Cerrar Buscador

"Esperamos que en este 2020 la encontremos para cerrar esta amarga historia"

Por Esperanza Calzado - Enero 05, 2020
"Esperamos que en este 2020 la encontremos para cerrar esta amarga historia"

María Josefa Padilla desapareció el 3 de septiembre de 2019. Hace cuatro meses que su familia no sabe nada de ella, pero no desiste en su búsqueda

"La pérdida de una madre es muy difícil de superar, pero para esto ya no tenemos palabras". La familia de María Josefa Padilla, la vecina de la pedanía de El Cortijuelo, en Quesada, que desapareció el 3 de septiembre de 2019 no pierde la esperanza de encontrarla. Al nuevo año le piden un deseo: "Esperamos que este 2020 la encontremos para poder cerrar esta amarga historia".

Pasan los días, las semanas y los meses y la familia de María Josefa Padilla lucha en una doble vertiente. Por un lado, no cesa en su empeño de encontrarla. Por otro, están volcados en la recogida de firmas y en la reclamación, vía redes sociales, de mayores fondos económicos para casos como el suyo. Además, el caso de María Josefa Padilla se expuso en Madrid, en el IV Foro Europeo de Familias de Desaparecidos. Acudieron sus hijos Jesús y Damián, acompañados con sus respectivas parejas. Explicaron su vivencia y compartieron las de otras personas que están en la misma situación. 

Coincidiendo con el aniversario de su desaparición, los familiares recordaron que se han cumplido cuatro meses llenos de "angustia y miedo" por no saber qué ha podido pasarle. "Cuatro meses llenos de noches sin dormir y días en los que falta el aire. Cuatro meses que pasan muy despacio para nosotros que pedimos solamente una respuesta. Cuatro meses muy difíciles de afrontar. Cuatro meses en los que las fuerzas faltan y sois vosotros los que con vuestros me gusta, compartiendo y haciendo todo lo posible nos dais el empujón que necesitamos. Cuatro meses que nadie debería vivir", concluyen.

LA CRONOLOGÍA DE UNA BÚSQUEDA

Han pasado tres meses desde que el 3 de septiembre se activara la alerta por la desaparición de esta quesadeña. La Guardia Civil de Jaén puso en marcha el dispositivo de búsqueda. No se abandona, ni mucho menos. Después de que el dispositivo especial haya concluido, las patrullas destinadas a la zona de Quesada y las comarcas limítrofes siguen con estas labores. Además, cada fin de semana los familiares organizan batidas junto a voluntarios. Todo para poder encontrar a María Josefa Padilla y terminar con una pesadilla que se arrastra desde hace dos meses. "Hay que luchar por todos los desaparecidos que tienen familiares que les buscan para afrontar la respuesta a esa pregunta tan escurridiza, para que en el peor de los casos, también tengan un sitio donde ponerle flores", recuerdan la familia y los amigos en este fin de semana tan especial de Todos los Santos. 

La Subdelegación del Gobierno solicitó a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir el cierre de las compuertas del pantano del Negratín para facilitar los trabajos de localización en el cauce del río. Se desplegó un dispositivo compuesto aproximadamente por medio centenar de agentes, pertenecientes a distintas unidades. Un helicóptero realizó continuas batidas diarias por las zonas cercanas a la pedanía, que son de más difícil acceso a pie. También se desplazaron los especialistas del Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, que efectuaron un minucioso rastreo por el cauce del río Guadiana Menor, muy cercano al núcleo urbano de El Cortijuelo.

También participaron tres perros del Servicio Cinológico, especializados en la localización de personas, así como agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana, del Seprona, que batieron con motocicletas los caminos y parcelas aledañas, y las patrullas territoriales. Con ellos, familiares y voluntarios, algunos vecinos y otros de colectivos como la ONG Guardias Civiles Solidarios. También participó el Infoca, que la semana pasada volvió a colaborar con las labores. 

A partir del 16 de septiembre, empezaron a retirarse medios. Todos ellos, junto con el despliegue especial de agentes, concluyeron sus labor de rastreo por tierra, que se amplió de tres a diez kilómetros a la rotonda de la zona donde se la vio por última vez. Terminaron de buscar en el cauce del río desde El Cortijuelo aguas abajo hasta la desembocadura al Guadalquivir. En total se ha rastreado por 38 kilómetros hasta el punto de que se han hecho labores en el Guadalquivir hasta la presa de Doña Aldonza. 

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.