos de los lugares que visitaron con temperaturas extremas y rodeados de hielo. 

LA EXPERIENCIA

Al frente de la aventura Manuel Calvo, un veterano que vive con tanta intensidad cada viaje como los jóvenes que le acompañan. Durante 20 años su vida ha estado ligada a la mar. Técnico en supervivencia en la mar y lucha contra incendios en buques, buceador profesional y de la Armada española. Con apenas 17 se subió por primera vez en un remolcador y en 2007 dejó el mar para dedicarse a su gran pasión, los perros. La experiencia de este malagueño es la que ha velado por las dos jiennenses que han formado parte del grupo. No sabe qué han contado en su entrevista para Lacontradejaén, pero las pinceladas que le da esta redactora le hacen feliz. Siente que los esfuerzos merecen la pena porque ellos, los protagonistas, han captado lo que él, con su ONG MaratónDog, y Tiendanimal, luchan tanto por difundir. 

—La fundé para poder contar la historia y la cultura del perro. Para dar a conocer y que se sepa lo que ha hecho por el hombre.

Y nada mejor que reflejar esta unión en Groenlandia, en lengua kalaallisut “tierra de los hombres”, donde ese binomio es más que evidente. Sobre todo los inuits (consideran peyorativo que les llamen esquimales) del Norte, donde las carreteras no existen y tiene prohibido utilizar motos de nieve para cazar. Allí, el perro y el hombre son una sola persona. El calentamiento de la zona tiene consecuencias directa en el terreno, como es que poco a poco se están descongelando las capas del suelo. En este proceso lento, la materia vegetal se descompone y emite metano y dióxido de carbono. Sin quererlo, de forma natural pero provocado por la mano del hombre, ese proceso contribuye a aumentar el círculo vicioso del calentamiento global.

Manuel Calvo ha vivido al estilo tradicional, durmiendo encima del mar congelado en una tienda de campaña. La dureza de esa región le ha hecho comprender que este año era complicado irse con cinco jóvenes al Norte de Groenlandia, por lo que decidieron apostar por el Sur con una nueva perspectiva que también preocupa a Tiendanimal y MaratónDog: estos efectos del cambio climático.

—Hemos querido concienciar sobre la necesidad de salvar el Ártico, porque se derrite. Los cinco jóvenes lo han vivido en persona, lo han padecido y lo pueden difundir. Han podido estar con Ramón Hernando de Larramendi, uno de los exploradores polares más importantes del mundo, quien les trasladó sus vivencias. 

El objetivo está cumplido porque, al menos en el caso de las dos jiennenses que ganaron el concurso de relatos y viajaron hasta ese manto blanco, han logrado calar en el fondo de su conciencia. 

Durante una estancia de quince días, los adolescentes participantes se han sumergido en un estilo de vida totalmente distinto al suyo. Las comodidades que encuentran en su casa allí son lujos, algunos desconocidos. Austeros en su día a día, han comprobado cómo los inuits viven felices con poco. Han recorrido cientos de kilómetros a unos quince grados bajo cero.

EN PERSONA

Eva García Fiances estudia en el instituto Santa Catalina de Alejandría, en Jaén capital. Todavía recuerda el día que el jefe de estudios entró en el aula mientras estaba en clase de Historia. Bromea con el hecho de que cuando lo hace no suele ser para algo bueno. Pero esta vez se equivocaba. 

—No me lo creí hasta que no me ví en la nieve. 

Esta experiencia le ha cambiado la forma de ver la vida y ha removido su conciencia, al igual que ella hace ahora con los que la rodean. 

¿Cómo decidió presentarse? Vio cómo colgaban el cartel del concurso Tiendanimal Educa. Le gusta escribir y el viaje le alentaba. Pero no fue hasta que fueron al centro, mostraron la exposición y descubrió, a través de la proyección de un vídeo, la realidad de Groenlandia cuando se decidió a acabar su relato. El primer concurso al que se presentaba. Su historia ganadora trata sobre una pareja que va a adoptar. En ningún momento dice que es un perro, por lo que en el transcurrir de la lectura el lector casi puede pensar que se trata de la adopción de un niño. El relato habla sobre los problemas de abandono cuando la familia que acoge se "cansa" y conciencia sobre la importancia de cuidar, educar y no desistir a las primeras de cambio y dejar en el desamparo al animal.

—Lo que más me gustó es que la gente era muy simple. No están enganchados a las redes sociales ni tienen necesidad de compartirlo todo. Con poco son felices, alejados del consumismo. 

Una imagen que para una adolescente es impactante, tanto como los paisajes que califica de "impresionantes". 

Pero si tiene que destacar un aspecto que le haya impactado por encima de todo es el efecto del cambio climático en el Ártico. 

—Me lo esperaba con más hielo, aunque fuéramos en verano. Nos llevaron a un fiordo y comprobamos cómo está retrocediendo muchísimo. Ese cambio climático no lo vemos reflejado donde vivimos, pero en Groenlandia es palpable.

De ahí que, aunque ella ya tenía una conciencia medioambiental importante, ahora haya redoblado esfuerzos. Porque, como dice, sus habitantes no son los culpables y pagan las consecuencias de lo que hacemos el resto del mundo. 

—Primero les afecta a ellos y luego nos repercute a nosotros. Hay que concienciar a la gente. 

Sentimientos compartidos tiene Fátima Siles Martínez, otra de las ganadoras del concurso y, curiosamente, del mismo instituto jiennense. Se conocían de antes pero este viaje, confiesa, les ha unido mucho más. 

En su caso, el relato ganador versa sobre una chica que sufre bullying. Gracias a refugiarse en su familia, en entidades como Tiendanimal o MarantónDog y sentir la ayuda que le puede dar un perro consigue salir poco a poco de ese pozo, conocer gente, salir... volver a la vida. Una historia de superación que le hizo merecedora de este inolvidable viaje. 

—En esta experiencia hemos vivido la dureza del clima y hemos visto la estrecha relación que pueden llegar a tener los perros y las personas. La vida allí es muy diferente. Hemos estado 18 días sin tecnologías y no nos afectó para nada.

El deshielo se le ha quedado grabado a fuego en la mente. No sólo por ver cómo las placas blancas retroceden metros sin que nadie lo evite sino por el propio clima en sí. Como ejemplo cita que practicaron trekking en manga corta y sin pasar mucho frío, algo que ni se le pasaba por la cabeza. Otra muestra. Fátima pudo beber agua directamente del río cuando tuvo sed. ¿Algún lector se imagina consumir el tan preciado bien líquido directamente del Guadalquivir? Imposible sin pagar las consecuencias de salud.

—Fuimos al glaciar más viejo del mundo y está divido en tres frentes. El propio guía nos dijo que había retrocedido en muy poco tiempo. 

Tanto Fátima como Eva mandan un mensaje de agradecimiento a empresas como Tiendanimal y organizaciones como MaratónDog por apostar por la educación, la sensibilización y la concienciación. Aplauden este tipo de proyectos y animan a otras empresas a que, en la medida de lo posible, dediquen parte de sus fondos a una labor social tan importante como esta. 

A pesar de que Manuel Calvo llevaba cuatro años realizando el 'Desafío Ártico', esta ha sido la primera vez que le han acompañado cinco jóvenes, entre ellos su hijo, nombrado el año pasado el explorador polar más jóven. Pedro Álvarez, como fotógrafo, y los tres ganadores del concurso literario 'Tiendanimal Educa', Cristóbal Angulo (Alhaurín el Grande) y las jiennenses Fátima Siles y Eva García han traído las maletas cargadas de aventuras, pero también de concienciación. 

Han hecho navegación por icebergs, jornadas en kayak y trekkings por casquetes polares... Pero lo más importante, han visto que todo lo que hacen puede tener una consecuencia directa en otra parte del mundo. Ahora les toca compartir su experiencia, ser la envidia de amigos y familiares, fotografiarse para la prensa. Pero también realizar esa labor de concienciación y sensibilización que muchos pasan por alto y pocos comprenden que es vital para nuestro futuro, para el futuro del planeta. 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.